Cómo el regreso de Roseanne se convirtió en un trofeo de guerra para Donald Trump

El regreso televisivo de la serie protagonizada por Roseanne Barr y John Goodman alimentó las diferencias entre quienes apoyan al presidente estadounidense y sus críticos
El regreso televisivo de la serie protagonizada por Roseanne Barr y John Goodman alimentó las diferencias entre quienes apoyan al presidente estadounidense y sus críticos Fuente: Archivo
(0)
30 de marzo de 2018  • 11:04

Roseanne Barr siempre se sintió cómoda en una cierta incomodidad. Con un look mucho más cercano al del estadounidense promedio que a la glamorosa pasarela de Hollywood, la actriz montó a finales de los 80 un exitoso show televisivo que tenía a una familia de clase trabajadora como protagonista de las más hilarantes y cotidianas situaciones. Fuera de la pantalla, ella se convirtió en una provocadora, gracias a su humor ácido y cierto desenfado que le valió tantos admiradores como detractores (aunque la balanza se desbalanceó un poco en 1990, cuando ofendió a muchos se sus seguidores interpretando una "inolvidable" versión del himno de su país durante un evento deportivo).

Tras el final de Roseanne, en 1997, la actriz continuó trabajando en cine y televisión, aunque casi siempre desde roles secundarios o como invitada especial. A comienzos del nuevo siglo, tuvo su propio (y fallido) reality show y se volcó a la radio y a las giras por todo Estados Unidos; también decidió incursionar en la política: fue precandidata a presidente en dos oportunidades en 2012, primero por el Green Party y luego por el Peace and Freedom Party. Claramente, no consiguió un gran caudal de votos, pero la intención estuvo.

En 2016, entrevistada por The Hollywood Reporter, Barr hizo público su apoyo a Donald Trump, una suerte de sacrilegio cuando las grandes figuras del espectáculos hacían campaña a favor de Hillary Clinton. Una vez más, Roseanne estaba nadando contra la corriente. "Creo que tendríamos suerte si ganara Trump, porque al menos no tendríamos como presidente a Hillary (Clinton)", dijo por entonces. Tiempo después confesó que había votado por el candidato republicano y se convirtió en una suerte de símbolo para los que, como ella, estaba orgullosos y plenamente convencidos de que el ex empresario era la mejor opción.

Fue quizás ese apoyo el que le dio el espaldarazo para retornar con su icónica comedia televisiva en este 2018, a 20 años de su despedida. Y, a decir verdad, fue un regreso con gloria. Según informa Variety.com, el estreno de Roseanne atrajo a 18,2 millones de espectadores, un número nada despreciable en los tiempos que corren.

A 20 años de su última temporada, confirmaron el regreso de Roseanne

1:19
Video

Ese éxito fue curiosamente recibido como un trofeo de guerra no sólo para los seguidores de Trump -de hecho, no parece casual que los números mayores obtenidos por el show coincidan con los estados en los que ganó el actual presidente- sino también por el mismísimo Trump. Según trascendió y luego confirmó la mismísima Casa Blanca, el primer mandatario estadounidense se comunicó personalmente con Barr para felicitarla.

En diálogo con el programa Good Morning America, la actriz dijo que fue un "gesto muy dulce" por parte del presidente. "Tuvimos una conversación privada. Hablamos sobre muchas cosas. Él simplemente se alegra por mí. Nos conocemos desde hace años", señaló.

Lo paradójico es que, pese a que el comienzo de la serie invita a "construir puentes" para preservar la tolerancia, la aceptación y la armonía familiar aún cuando existan las diferencias políticas, en las redes sociales ocurrió todo lo contrario. La batalla entre los seguidores de Trump y sus detractores se volvió aún más virulenta, y Roseanne Barr quedó, una vez más, en medio de la polémica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.