Eduardo Coudet, tras la expulsión de Ricardo Centurión: "Ahora se va a hablar de que lo están buscando"

Delfino le muestra la tarjeta roja a Centurión; el volante, otra vez en el centro de la polémica
Delfino le muestra la tarjeta roja a Centurión; el volante, otra vez en el centro de la polémica Fuente: FotoBAIRES
Nicolás Zuberman
(0)
31 de marzo de 2018  • 09:12

CORDOBA - Más de quince cámaras de televisión, de canales que no suelen poner el foco en lo deportivo y que no acostumbran a cubrir los entrenamientos de Racing , llegaron hasta Avellaneda el primer día de trabajo después de que Ricardo Centurión pasara un semáforo en rojo y fuera filmado por un policía en la madrugada del martes pasado en Lanús. Llegaban para escuchar la palabra del mediocampista, que finalmente no habló ante los micrófonos pero sí dio un mensaje: apenas ingresó a la cancha auxiliar del Cilindro hizo unos cuantos firuletes de los que él sabe hacer con la pelota. Centurión sabía que el foco estaba puesto en él, y acaso quiso dar el mensaje de lo juzguen por cómo juega al fútbol. Después de aquel incidente en un día libre, el apoyo del cuerpo técnico, sus compañeros, la dirigencia y hasta los hinchas fue unánime.

En Córdoba, en el primer partido tras haber estado en el centro de la escena, pareció salir con la misma intención. Pero más allá del buen rendimiento y del gol en el empate 2-2 contra Belgrano (lleva cinco gritos y siete asistencias en diez partidos en lo que va del año), salió de la cancha con la cabeza gacha. Esta vez, su fallo sí había sido deportivo: a falta de cinco minutos la Academia perdía a su jugador más peligroso para intentar ganar el partido. Encima, no estará disponible el próximo domingo ante River, en un partido que para él iba a ser especial.

Más allá de que esta vez el error fue futbolístico, el entrenador Eduardo Coudet lo apañó: "Centu dice que le hizo un reclamo, que no hubo una agresión ni nada. Creo que a veces no le cobran algunas cosas. Por lo menos, dos o tres faltas muy claras. No quiero que amonesten a nadie, pero si le mirás el pie. A veces es desgracia, eh, no digo que sea una persecución. Es una lástima que no lo tengamos en el próximo partido". La protesta del futbolista a Germán Delfino tenía que ver con eso: cobró para Belgrano una falta de esas que no le cobró a él durante todo el partido. Delfino eligió irse sin hacer declaraciones del Julio César Villagra.

El Chacho no sólo habló de que los árbitros no lo protegen dentro de la cancha, sino que dijo que le parecía desafortunada la elección para el control antidoping (ya no se sortea) a Centurión después de lo que había sucedido en la última semana. "Y no lo digo por nada, no es suspicacia. Pero -explicó Coudet- justo en esta semana podríamos haberlo dejado pasar. Son cosas que no suman a ninguno. Ahora se va a hablar de que lo están buscando. Yo no pienso eso. Pero podemos tener un mejor manejo. Todos tratamos de sacarle dramatismo a algunas cosas. Lo que digo puertas adentro es una cosa, pero hacia afuera creo que esto no ayuda. Siempre decimos que hay que proteger a los que juegan bien. Y Centurión juega bien". El entrenador cree que Centurión es apuntado. Ahora, deberá pensar cuál es la estrategia para lograr que dentro de la cancha sólo aporte sus gambetas y sus goles

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.