Masters de Augusta: los planes para que el Augusta National siga siendo el mejor club de golf del mundo

El exclusivo Augusta National, el club adonde todos quieren llegar como golfistas o espectadores
El exclusivo Augusta National, el club adonde todos quieren llegar como golfistas o espectadores
Gastón Saiz
(0)
5 de abril de 2018  • 08:00

AUGUSTA.- Quien sea un detallista del golf bien podría preguntarse qué le falta a Augusta National para ser un club todavía más perfecto, responsable del certamen de mayor excelencia en el mundo. Es difícil encontrarle fallas, pero por lo pronto es el Major que asoma como el más lindo para ver por televisión y el más cómodo para recorrer dentro del campo, si se considera también que es el único de los torneos grandes que nunca cambia de sede. Esos verdes intensos del campo con resolución ultra 4k sacuden los sentidos desde la pantalla. Y quien tiene la chance de visitar el trazado se encuentra con un seguimiento hoyo por hoyo muy amigable.

En el Masters, la sensación predominante es que los socios de Augusta National desean que el espectador tenga el mejor día de su vida. De lunes a domingo -dependiendo de los tickets o el abono que haya conseguido- el objetivo es que se sienta una persona importante, tan importante que los socios vestidos con saco verde se pierdan en el cuadro. La presentación del campo, las zonas de práctica, la bellísima cancha de Par 3, la coreografía de la seguridad y el manejo de residuos, el estacionamiento, las opciones gastronómicas y de merchandising son elegantes, prácticos y van acorde con un modelo de diseño muy bien definido. Cada una de esos pormenores fueron ideados a partir del primer legado de los fundadores del club Bobby Jones y Clifford Roberts: "mejorar constantemente cada año".

¿Cuáles fueron los grandes avances de los últimos tiempos? Billy Payne, que dirigió el club entre 2006 y 2017, dejó el sello de un dirigente revolucionario, fundamentalmente porque aceptó a las primeras tres mujeres como socias después de 80 años. Pero hizo mucho más que abrirles las puertas a Condoleeza Rice, Darla Moore y Virginia Rommetty. En 2013 estableció el campeonato "Drive, Chip & Putt", orientado a chicos y chicas de 7 a 15 años para promover el crecimiento del juego. En 2009 creó el Asia-Pacific Amateur Championship y en 2014, el Latin America Amateur Championship, cuyos ganadores obtienen cada año un lugar en el Masters para jugarlo en condición de aficionados. Además de muchas innovaciones digitales, hace dos años la del Masters significó la primera transmisión en vivo en 4k para un evento deportivo en los Estados Unidos. También en 2016 se exhibió la primera experiencia de realidad virtual en la cancha a través de un dispositivo.

Billy Payne con Fred Ridley, los dos últimos presidentes de Augusta National
Billy Payne con Fred Ridley, los dos últimos presidentes de Augusta National Crédito: Golf Digest

Payne nunca dejó de tomar decisiones entre emotivas e importantes en la faz operativa del torneo. En 2007 persuadió a Arnold Palmer para que fuera starter honorario para la primera vuelta, mientras que en 2010 se sumó Jack Nicklaus y en 2012, Gary Player. De esta manera, aquellos jueves bien temprano se reeditó el Big Three para el disfrute nostálgico del público. También, el anterior presidente restauró la tradición de que los ganadores del PGA Tour de los últimos 12 meses se clasificaran al Masters. Y hubo cambios estructurales de relevancia: en 2009 se amplió el estacionamiento gratuito con terrenos comprados al oeste de Berckmans Road. Un año después se inauguró una nueva instalación de práctica de 7 hectáreas con 400 yardas de largo y un área de juego de última generación: dos fairways con árboles y bunkers.

En 2013 se produjo la apertura del Berckmans Place, un lugar de hospitalidad hiper exclusivo cerca del quinto hoyo. Al año siguiente se eliminó el árbol Eisenhower del hoyo 17, después de que una tormenta de hielo lo dejara irreparablemente dañado. Y el año pasado se inauguraron un nuevo cuartel general para la organización y una teatral sala de prensa. La última gran estrella es el nuevo Golf Shop, una estructura de lujo para adquirir cualquier producto con la marca del Masters. La gente compra por lo menos un artículo, sobre todo porque la gran mayoría no sabe si podrá volver alguna vez más a este certamen, dado lo difícil que es conseguir entradas.

