Brian Yuzna, el negocio de asustar: "El cine es el mejor entretenimiento que tenemos"

Brian Yuzna en Pinamar, en la primera experiencia del festival que ahora se llama Blood Window y que está dedicado al cine fantástico y de terror
Brian Yuzna en Pinamar, en la primera experiencia del festival que ahora se llama Blood Window y que está dedicado al cine fantástico y de terror
María Fernanda Mugica
(0)
2 de abril de 2018  • 00:14

PINAMAR -. Junto con los turistas que buscaban descansar durante la Semana Santa también llegaron a Pinamar directores, productores y actores para participar del festival Blood Window, dedicado al cine de género y organizado por el INCAA en conjunto con la municipalidad de la ciudad balnearia. Se trató de una primera experiencia en colaboración con el Festival de Cine Fantástico de Sitges, que está cumpliendo 50 años, en la que se proyectaron 13 películas nacionales y extranjeras durante tres días.

Entre los cosplayers vestidos como Chewbacca, Chucky y otros personajes lengendarios del terror y el fantástico, muchos chicos se acercaron a ser maquillados como zombies y participar de actividades en una carpa ubicada en el centro de la ciudad. Mientras tanto, protagonistas y directores de los films estuvieron presentes en las funciones que se llevaron a cabo en el Teatro de la Torre y participaron de paneles para hablar sobre sus nuevos proyectos. Sofía Gala Castiglione, Eva de Dominici, Lautaro Delgado, Anita Pauls, la española Itziar Castro, los uruguayos Gustavo Hernández y Guillermo Amoedo, la chilena Ximena del Solar, la mexicana María Evoli, el brasileño Samuel Galli y los directores argentinos Demian Rugna, Ignacio Rogers, Gabriel Grieco y Nicolás Onetti, fueron algunos de los invitados especiales de esta edición cero. Desde el INCAA esperan pueda convertirse en un nuevo festival que tendría su primera edición oficial el año próximo.

El invitado principal del Blood Window Pinamar fue Brian Yuzna, director de películas de terror como Society y El dentista; productor de Dolls y From Beyond, entre muchos otros títulos del género; y guionista de Querida encogí a los niños, su incursión en el cine familiar.

"El terror es tener miedo pero para mí el horror es tener miedo sumado a sangre o algún tipo de líquido viscoso", dijo el productor y director en una charla abierta que mantuvo con Mike Hostench, subdirector de Sitges. Su pasión por el género comenzó cuando era chico, según contó, y se volcó a este tipo de cine cuando comenzó como productor con Re-animator, película de 1985, que presentó durante el festival pinamarense. Después del éxito de ese film siguió produciendo las siguientes películas de Gordon, pero pronto quiso probar con la dirección.

"Como nunca estudié cine, producir películas fue mi escuela -cuenta Yuzna-. Aprendí de mirar a la gente que contrataba para dirigir. Casi cualquier persona que trabaja en un set de filmación en algún momento quiere probar cómo es dirigir. Porque una vez que entendés que la mayoría de lo que hace el director son elecciones arbitrarias pensás: «podría ser yo quien tome esas elecciones arbitrarias». No es fácil pero es muy atractivo. Casi nadie quiere escribir guiones porque es muy difícil. Lo que pasa a veces es que los directores escriben su propio material y termina no siendo tan bueno".

Su debut como director fue con Society, una terrorífica sátira de la vida de los millonarios de Beverly Hills, centrada en un adolescente que descubre un horrible secreto que esconden su hermana y sus padres El mismo año que se estrenó Society también llegó a los cines Querida encogí a los niños, escrita por Yuzna y Gordon, en un desvío de su carrera en el cine de terror (o no tanto, porque la trama del film puede ser bastante terrorífica).

