0

La época en que los pensamientos no son palabras

Goity y Reyna, con el director Carnevale
Goity y Reyna, con el director Carnevale Crédito: Marcelo O. Gómez
Se estrenó Sin filtros, una comedia muy actual, con Gabriel Goity
Jazmín Carbonell
0
1 de abril de 2018  

Que la platea se meta de prepo, sin pedir permiso, dentro del living de los personajes que tiene enfrente, que se convierta en testigo privilegiado de sus debates, de sus peleas, de sus planteos, que asista a ese día clave en el que sus vidas dan un vuelco es una costumbre tan antigua como el teatro mismo. Pero Sin filtro, la nueva obra del francés Florian Zeller ( El padre), va todavía un poco más lejos. Aquí, el público además de escuchar las conversaciones conocerá todos los pensamientos de los personajes, que mediante distintos recursos logran convertir al espectador en el único que todo lo sabe.

Los secretos más íntimos dichos en voz alta para que la platea sea cómplice le da un tinte original que invita a la empatía de forma casi directa. "Y esto es lo interesante de la obra porque expone muy claramente cómo en la mente sí somos absolutamente libres y capaces de pensar cualquier cosa pero a la hora de hablar, en cambio, interviene el miedo y muchas otras cosas que hacen que no seamos del todo honestos. Incluso a veces es todo lo contrario", cuenta Marcos Carnevale, el director de la puesta, que tiene un largo recorrido en cine ( Elsa y Fred, Viudas, Corazón de león, El fútbol y yo) y en publicidad y en teatro uno que recién comienza ( Somos childfree) pero que promete continuar. Para estrenar este año, Carnevale ya está trabajando en la adaptación teatral de la película Dos más dos.

No es que el recurso no se haya utilizado antes, en cine la recordada Lo que ellas quieren, en la que Mel Gibson escuchaba todos los pensamientos de las mujeres con las que se cruzaba. Pero en teatro la cosa es distinta, quedará en la destreza de los actores dejar bien claro qué es lo dicho y qué es pensamiento. Por eso el elenco: Gabriel Goity y Carola Reyna son el matrimonio feliz que llevan casados unas decenas de años en aparente paz y armonía. Pero, claro, para que haya teatro se necesita el conflicto: el matrimonio amigo de toda la vida se acaba de separar y él (Carlos Santamaría) no tiene mejor idea que enamorarse de una joven veinteañera (Muni Seligmann, conocida por la platea infantil por el éxito de Disney Topa y Muni) "Muuuucho más joven", señala Reyna; e invitarla a una cena con sus amigos de siempre. Sin filtro es ese día en el que la amenaza, el peso del paso del tiempo y las dudas sobre si son verdaderamente felices se instalan en ellos. Y los espectadores sabrán todo, lo dicho y lo pensado.

"Yo llegué a vivir en la época en que uno era lo que hacía y hoy no es así: la gente dice y hace pero en muchos casos nada tiene que ver con sus pensamientos. La comedia tiene mucho humor pero es angustiante y tiene el plus de un final muy lindo que nos hace pensar en que es importante confiar en lo que uno tiene y construyó, que a pesar de las contradicciones se puede salir adelante si hay amor", dice Goity, un líder nato con una capacidad avasallante para la comedia.

No hace falta tener un matrimonio de muchos años ni haber transitado una crisis de pareja para disfrutar la obra. ¿Quién no tuvo miedo de que el nuevo de la oficina venga a mover su lugar, a cuestionar su trabajo? ¿Que los avances tecnológicos echen por tierra sus conocimientos? "Este autor tiene algo muy particular y es que la identificación con los personajes comienza de a poco, casi imperceptible y termina siendo gigante. En El padre no hacía falta tener un familiar con Alzheimer para reconocerse", agrega Carola Reyna.

Por supuesto que la pareja o la relación con los padres son temas bien universales que tocan, al menos de refilón, a casi todos, pero además la idea de la obra puede extrapolarse a distintas situaciones. "Uno está acostumbrado al cliché de esconder, de no mostrar todo. Frente a un jefe, en la oficina, en todos lados", reflexiona la actriz.

Para Goity la comedia es fuerte, justamente por su capacidad de soltar tensiones, angustias, de encontrarse con los verdaderos conflictos y preguntas. "La risa de estas comedias es liberadora, uno se ríe para no llorar, porque, si no, te angustia. Los personajes de Sin filtro están sufriendo. El tipo está lleno de dudas y no puede decir todo lo que le está pasando para no lastimar a su mujer. Y la gente ve eso", afirma Goity, un gran conocedor del género, pero sobre todo de la potencia de la risa, de la catarsis que hay en esa carcajada.

Lejos de tener esa garantía soñada que les asegure el éxito y la buena recepción del público, el equipo se lanza con la convicción de que lo que muestran les resulta bueno, de calidad, con un buen proceso de trabajo. Si hubiera fórmulas, si fuera tan claro qué funciona y qué no, no existiría esa magia teatral. Pero un par de cosas se saben y este elenco tiene mucho recorrido. "Hay teorías, hay mitos, creencias. Por ejemplo, que en la primera función de los sábados la gente ríe mucho más que en la segunda, que ya comió y tiene sueño y están más tranquilos", cuenta con simpatía Carnevale. "Como contrapartida, en la segunda función los actores estamos con el instrumento afiladísimo", agrega Goity, que tiene muy claro que lo mejor que le puede pasar a un actor es actuar, estar arriba del escenario, por eso la cantidad de funciones no lo asustan para nada. Al contrario, es lo que más le gusta y lo que le cuesta a veces del teatro independiente en el que en muchos casos las funciones son una vez por semana. "Si hay cantidad es porque anda muy bien el teatro, y eso es glorioso, ojalá tengas la dicha de hacer mil funciones. Queda cool decir que muchas funciones pueden provocar el automatismo pero no creo que sea así. Mi ambición es que pasen un momento inolvidable, que entren de una manera y se vayan de otra", dice Goity. "Es que más allá de lo que vengas haciendo, el momento de subir al escenario es indescriptible, un ritual atávico tan antiguo como la historia del teatro", dice con firmeza Reyna, que sabe que el teatro es tan vivo como fugaz.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.