0

Rusia ordena otra oleada de expulsiones de las embajadas occidentales

Funcionarios de 23 naciones dejarán el país por el exespía envenenado
0
31 de marzo de 2018  

MOSCÚ.- Una inusual procesión de autos con chapa diplomática frente a la sede de la cancillería rusa marcó ayer una nueva escalada de la crisis del Kremlin con los gobiernos occidentales. Convocados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, los embajadores de 23 países fueron notificados en persona de la expulsión de 59 funcionarios de sus embajadas, quienes deberán abandonar el país.

La decisión se dio en el marco de la crisis entre Rusia y Occidente por el envenenamiento de un exespía ruso y su hija en Gran Bretaña, un crimen que Londres y sus aliados occidentales atribuyen sin margen de dudas a Moscú, e incluso al mismo jefe de Estado.

El gobierno ruso alegó que la medida responde a lo que llamó "demandas infundadas" de que sus diplomáticos abandonen 23 países, la mayoría occidentales, que se sumaron al clamor del gobierno de la primera ministra Theresa May contra el Kremlin por el ataque con gases tóxicos al exagente Sergei Skripal y su hija Yulia, quien estaba de visita en la casa de su padre en la ciudad inglesa de Salisbury.

Moscú respondió así de manera idéntica al trato dado a sus funcionarios en el extranjero en las últimas semanas, expulsando a la misma cantidad de diplomáticos que los efectivos rusos echados de cada país.

Anteayer, el Kremlin había ordenado la salida de 60 diplomáticos norteamericanos y el cierre del consulado de Estados Unidos en San Petersburgo, la segunda ciudad del país, en represalia por la mayor expulsión de diplomáticos desde la Guerra Fría. Moscú ya había respondido a Gran Bretaña con la expulsión de 23 diplomáticos tras el primer caso del uso de un agente neurotóxico de grado militar en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

El caso del exespía solidarizó a gran parte de Occidente a tomar medidas contra lo que considera una política hostil de Moscú, pero Rusia rechaza la acusación de que estuvo detrás del atentado y sostiene que se trata de una conspiración para sabotear las relaciones Este-Oeste.

El hospital donde permanece internada dijo que Yulia Skripal está mejorando después de pasar tres semanas en estado crítico debido al ataque de toxinas nerviosas. Su padre, en cambio, permanece en una condición crítica.

La cancillería volvió a convocar ayer al embajador británico, Laurie Bristow, y le informó que tiene un mes para reducir el contingente diplomático al mismo tamaño que la misión rusa en Londres.

También debieron comparecer los representantes de Francia, Alemania, Italia, Polonia, Holanda, Croacia, Bélgica, Ucrania, Dinamarca, Irlanda, España, Estonia, Letonia, Lituania, Macedonia, Moldavia, Rumania, Finlandia, Noruega, Suecia, Canadá, Australia, Albania y República Checa.

"Los diplomáticos recibieron notas de protesta y se les dijo que, en respuesta a las injustificadas exigencias de los Estados competentes de expulsar a diplomáticos rusos, la parte rusa declara persona non grata a un número correspondiente del personal que trabaja en las embajadas de esos países en la Federación Rusa", señaló la Cancillería.

Otros cuatro países -Bélgica, Hungría, Georgia y Montenegro- anunciaron "en el último momento" la expulsión de diplomáticos rusos por el caso Skripal y quedaron de momento al margen de las sanciones, pero el Kremlin se reservó el derecho de adoptar represalias también contra ellos.

Agencias AFP, AP, ANSA y Reuters

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.