"Stuart y yo decidimos que queríamos hacer algo que nuestros hijos pudieran ver porque no podían ver las películas de terror -dice el productor y guionista sobre la película de 1989, dirigida por Joe Johnston-. Rápidamente se nos ocurrió esta idea, la escribimos y se hizo. Fue una de esas cosas que simplemente se dan. Stuart es muy bueno en encontrar cuáles son los elementos clave de cada historia. Querida encogí a los niños es muy simple, los chicos tienen que volver a casa. En muchas películas el problema central es una familia quebrada y la solución es que vuelvan a estar juntos. Lo ves hasta en las películas de Rápido y furioso, todo se centra en la familia. Tal vez alguien dentro de 50 años vea estas películas como si fueran arte y analice cómo representan a su época. Los personajes principales son del este de Los Ángeles, es un tipo de personaje muy específico y ves que aunque hacen todas esas cosas fantásticas siempre vuelven a una casita modesta en su barrio. Lo que importa es la familia".

Luego de esa experiencia con un gran estudio de Hollywood, Yuzna volvió a la dirección y producción de películas de terror independientes. Tras una visita al festival de Sitges se asoció con la productora española Filmax para crear Fantastic Factory, dedicada a producir en España films de género, filmados en inglés, para exportar a todo el mundo. La aventura duró siete años en los que el productor vivió en España y se convirtió en experto en el cine de género internacional.

"El gran tema es el financiamiento de las películas -señala el productor-. Es lo que determina el tipo de película, porque el presupuesto es el que dicta el nivel de profesionalismo que se tiene. Las economías más chicas tienen mayores dificultades para competir a nivel global. En los 40 y 50 hasta los países más chicos tenían industrias cinematográficas establecidas y dominaban sus mercados. Pero a medida que la distribución se abrió cada vez más, especialmente cuando llegó el video y después la televisión por cable, las fronteras se cayeron y se hizo muy difícil competir con los países que tienen industrias más grandes. Hasta se ve la dificultad que tienen en Europa con Hollywood, porque el mercado norteamericano es tan enorme que para España, Alemania o Italia es complicado, porque tienen menor cantidad de población. En Estados Unidos cuando les gusta una película extranjera compran los derechos y la vuelven a hacer en inglés y con mayor presupuesto".

El productor reconoce que todo esto está cambiando con las plataformas de VOD y el nuevo modelo de producción internacional de Netflix . "Ahora ellos compran películas para todo el mundo y están empezando a financiar películas en distintos países para esos mercados. Ese es un nuevo sistema en el que los jóvenes realizadores pueden enfocarse. Netflix es como Coca-Cola, que está en todo el mundo pero no hacen las bebidas en los Estados Unidos y las exportan, las hacen en cada lugar, con su propia embotelladora y cadena de distribución. Se convierte en un producto local, sólo que utiliza los mismos materiales. Netflix se dio cuenta de que no podés vender la misma serie a todo el mundo, algunas sí pero el público general de los pequeños pueblos quiere ver algo que se parezca un poco más a su cultura y eso no se puede producir en Los Ángeles".

Para Yuzna el cine es antes que nada entretenimiento y negocio. Aunque tiene en claro que también puede ser arte, el realizador opina que los directores que recién empiezan tienen que adquirir experiencia hasta poder convertirse en verdaderos artistas.

"Las escuelas de cine desafortunadamente enseñan que hacer cine es una expresión artística como pintar un cuadro. Y es complicado, porque sí tiene ese aspecto ligado al arte pero lo que más apreciamos del cine es que es el mejor entretenimiento que tenemos -explica-. A la vasta mayoría del público no le interesa lo artístico, lo que le interesa es que lo entretengan. Cuando un director joven que no tiene recursos, ni experiencia intenta hacer arte es como un guitarrista que sólo sabe tres acordes y sale a tocar. Lleva muchos años aprender las técnicas para convertirte en músico. Con el cine pasa lo mismo, tenés que dominar la forma antes de convertirte en artista. Primero tenés que ser un artesano y después podés llegar a ser un artista. Cuando uno es joven a veces piensa que descubrió algo que, en realidad, ya descubrieron otros antes".

Entre sus proyecto futuros, según contó en la charla con el público, Yuzna tiene la idea de continuar con su saga más exitosa como productor, esta vez con una Re-animator femenina. También explicó que está desarrollando una miniserie, adaptándose a los tiempos que corren."Ahí es donde está el negocio", señala dando un cierre perfecto para la exposición de sus ideas sobre el género y su aspecto comercial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.