Los choques fatales de Uber y Tesla ponen bajo la lupa a los vehículos autónomos

Una vista interior del Volvo XC90 modificado por Uber Advanced Technologies, la unidad responsable de manejo autónomo de la firma estadounidense
Una vista interior del Volvo XC90 modificado por Uber Advanced Technologies, la unidad responsable de manejo autónomo de la firma estadounidense Fuente: Reuters
(0)
31 de marzo de 2018  • 00:41

Después del accidente fatal que involucró a uno de los vehículos autónomos de Uber en Tempe, Arizona, la industria tecnológica y automotriz está en el centro de un debate sobre la falta de transparencia en las normas de seguridad y en las pruebas realizadas en la vía pública.

El Departamento de Vehículos Motrizados de California (DMV), la agencia gubernamental encargada de autorizar las pruebas de sistemas de transporte autónomo, acaba de anunciar que no le renovará la licencia a Uber, un permiso que finaliza en marzo.

Uber, por su parte, anunció que suspendió las pruebas tanto en Pennsylvania, la sede de su centro de investigación para vehículos autónomos, como en Toronto y Arizona, en respuesta al choque fatal que terminó con la muerte de Elaine Herzberg en Tempe, Arizona. La familia de Herzberg anunció que iniciará una demanda legal contra Uber, en términos que no fueron informados a la prensa.

Uber había comenzado las pruebas de vehículos autónomos en San Francisco, donde tuvo inconvenientes con los permisos de circulación luego de una infracción que cometió una de sus unidades al cruzar un semáforo en rojo. A fines de septiembre, la compañía reveló que su platforma, conformada por 200 unidades de sedanes Ford Fusion y Volvo XC90 habían recorrido más de 1,6 millones de kilómetros.

Sin embargo, el accidente fatal en Tempe y la posterior difusión de un video con detalles del choque puso en duda las capacidades de los vehículos autónomos de Uber y abrió el debate sobre cómo las compañías establecen de forma interna sus estándares de seguridad de las tecnologías de manejo sin conductor humano.

El video del Uber autodirigido que mató a una mujer en Arizona

0:19
Video

Nvidia, uno de los proveedores de parte de la tecnología utilizada por Uber, anunció que puso en pausa el desarrollo de su sistema de conducción autónoma, utilizado por diversas automotrices. A su vez, su CEO Jensen Huang se distanció de Uber al informar que en el choque fatal sólo utilizaron las unidades de procesamiento y no su plataforma de conducción, utilizada por más de 370 firmas de manejo autónomo, entre las cuales se encuentran automotrices y diversas start-ups.

A su vez, la Junta Nacional de Seguridad del Transporte anunció una investigación sobre un accidente fatal que involucró a un vehículo Model X de Tesla, equipado con el sistema Autopilot, con capacidades de conducción semiautónoma. En el choque murió el conductor del Tesla, y el vehículo terminó incendiado tras la explosión de la batería del sistema eléctrico, otro de los puntos que investiga la agencia gubernamental.

De forma previa, Tesla también estuvo un accidente cuando el conductor de uno de sus vehículos, que tenía la función Autopilot activada, murió tras chocar contra un remolque. Toyota, por su parte, anunció la suspensión de las pruebas tras afirmar que el choque fatal de Uber podría tener un impacto emocional en los conductores de prueba de los sistemas autónomos desarrollados por la automotriz japonesa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.