Suscriptor digital

Huracán-Banfield. Ya nunca lo verán como lo vieran: el emotivo homenaje de Huracán a René Houseman

Argentina Superliga
  • 1
Huracán

Huracán

  • Daniel Montenegro
  • 1
Banfield

Banfield

  • Darío Cvitanich
Pablo Vignone
(0)
30 de marzo de 2018  • 19:00

Ya nunca lo verán como lo vieran, gambeteando con las medias bajas o -décadas después- sentado en la platea baja o caminando el pasillo de la platea Alcorta. En ese estadio de luna y misterio que es el palacio Tomás A. Ducó, allí desde dónde ocho días atrás los restos de René Orlando Houseman iniciaron su tránsito al descanso definitivo, la grey quemera se reunió utilizando como excusa el partido contra Banfield para rendir un sentido, nada grandilocuente, homenaje a la memoria de uno de los futbolistas más exquisitos que vistieron alguna vez la casaca del Globito.

En la pegajosa tarde del Viernes Santo, que le cantó orsay a unos cuantos hinchas que habían emprendido el camino del descanso en la costa, una untuosa veneración planeó sobre el estadio, como seguramente lo habrá hecho el espíritu libre de aquel Loco de la camiseta número 7. Tuvo su pico precisamente en el minuto siete, cuando la defensa de Huracán entretenía la pelota, hasta que le avisaron a Carlos Matheu que era el momento. El zaguero la tiró afuera, el estadio prorrumpió en aplausos y pareció como si Houseman agradeciera en el círculo central, riéndose como era su costumbre, inclinándose hacia adelante como en un escenario, precisamente en el escenario de sus mejores veladas.

Mientras aturdía el "olé, olé, olé, olé, Loco, Loco", los jugadores no necesitaron guiñarse el ojo para cometer una picardía como la de René: todos se bajaron por un instante las medias, al estilo del santiagueño, mientras algunos futbolistas de Banfield, como Darío Cvitanich, aplaudían también con entusiasmo.

A ese barriada de tango y nostalgia, orillera y de potente aroma a sur, a ese barrio de la Quema, Houseman lo hizo su segundo hogar. Huracán no lo olvidará jamás, indudablemente, y casi sin darse cuenta acabó protagonizando, con el inestimable concurso del visitante, un partido que se jugó in crescendo para cerrar de la forma más futbolera posible el sensible homenaje.

Antes del pitazo inicial, después de que los nostálgicos repasaran aquel hit de los '70 ( "eh, chupe, chupe, chupe//no deje de chupar//el Loco es lo más grande del fútbol nacional"), el minuto de silencio despertó un amplio respeto, con Damián Houseman, su nieto, mezclado entre los futbolistas del Globo, que habían saltado al campo con una camiseta blanca con la leyenda "por siempre René" y con el número 7 en la espalda; luego jugaron, apropiadamente, con una casaca negra. En esos arcaicos escalones que sostienen la memoria de grandes ídolos quemeros como Stábile, Masantonio, Onzari o Baldonedo, o del inolvidable Ringo Bonavena, Houseman ya es uno más. Ese pasillo largo de la platea Alcorta, que René recorría en los entretiempos, debiera llevar de ahora en más su nombre y apellido.

Pareció atinado que uno de los jugadores más interesantes del partido fuera el 7 de Huracán, Ignacio Pussetto, el mejor valor del Globo en este Superliga; sin brillar, se destacó en el primer tiempo por su pisada y su destreza para pensar la jugada; en el complemento, con el ingreso de Montenegro y Toranzo (al cabo, dos históricos recientes del equipo de Parque Patricios), Pussetto encontró los socios que le faltaron en el arranque, el cruce se hizo atractivo en serio y Banfield, en ventaja gracias a un gol de penal de Cvitanich (el árbitro Silvio Trucco cobró una falta inexistente de Matheu a Bertolo), pudo haberlo ganado también, de la mano del ingenio de Dátolo. La salida de Cvitanich por un golpe supone tensión a dos semanas del clásico contra Lanús

Pero, al cabo, este partido era una excusa para homenajear a Houseman. El veterano Daniel Montenegro, que el miércoles cumplió 39 años y piensa retirarse en junio ("lo mejor es poder dejar y no que sea el fútbol el que te deje"), marcó de zurda su primer gol en más de dos años en Primera, con la colaboración del arquero colombiano Arboleda. Con su vergüenza deportiva, acabó destacándose. Otro pedacito de ofrenda. No hubiera sido justo que Huracán perdiera aunque, dónde quiera que esté, René ya no tiene motivos para amargarse.

Un penal que solo el árbitro vio

Silvio Trucco vio falta de Matheu a Bertolo, pero los dos jugadores lo desmintieron tras el partido. "Lo conozco a Nico, sé que es de tirarse, por eso saqué la pierna, ni lo toqué", explicó el zaguero de Huracán. "Los árbitros se pueden equivocar, es una decisión que toma en una milésima, pero salimos perjudicados; si le hubiera pegado tendría que haberme sacado amarilla y no lo hizo...". Para Bertolo, "el árbitro estaba convencido pero no fue una jugada para cobrar penal. Charlie (Matheu) le erra a la pelota, yo la punteo justo, se escucha un ruido... Es una jugada rápida, se puede equivocar, pero tampoco es para caerle con todo".

El resumen del partido

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?