Suscriptor digital

8 años más tarde: en 2010 Juli se puso de novia por Facebook... ¿cómo le fue?

Julieta, Amelie y Guido, una familia feliz
Julieta, Amelie y Guido, una familia feliz Crédito: Estrella Herrera. producción de estudio B.O.A.
Nos pusimos al día con algunos relatos que nos movilizaron fuerte en los últimos 10 años. Te presentamos uno de ellos.
Inés Pujana
María Eugenia Castagnino
Cecilia Acuña
(0)
5 de abril de 2018  • 00:02

A Juli el amor siempre la encuentra por Facebook
A Juli el amor siempre la encuentra por Facebook Crédito: Estrella Herrera. producción de estudio B.O.A.

Qué fue de la historia de amor de Harry y Sally después de que se declararan su amor? ¿Siguieron juntos o se separaron? ¿Y de la vida de Tess McGill, el personaje de Melanie Griffith en Secretaria ejecutiva, luego de que lograra su puesto de trabajo soñado? ¿Escaló más alto o se retiró y se fue a vivir al campo? Tal como con las películas, con las historias de vida real muchas veces nos pasa que nos quedamos con las ganas de saber lo que sucedió después o, en palabras del mítico John Lennon, queremos saber cuáles fueron las cosas que pasaron mientras los personajes estaban “demasiado ocupados haciendo otros planes”. Porque ahora que somos un poco más grandes (y sabias...), nos damos cuenta de que la vida no es como esa película color de rosa que tantas veces Hollywood se empeña en vendernos.

Eso nos pasó con varias de las historias de vida que publicamos en la revista a lo largo de estos 10 años: nos quedamos con ganas de saber qué fue de cada una de esas mujeres que en su momento juntaron coraje y nos contaron sus increíbles experiencias. En su momento, esos relatos llenos de anécdotas nos enriquecieron, nos animaron a ir por más, nos invitaron a jugárnosla por amor, nos hicieron derramar algunas lágrimas y hasta nos envalentonaban a enfrentarnos a nuestros miedos, entre muchas otras cosas. Y la verdad es que, después de habernos reencontrado para charlar con ellas, podemos afirmar que sus relatos no tienen nada que ver con los que nos muestran las películas: son infinitamente mejores, porque son reales e imperfectos y están llenos de imprevistos y de desilusiones, de garra y de ganas de seguir luchándola a pesar de los obstáculos.

Cada uno cuenta a su manera las aventuras de una mujer fuerte, que entendió que la vida, a fin de cuentas, es y será siempre lo que decidamos hacer de ella con las cartas que nos tocaron.

Julio de 2010: "Me puse de novia en Facebook"

8 años después... Se fue a vivir a Iitalia y no funcionó, pero encontró al amor de su vida.

En 2010, cuando tenía 32, Julieta Bernabó nos contó su historia de amor: se había enamorado por Facebook de un chico que vivía en Italia. Cuando la entrevistamos, estaba haciendo las valijas para irse a conocerlo, sin tener mucha idea de con qué se iba a encontrar, pero con la convicción de que iban a terminar viviendo juntos. Esto es lo que pasó después...

“Partí con la autoestima destrozada”

La decisión que tomé de mudarme a Italia fue bastante kamikaze, aunque creo que fue la excusa que necesitaba para irme a Europa. Mi relación con el tano terminó en un fracaso total y duró solo seis meses. Vivía como Heidi en una pradera en las afueras de Roma, y me pasaba el día metida en la casa, limpiando y cocinando, sin aprender el idioma y sin hacer nada que me ayudara a adaptarme. Por suerte cuando me separé, mi hermano vivía en España, así que, sin saber qué hacer con mi alma, partí a su casa con la autoestima destrozada. A los tres meses me puse a buscar trabajo y me dije que si no lo conseguía antes de que se me venciera el pasaje, me volvía. Entonces vi un puesto que era perfecto para mí. Finalmente, el día anterior a mi vuelo a Buenos Aires, me confirmaron el laburo, así que me quedé en Barcelona.

Julieta en 2010: armando las valijas para irse AIitalia a conocer a su amor
Julieta en 2010: armando las valijas para irse AIitalia a conocer a su amor Crédito: OHLALÁ!

“Valió la pena la espera”

Pasaron los años y un día una amiga me contó que tenía un amigo argentino, Guido, que vivía en Madrid y que era perfecto para mí. Yo le empecé a escribir por Facebook y, mensaje va, mensaje viene, nos empezamos a enganchar, casi igual que con el tano. Después de dos meses de charla y cuando yo estaba por viajar a la Argentina para visitar a mi familia, me dijo que no aguantaba más, que quería conocerme y que iba a ir a Barcelona a esperarme en el aeropuerto cuando yo volviera de Buenos Aires. Al igual que con mi ex, no nos habíamos visto nunca, la misma historia. Y así, cuando bajé del avión, nos dimos nuestro primer beso y empezamos una relación a la distancia entre Madrid y Barcelona. Finalmente, él decidió mudarse conmigo, y al año nació nuestra hija, Amelie, que hoy tiene 2 años y nos tiene locos de amor. Guido es una persona buena, llena de luz y de energía, que te eleva y te hace mejor persona. Con él todo fluyó, todo se dio perfecto e hizo que valieran la pena la espera, el sufrimiento y el haberla pasado como el orto. Gracias a Dios somos muy felices. Yo trabajo de lo mismo de lo que trabajaba en la Argentina, tenemos un departamento hermoso, vivimos cerca de la playa y somos una familia a la que le encanta viajar y disfrutar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?