Mirando hacia adelante, el actual presidente Fred Ridley realizó este miércoles un anuncio que sepulta el machismo que caracterizó al club durante décadas: a partir de 2019 se jugará el Augusta National Women's Amateur Championship; será un torneo a 54 hoyos por golpes para 72 chicas, cuya ronda final se disputará en Augusta National durante el sábado previo al Masters. Ridley, que tiene tres hijas que juegan al golf, dijo que no habrá saco verde como premio para ellas, pero sí un trofeo que será icónico.

Desde nuestra perspectiva, siempre hacemos lo necesario para que la cancha de golf mantenga su integridad
Fred Ridley (presidente de Augusta National)

Con vistas a los próximos años, la compra de una gran franja de tierra en el adyacente Augusta Country Club, lindante con los hoyos 12 y 13 del Augusta National, que posibilitará atrasar la salida del par 4 del 5 unas 30 yardas. Esta decisión aliviaría la congestión que se produce entre el green del 4 y la salida de Magnolia (el 5), separados por unas pocas yardas. Además, a mayor extensión, más dificultad. La idea es que Old Berckmans Road se abra y haga una curva alrededor del espacio en donde se instalará el nuevo tee de salida del 5, hoy de 455 yardas. En los últimos años, el tiro de approach para Magnolia apenas requería un hierro corto para los jugadores top. En 2016, el campeón Danny Willett pegó con un hierro 8 desde 157 yardas.

Otro gran tema en el futuro próximo es poner más difícil el hoyo 13. El actual presidente del Augusta National, Fred Ridley, sostuvo que no se han tomado decisiones al respecto, pero ante todo no quiere que "el golf sea más duro". Lo cierto es que en el famoso "Azalea", un par 5 de 510 yardas y catalogado por muchos como el mejor hoyo en golf, cada vez son más quienes pueden alcanzarlo con un driver y hierro medio e incluso corto. Bobby Jones dijo una gran frase que lo dice todo sobre el hoyo 13: "La decisión de buscar el green en dos debería ser trascendental". Para "decisiones transcendentales", entonces, habría que esperar que haya un retoque para este apasionante dog leg hacia la izquierda, en donde el águila es cada vez más probable.

El hoyo 13 (Azalea), una joya que podría cambiar en el futuro
El hoyo 13 (Azalea), una joya que podría cambiar en el futuro Crédito: masters.com

Si algo está destinado a no cambiar es la prohibición del uso de teléfonos móviles en el campo. Una política totalmente diferente a la del Abierto Británico, por ejemplo, que en su página oficial hasta anuncia a los espectadores que hay WIFI en todo la cancha para utilizar su app durante la caminata. En cambio, en el Augusta National, antes de pasar por los scanners hay que dejar los celulares para ser retirados a la salida con un número asignado. Por consiguiente, nada de teléfonos, ni siquiera para tomar imágenes: solo se pueden llevar cámaras fotográficas en las prácticas de lunes, martes y miércoles. Si no se cumplen las reglas, quita de la acreditación que atestigua el ingreso y derecho a casa para nunca más volver. No hay posibilidad alguna de clamar por un perdón.

Por cuestiones de tradición, Augusta tampoco observa con simpatía que los jugadores y los caddies utilicen bermudas, así como además se niega a presentar un campo con algunos tonos marrones en su terreno. Descartan ir en esa dirección y no se ruborizan con un trazado que exhibe un derroche de verde ayudado con fertilizantes, sino que lo muestran como marca registrada. La teleaudiencia tiene mucho que ver en ese deseo de ver una cancha verdosa en exceso, como si fuese un juego de golf de PlayStation. Y hay otro tema delicado: el de fabricar una pelota especial para el Masters para recortar las distancias, como ocurría años atrás. El club cree que la utilización de las "roller-back balls", de una tecnología anterior, sería una medida drástica, pero ante todo no quiere lanzarse solo en esta decisión, sino verse acompañado para que se instrumente en otros torneos.

¿Talar árboles para un paisaje más abierto? ¿Eliminar el segundo corte del fairway? En la toma de decisiones de Ridley estará la última palabra para un Augusta National con mayores o menos cambios. Pero nada que desdibuje la esencia.

La típica bandera amarilla del Masters
La típica bandera amarilla del Masters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.