srcset

Masters de Augusta

Tiger Woods: más humano y recargado, a la caza de su quinto Masters de Augusta

Gastón Saiz
(0)
2 de abril de 2018  • 10:11

AUGUSTA.- Permítase solo por esta vez una comparación entre el golf y el fútbol. O más específicamente, entre Tiger Woods y Diego Maradona, nuestra referencia local de un Nº 1. Los dos tienen un fuerte paralelismo en sus carreras deportivas: abrazaron la gloria y se convirtieron en ídolos globales a partir de un talento sin precedentes. Fueron extraterrestres en su ámbito. Pero si bien brillaron en sus respectivas épocas y marcaron una diferencia sustancial con el resto de sus colegas, también cayeron en pozos ciegos: sufrieron el lado más descarnado de la exposición pública a partir de errores y desvíos personales, así como también padecieron lesiones y experimentaron increíbles renacimientos.

Aquel Tiger que llegó al golf en 1997 para fijar un nuevo mojón en la historia de este deporte, con los años se vio envuelto en un sinnúmero de episodios negativos que lo bajaron del pedestal. La lista es larga, pero podría resumirse en aquella serie de infidelidades que derivaron en su ruptura matrimonial, en su cuerpo castigado por operaciones en la espalda y la rodilla izquierda y en escándalos puntuales, como aquel de mayo pasado, cuando fue detenido en Florida por conducir somnoliento bajo la ingesta de medicamentos para calmar dolores. Claro, no faltaron los dedos acusadores y socarrones, los aprovechadores que también arremetieron contra Maradona en sus tiempos de oscuridad.

La detención de Tiger Woods en Palm Beach, el 29 de mayo pasado. Un mal momento para el astro
La detención de Tiger Woods en Palm Beach, el 29 de mayo pasado. Un mal momento para el astro Fuente: Reuters

Por suerte para el golf, la imagen que devuelve hoy Woods no tiene nada que ver con aquella foto de su rostro ojeroso, serio y cansado que fue directo al fichero del registro policial. Con sus 42 años, el californiano está decidido a promover su relanzamiento definitivo en el Masters y terminar con sus ¡diez años! sin conquistar Majors. Bien podría ser para Tiger "su década perdida", más allá de que en ese período siguió ganando títulos del PGA Tour y en 2013 fue nombrado Jugador del Año del circuito gracias a sus cinco coronaciones, que lo acercaron al récord de 82 títulos de Sam Snead.

Cuando Tiger Woods llegó al Augusta National el año pasado para formar parte de la tradicional Cena de Campeones, el martes por la noche, permanecía inactivo en el circuito y no podía hacer ni un swing con un palo. "Estaba debilitado", confesó el californiano hace unos días. Y al margen de lo mucho que el Tigre disfrutaba del buen ambiente, la camaradería y las historias de sus compañeros de mesa -entre ellos, Angel Cabrera-, se sentía incómodo. En buena medida por el dolor que le atravesaba la espalda y una pierna, pero también porque, por segundo año consecutivo, no iba a poder jugar el Masters (se perdió tres de los últimos cuatro).

"Fue difícil ir a aquella cena", reconoció Tiger. "No estoy retirado. Entonces, ver a los muchachos y escuchar la emoción que sentían por poder jugar allí me resultaba complicado de asimilar. También fue triste no tener a Arnold Palmer entre nosotros, nos dejó un gran vacío", comentó. Recuperado, el enfoque ahora cambió totalmente, casi no lo puede creer: "Es algo hasta gracioso, un gran cambio, porque hace medio año lo más probable era que ni siquiera pudiera jugar".

El ex Nº 1, un fanático obsesivo del gimnasio y adepto al entrenamiento militar por herencia de su padre Earl, siempre se vio atraído por las grandes gestas. Por eso se animará a la caza de su 15º major a partir de este jueves, después de su lejana victoria en el US Open 2008. En aquella temporada se proyectaba -casi por descontado- que alcanzaría a Jack Nicklaus (18) en la cosecha de Grand Slams. Era cuestión de tiempo. Sin embargo, el conteo se frenó ese mismo año porque la vida empezó a interponerle barreras de toda índole. Ahora la persecución es contrarreloj: asoma más improbable que atrape al Oso Dorado, cuyo último Major llegó a sus 46 años, justamente en Augusta National.

No se trata de especulaciones para confiar en que puede ser protagonista en el Masters: aquí hay números indicadores de avances concretos de Tiger, que ya demostró haberse encarrilado para apuntarle a su 80º victoria en el PGA Tour. Después de tanta inactividad, tantas contramarchas que le valieron temporadas enteras vacías, últimamente mostró su naturaleza de animal competitivo y hasta coqueteó con el triunfo. Sus más recientes hits: 2º en el Valspar Championship (a un golpe de Paul Casey), 5º en el Arnold Palmer Invitational y 12º en el Honda Classic, fueron un cúmulo de muy buenas actuaciones que lo perfilan entre los 50 primeros de la FedEx Cup, pero que sobre todo lo colman de confianza hacia su quinto saco verde, luego de sus conquistas en 1997, 2001, 2002 y 2005.

Masters 2005: Phil Mickelson le coloca el saco a Tiger Woods, en su cuarta y última conquista en el Augusta National
Masters 2005: Phil Mickelson le coloca el saco a Tiger Woods, en su cuarta y última conquista en el Augusta National Fuente: AP

Al menos las casas de apuestas creen que se observará a un Tiger recargado, aquel de la mirada aniquilante e hiperconcentrada que terminaba de cerrar sus faenas puntualmente, los domingos poco antes de la caída del sol. A juzgar por los pronósticos, figura lejos de representar una inversión de riesgo para los apostadores: paga 13 a 1, mientras que los tres máximos candidatos, Dustin Johnson, Rory McIlroy y Justin Thomas, aparecen con 11 a 1. El field del Masters 2018 tendrá apenas 86 jugadores (incluido el argentino Angel Cabrera) y será el más reducido desde 1997, justamente el año en que el astro irrumpió en el PGA Tour y se llevó su primer título grande en el campo de magnolias y azaleas.

Estoy teniendo una segunda oportunidad en la vida. Soy un milagro andante
Tiger Woods

Pero más allá de su notorio repunte en el rendimiento, en Tiger anida un valor agregado: liberado de dolores, está disfrutando de su rol del golfista como nunca antes en su carrera. Ahora sonríe, saluda al común de la gente, se enseña más humano. Empatiza con el entorno. Pequeños actos que el público y los jugadores advierten hoy y que nunca estuvieron asociados a su personalidad. Sus colegas, aquellos que hasta pueden cuchichear y bromear con él durante la caminata en la cancha, le detectan una paz anterior que jamás había tenido. Muy diferente a lo que vivía 20 años atrás, cuando era considerado más un fresco producto de consumo que un joven en franco crecimiento.

Por entonces, su lista de demandas deportivas, comerciales, mediáticas y hasta familiares era interminable. Lidió con ese circo agobiante con disciplina de hierro, hasta que tanta presión lo condujo al colapso. Ese tsunami mediático que lo avasallaba y esperaba todo él sigue bien presente, pero 20 años después mira el cuadro desde un perspectiva más reposada. Y esa madurez, esos demonios que tiene dominados en su interior, lo vuelve un jugador más peligroso sobre el fairway. "Estoy teniendo una segunda oportunidad en la vida. Soy un milagro andante", jura. Quién sabe si esta vez sí.

Su gran irrupción: el Masters 1997

Tiger Woods Amazing Shots - 1997 Masters

7:21
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.