0

Ha vuelto la sombra de la impunidad

Héctor M. Guyot
Héctor M. Guyot LA NACION
0
31 de marzo de 2018  

Los juicios en los que se investigan actos de corrupción del gobierno kirchnerista son muchos. Tantos, que resulta difícil seguirlos. En medio de la profusión de causas que se multiplican sin prisa pero sin pausa, como los árboles de un bosque, ciertos jueces se esconden tras los expedientes para volver a sus viejos hábitos. No saben -o no quieren- hacer otra cosa. Fallan fiero y aspiran, como antes, a pasar desapercibidos. Pero ya no es tan fácil llevarse la mano al bolsillo tras firmar una resolución a medida y en contra de lo que dicta el derecho. Dicho de otra forma, es difícil hacerles un favor a los funcionarios y los empresarios kirchneristas en apuros, por más grande que haya sido el favor que ellos te hayan hecho antes. Al menos algo cambió: estas travesuras tienen ahora un impacto social que antes no tenían.

De todos modos, las leyes y su interpretación siempre ofrecen el margen de oscuridad necesario como para complicarlo todo. Por ejemplo, ahora la Cámara Federal de Casación Penal debe decidir si la causa por la obra pública concedida a Lázaro Báez y la llamada "ruta del dinero K" por lavado conforman un mismo delito y en consecuencia deben tener un solo juicio oral. Tecnicismos aparte, no hace falta ser una luminaria del derecho para advertir que para lavar plata primero hay que robarla. Las maniobras delictivas del gobierno anterior fueron muchas, demasiadas, pero podrían resumirse así: en complicidad con supuestos empresarios, los funcionarios vaciaban el Estado mediante obra y facturación truchas para darle al dinero una ruta cierta que retornaba siempre al Calafate. Puede que se quiera estudiar los planetas uno por uno, pero no hay que olvidar que conforman un solo sistema en cuyo centro hay un único Sol, que ha dominado la órbita de todos ellos.

Ahora el planeta Cristóbal López está en libertad, pero a la deriva y con destino incierto. Ya no hay Sol que lo caliente, aparte del dinero en el que está sentado. Fue, en su momento, una pieza clave para perpetuar las llamas de ese fuego que casi lo devora todo. Con los 8000 millones de pesos que le birló al país con el supuesto guiño de las autoridades del fisco, López no solo les alquilaba a los Kirchner departamentos y cocheras por sumas millonarias, sino que además compró medios y montó un aparato de propaganda para la Cristina eterna que, al final, resultó insuficiente: tras un incendio, el Sol se apagó. Pero todos los que se acercaron a él terminaron quemados, incluido el zar del juego, que ahora quemó a su vez a una Justicia que está en llamas.

Los incombustibles Farah y Ballestero fueron muy lejos. ¿Corresponde levantar la preventiva a alguien que podría entorpecer el curso de la causa? Como cabeza de su agonizante holding, López tiene acceso a pruebas que podrían resultar relevantes. Lo más grave, sin embargo, es el sobreseimiento virtual que le concedieron al cambiar la calificación de la causa de fraude a evasión fiscal. Eso al mismo tiempo libera de responsabilidad a Ricardo Echegaray, entonces jefe de la AFIP.

Esta fue solo la más resonante entre las muchas decisiones judiciales controvertidas de las últimas semanas. Parecería que muchos en Comodoro Py vuelven a su costumbre, acaso nunca abandonada, de trabajar para la impunidad. O para el propio beneficio, da igual. Más allá de las excarcelaciones en serie, hay decisiones inexplicables en la causa que investiga a Julio De Vido por las obras de Río Turbio, entre otras, y un gran interrogante en la megacausa contra Cristina Kirchner, que en su etapa oral quedó en manos de un fiscal kirchnerista tras una polémica decisión de la Corte.

En síntesis, también en Comodoro Py y en lo más alto de la Justicia hay funcionarios fuera de órbita que buscan sobrevivir a cualquier costo, aferrados a un poder menguante y sin saber a ciencia cierta dónde calienta hoy el sol. Con ese poder, de todos modos, pueden hacer todavía un daño considerable, como lo prueban estos desaguisados que tiñen el curso de las causas que deben juzgar a los responsables de un latrocinio cuyas consecuencias hoy paga el país entero, y en especial los más pobres.

El Gobierno, así como algunos fiscales, han actuado en forma decidida para enderezar lo torcido. De todos modos, esta crisis judicial debería bastar para convencer al Presidente de que las arenas movedizas donde se debaten intereses cruzados de jueces, altos magistrados, abogados sombríos, operadores judiciales y agentes de inteligencia no se pueden dominar mediante la mediación y la transa de operadores propios. Acordar con aquellos entrenados en la traición es perder, tarde o temprano. No queda otra que empezar el paciente saneamiento de lo que se ha convertido en un lastre demasiado pesado para el país.

Las escuchas filtradas de Cristina y su servidor Parrilli son otro ejemplo de lo anterior. Sí, es preciso esclarecer qué oscuros intereses se confabularon para que salieran a la luz. Sin embargo, más allá de esto, hay algo que no se puede obviar: el contenido de esos audios. Ponen sobre la mesa, sin anestesia ni maquillaje, la estatura intelectual y moral de quien fue reina y señora del país durante ocho años. Sin comentarios.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.