Las oficinas pet friendly suman cada vez más adeptos

Varias empresas le encontraron la vuelta a la posibilidad de que sus empleados se presenten a trabajar con sus mascotas
Varias empresas le encontraron la vuelta a la posibilidad de que sus empleados se presenten a trabajar con sus mascotas Crédito: Shutterstock
Silvina Scheiner
(0)
1 de abril de 2018  

Quedarse hasta tarde trabajando en la oficina y tener una mascota ya no es incompatible. Cada vez son más las empresas que avalan la idea de traerla a la compañía como una manera de atenuar el estrés y promover una mayor interacción entre los compañeros de trabajo. Obviamente, instalar esta modalidad no es sencillo, pero solo se trata de acomodarse un poco y setear algunas reglas.

"Las mascotas ocupan hoy un lugar muy importante en la vida de los humanos. En la familia son un miembro más y hay casos en los que la mascota 'es' la familia. Incluso, hay parejas que tienen mascotas como 'prueba' antes de ejercer la paternidad o la maternidad", señala Mariela Mociulsky, directora de Trendsity, que investiga tendencias de consumo en distintos grupos sociales.

Las primeras empresas en permitir que el empleado venga con su mascota son, obviamente, aquellas que venden productos, comida para perros, tal el caso de Nestlé Purina -una unidad de negocio de la empresa de alimentos y bebidas-, que puso en marcha el programa Pets at Work (mascotas en el trabajo) en sus oficinas de la Argentina, siguiendo la iniciativa de España, Australia y Estados Unidos.

"Quienes van acompañados por sus mascotas pueden disminuir la cantidad de estrés experimentado durante el día y mejorar la satisfacción del trabajo para todos. Así combatimos el ausentismo laboral y el cansancio extremo", sostiene Emilia Daga responsable de la acción, marketing specialist de Purina. Dice Daga que el tema de "las mascotas" anima a los colaboradores a acercarse a sus compañeros y "sacar tema", con lo cual mejora la comunicación.

Las encuestas de Penn Schoen Berland hechas en Washington DC para Nestlé revelan que cuatro de cada cinco personas se sentirían más felices, relajadas y sociables si tuvieran su mascota en el trabajo. En línea con eso, según un estudio de la American Pet Products Association, el 73% de las personas creen que las mascotas en la oficina aumentan su productividad y el 58% de los dueños de animales alcanzaron más flexibilidad en sus horarios de salida.

Actualmente, 40 personas se anotaron en el programa de Nestlé, pero son unas 20 mascotas las que llegan cada viernes a las oficinas con sus dueños. "Están con ellos en sus box de trabajo o si tienen reunión las llevan", señala Daga.

Mars, la fabricante de Pedigree y Royal Canin, entre muchas otras marcas, también convirtió sus oficinas de la planta de Mercedes en un espacio "amigo de las mascotas". "Una vez que se tiene el apoyo de la organización a nivel global, lo que hace falta es comenzar a coordinar acciones con el área de recursos humanos e implementar una campaña de comunicación interna", indica Mauro Williams, gerente de Asuntos Corporativos de Mars.

Para informar a todos los que trabajan en las oficinas sobre esta posibilidad, usaron mailing, carteleras y pantallas y luego distribuyeron formularios para que pudieran inscribir a sus mascotas.

Al mismo tiempo, comenta Williams, conformaron un comité encargado de monitorear la dinámica entre el área verde (el espacio al aire libre para que las mascotas puedan esperar a sus dueños mientras están reunidos) y la oficina.

"Uno de los primeros temas que discutimos fue qué hacer con un perro que viene a la empresa y al que su dueño no puede cuidar por algunas horas. También desarrollamos un proceso en caso que la mascota 'ensucie' en la oficina", dice . En ese caso, la política de Mars -una adaptación de las implementadas en México y Colombia- enfatiza que "es responsabilidad del asociado lo que su mascota haga en la oficina" y pone a disposición del empleado un kit de limpieza.

"Con políticas y procesos bien establecidos, cualquier compañía puede hacerlo. Estamos convencidos de que es una herramienta que ayuda a aumentar el compromiso de los empleados con la organización, además de generar un ambiente de trabajo positivo", dice Williams. "También pensamos algún método para poder identificar a los perros y creamos credenciales similares a las que usamos nosotros en nuestra planta, con el nombre de la mascota y el apellido del asociado".

"Las mascotas tienen otro lugar en la sociedad. Se les permite viajar en subte, en algunos restaurantes, etc. Todo eso da cuenta del lugar diferente que ocupan respecto de otras épocas", opina Mociulsky, de Trendsity.

De eso dará cuenta, justamente, la Expo Nuestros Perros, que se hará del 4 al 8 de este mes. Habrá más de 200 razas en acción y actividades lúdicas e interactivas pensadas para toda la familia. En esta edición, por primera vez se hará el Campeonato Mundial de Dogo.

En el caso del trabajo, "cabe preguntarse qué pasa con aquellas personas que son alérgicas o que no les gustan los animales conviviendo en el mismo espacio laboral donde hacen sus necesidades, qué pasa con la limpieza, la alimentación y el deambular de los animales en la oficina", reflexiona. "Cuando un colaborador decide traer su mascota debe consultarlo con los compañeros que trabajan cerca, quienes deben brindar su consentimiento", dice Daga.

La médica veterinaria María Trevisán (matrícula provincial 94.300) avala esta nueva tendencia, aunque advierte que trasladar un animal a la oficina no tiene la mismas implicancias en todas las mascotas. Si se trata de una gato, no es una buena idea llevarlo porque se estresa. "Cuando menos lo saques obligadamente de la casa, mejor. Se puede enfermar seriamente, incluso morir por un ataque de estrés. Cuanto más rutinaria es su vida, con los mismos olores, hábitos y gente, mejor es para el gato".

En el caso del perro, llevarlo es muy positivo, porque siempre necesita estar con el dueño. "Los perros sufren la ansiedad de la separación y eso es difícil de revertir. Qué sentido tiene dejarlos solos por horas y horas, en balcones, ladrando o llorando", sostiene la médica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.