0

Francisco Ulloa, el enganche que se perdió Boca y que hizo brillar a todo Newman

Francisco Ulloa: a sus 21 años jugó, hizo jugar y anotó nada menos que cuatro tries
Francisco Ulloa: a sus 21 años jugó, hizo jugar y anotó nada menos que cuatro tries Crédito: Santiago Filipuzzi
Alejandro Panfil
0
1 de abril de 2018  • 21:14

Newman brilló y vapuleó 59 a 14 a La Tablada, por la cuarta fecha del Nacional de Clubes, pero para que el Cardenal haya tenido una gran tarea colectiva mucho tuvo que ver quien ayer disputó su primer partido como titular en la posición de apertura. Se llama Francisco Ulloa, y a sus 21 años jugó, hizo jugar y anotó nada menos que cuatro tries, en una tarde que seguramente no olvidará jamás. Una tarde en la que, durante más de 80 minutos, se escuchó casi con exclusividad el "¡bien pibe!" desde los cuatro costados de la cancha.

Su andar y buena ubicación le transmiten serenidad y confianza al resto del equipo. Además, tiene una manera de pararse en la cancha que le hace parecerse a un jugador de fútbol, más precisamente a un talentoso enganche. Y todo comienza a cerrar al saber que El Pibe, como le llama el público para alentarlo y felicitarlo ante cada intervención, lleva el fútbol en la sangre.

"Me gusta mucho y de chiquito lo jugaba mucho", reconoció Ulloa a la nacion, dando la pauta de que su postura en el campo y su habilidad con la ovalada tienen mucha conexión con lo que sabe hacer también con la número 5.

Y ese vínculo con el fútbol tiene otra explicación. Francisco, cuyo ídolo es Juan Román Riquelme, hizo todo el recorrido de divisiones formativas en Newman, pero apenas empezado ese camino lo vio en un picado Claudio Borghi, en la casa de un amigo en común que tiene con su padre, y sugirió que de inmediato lo llevaran a probarse a Boca. El Pibe, con plena confianza en sus condiciones y un gran entusiasmo ante la oportunidad inesperada que se le presentaba, realizó la prueba jugando como enganche y convenció a todos, pero a la familia Ulloa no le terminó de convencer el hecho de tener que interrumpir el rugby y que eventualmente desistiera de comenzar sus estudios en la carrera de administración de empresas en la Universidad del Salvador. Es por ello que le aconsejaron seguir en Newman, consolándolo con la idea de que siempre habría espacios para poder despuntar el vicio futbolero.

Ayer, en su segundo partido desde el arranque -el primero había sido como medio scrum ante CUBA, por el Nacional 2017-, Ulloa recibió un centenar de abrazos y felicitaciones que le hicieron caer en la cuenta de que había brillado. Y uno de los que lo abordó fue el propio Gonzalo Gutiérrez Taboada, máxima figura del equipo que fue preservada. "¡La rompió toda!", exclamó. A lo que Ulloa respondió: "No hay un jugador como él en ningún lugar. Y su ausencia se siente siempre".

Con humildad y timidez de juventud, prefirió valorar la tarea colectiva en vez de su actuación individual. Y fiel a su esencia, lo hizo en un tono con el que suelen declarar.los jugadores de fútbol. Entonces, en una manera que hizo recordar al "yo solo tuve que empujarla", con el cual se desmarcaban de los elogios los goleadores de la década del 80, Ulloa sintetizó las razones de sus cuatro tries ante La Tablada: "Es una consecuencia del trabajo de todos. A los tries los genera el equipo y a mí me toca apoyarla".

"Para mí, ya con jugar es un sueño, pero lo de hoy (por ayer) no me lo voy a olvidar nunca", expresó, feliz, Ulloa, el pibe que prefirió el rugby a pesar de haber convencido en su prueba en Boca. Y que, como en el fútbol, también la rompe vistiendo la camiseta de Newman.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.