0

Las "diferencias consensuadas" que Vidal marca frente al Presidente

En materia de Derechos Humanos, el caso Chocobar, la reelección y hasta la relación con el Papa, la gobernadora y el Presidente asumen contrastes que no escapan a la estrategia electoral de Cambiemos
En materia de Derechos Humanos, el caso Chocobar, la reelección y hasta la relación con el Papa, la gobernadora y el Presidente asumen contrastes que no escapan a la estrategia electoral de Cambiemos Fuente: Archivo
Marcelo Veneranda
0
31 de marzo de 2018  

"No hay retroceso: hay voluntad política que festejamos y agradecemos". "Hay un retroceso enorme. Y el Gobierno no nos quiere". Estela de Carlotto , titular de Abuelas de Plaza de Mayo, pronunció las dos frases con solo 24 horas de diferencia. La primera, el viernes 23 de marzo, en La Plata, sonriente junto a la gobernadora María Eugenia Vidal . La segunda, el sábado 24, a metros de la Casa Rosada, con el presidente Mauricio Macri entre ceja y ceja.

Lo curioso no es el contraste marcado por Carlotto, sino las veces que esas diferencias se dieron en los últimos dos años sin que se hayan notado fisuras entre Macri y Vidal. En Cambiemos hablan de una estrategia a veces consensuada, otras tantas sobreentendida..

"Mauricio y María Eugenia tienen una relación muy fuerte, pero también posiciones que se diferencian, se complementan y se explican por sus distintos contextos y necesidades", dice un alto dirigente de Cambiemos que trabaja con ambos desde hace años. "Lo repite la propia María Eugenia: yo tengo un padre en la política que es Mauricio y un padre en la gestión que es Horacio [Rodríguez Larreta]'", cuentan cerca de la gobernadora.

"Si María Eugenia buscara diferenciarse como hacía Scioli con Cristina Kirchner, no se podría explicar todo lo que hizo Macri por el Fondo del Conurbano. Hablan mucho y en los temas importantes están espalda con espalda", agregan voceros oficiales.

El dato quizás sea que esas diferencias, a veces sutiles, otras no tanto, no solo son consensuadas: potencian la estrategia electoral de Cambiemos. ¿Por qué? Porque en La Plata esperan que, de aquí a 2019, peronistas, kirchneristas y massistas repitan que "Vidal es Macri" una y mil veces, para esmerilar la imagen de la gobernadora, sobre todo en el conurbano.

Algunos contrastes, sin embargo, parecen haber escapado al manual de comunicación de la Casa Rosada. El mejor ejemplo sucedió también este año, cuando Macri, Rodríguez Larreta y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , se zambulleron en la defensa del policía Luis Chocobar, que mató a un joven que había apuñalado a un turista.

Hasta el jefe de Gabinete, Marcos Peña , otro referente de Cambiemos que suele evitar las líneas discursivas más duras del Gobierno, quedó involucrado en la defensa del policía, incluso luego de que se conocieron las imágenes que lo mostraban disparando por la espalda y a la distancia, al delincuente que huía.

Vidal, en cambio, nunca pronunció una palabra sobre Chocobar. "No fue azar ni intuición. María Eugenia jamás va a defender a quien mate a un chico, sea policía o no", deslizó un allegado a la gobernadora.

Las aperturas de sesiones legislativas también marcaron diferencias. No solo en oratoria. En 2016, Vidal cargó con dureza contra la gestión de Scioli, mientras Macri evitaba mencionar a Cristina Kirchner . Presidencia lamentó después no haber tallado más sobre "la pesada herencia" y modificó su estrategia en 2017. Para entonces, Vidal giraba su discurso: "La pesada herencia pasó", decía.

La relación con Sergio Massa fue otra divisoria. No tanto en los primeros meses de 2016, cuando tanto Macri como Vidal se abrazaron al tigrense pensando en la gobernabilidad, sino después, cuando la relación entre Macri y Massa se quebró y Vidal continuó negociando con el exdiputado leyes y cargos en el ámbito provincial.

En rigor, casi toda la oposición -tal vez la única excepción sea la izquierda- contribuyó a marcar esas distancias: desde Margarita Stolbizer al kirchnerismo duro. "Entre Macri y Vidal la diferencia que existe es enorme", llegó a plantear en 2016 Francisco Durañona, intendente ultra kirchnerista de San Antonio de Areco.

Tanto se machacó sobre el contraste que motivó una intervención del jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai: "Criticar a Macri es criticar a Vidal", postuló en 2016. El mensaje apuntaba a la tropa bonaerense de Cambiemos, que en privado alentaba esos desmarques.

Asuetos para empleados públicos, la polémica por los 30.000 desparecidos y hasta la desigual relación con el Papa podría sumarse a la lista de desencuentros. La reelección podría ser otro hito: Vidal evita el tema en público y en privado, mientras Macri y Rodríguez Larreta ya anunciaron sus ambiciones.

"A veces, estas diferencias simplemente aparecen porque nosotros estamos menos tiempo en los medios", explicaron desde La Plata. Sumaron, así, un último contraste.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.