Trabajás, ¿qué ganás?

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
1 de abril de 2018  

"El presentismo es un castigo".

(De Roberto Baradel, titular del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires.)

Atención, castigados por el Estado; secuestrados por el yugo; rehenes de la changa; insensibilizados por las horas extras, y prisioneros de los feriados cortos, largos, extralargos o interminables: el compañero Baradel apuntó una posta más en los siete pecados capitales: el presentismo. Es malo, malísimo. Y, por lo tanto, quien lo cumpla merecerá el destierro del paraíso sindical.

A ese representante de los docentes le deben haber enseñado que cumplir es deshonroso y, trabajar, una concesión graciosa para pasar el tiempo, a cambio de dinero, pero sin excederse en la contraprestación. Que marcar la ficha es estigmatizar al laburante y que peor es dejar la huella, ya que nadie puede hacerse pasar por uno en caso de sentir la impostergable necesidad de ratearse del laburo.

Seguramente, entiende que cuando el pan se hornea mal es siempre por culpa del horno y nunca del panadero: al fin y al cabo un vulgar preso político del gas y de la leña, de la pala, la harina, la sal y el agua, elementos de un capitalismo destructor del arte de amasar.

Es de los que defienden siempre un no como respuesta, no vaya a ser cosa que se le escape un sí y lo pongan a mover el piano el día de la mudanza. Dios no lo permita.

Milita con los que creen que decir "no" es sinónimo de dureza y que, si decís sí, aunque corresponda, eso te convierte en tibio y a los tibios los vomita Dios.

Es de los que amparan al "que no llora no mama" y, acaso, al que "¿no afana es un gil?", y de los que, como Minguito, invocan y proclaman aquel rezo laico del "trabajás, te cansás, ¿qué ganás?".

Como mínimo, es confuso: asegura defender lo público, pero logra que le gane lo privado y entonces se queja en público con una carpa pública en un predio público, impidiendo que lo use el público.

No acepta que lo contradigan porque la contradicción es frustración y él no está preparado para enseñar a salir del infortunio porque, precisamente, no está preparado para enseñar?

El presentismo es un castigo. Sí señor. Una condena y una venganza. Paro y movilización.

Decía Jacinto Benavente que la tontería de la humanidad "se renueva diariamente". Mejor aún la frase de Michel de Montaigne: "Nadie está exento de decir estupideces. Lo grave es decirlas con énfasis".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?