Piden que sea enjuiciada la banda de "robavalijas" del aeropuerto de Ezeiza

Fuente: Archivo
Los acusados son empleados de una empresa de seguridad y de otra de limpieza
(0)
2 de abril de 2018  

El fiscal federal de Lomas de Zamora Leonel Gómez Barbella pidió que 14 empleados de una empresa de seguridad y de una de limpieza que operan en el aeropuerto de Ezeiza vayan a juicio acusados de integrar una banda que robaba objetos de valor de las valijas de pasajeros que viajaban a los Estados Unidos para venderlos.

Los imputados trabajaban en la empresa GPS SA, encargada de la seguridad del equipaje de la Terminal C, y en Lessiver, la firma de limpieza asignada al área. Según informaron fuentes judiciales a la agencia de noticias Télam, dos de los sospechosos están acusados de ser los jefes de la banda y a los 12 restantes se les asignan distintos roles de participación. El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena deberá resolver el pedido.

Según la fiscalía, Sebastián Cigliutto, de 36 años, y Adrián Vieiro, de 32, están acusados de liderar la asociación ilícita. Al primero se le imputa encargarse de la sustracción de los objetos de valor de los pasajeros; al segundo, su venta a través de Internet o entre conocidos.

Los otros imputados son Matías Torres, de 30 años; Fernanda Quirce, de 30; Pablo López, de 31; Martín Loidi, de 33; Miguel Ángel Desanzo, de 28; Gastón Verea, de 29; Leonardo Obregón, de 26; Adrián Sosa, de 26; Marcelo Pereyra, de 44; Carlos Fiori, de 30; Liz Delgadillo González, de 23, y Carmen González de Delgadillo, de 47.

La investigación se inició el 22 de enero de 2016, cuando personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) encontró afuera de la Terminal C un bolso negro apoyado sobre un paredón, que contenía una cámara digital, un celular, una cámara GoPro, una tablet, un reproductor de mp3, un cargador, una billetera, un par de anteojos y una campera de la firma GPS.

La investigación permitió identificar, a través de las cámaras de seguridad, la maniobra delictiva que se desplegaba sobre el equipaje de Aerolíneas Argentinas controlado por GPS entre su despacho en el check-in hasta su carga en las bodegas de los aviones, entre septiembre y diciembre de 2016.

Según la acusación, cuando el operador del escáner detectaba alguna valija cuyo contenido le llamaba la atención, la apartaba del resto con la precaución de colocarla en un lugar fuera del alcance de las cámaras. Una vez allí la abría y robaba los elementos de valor, tras lo cual, la colocaba en el carro que la trasladaría al avión; al tiempo que un grupo de compañeros se encargaba de vigilar el lugar y permanecer de "campana".

Los empleados infieles escondían los objetos sustraídos en sus bolsos o entre sus ropas para pasar, sin levantar sospechas, por el puesto de control de la PSA antes de salir a la zona común de la terminal. Posteriormente, almacenaban los valores en sus propios lockers en GPS y, finalmente, los llevaban a sus casas para venderlos.

Según se informó, a las imágenes de las cámaras se sumaron escuchas telefónicas realizadas a los sospechosos, en las que hablaban de la venta de los objetos que robaban -se jactaban de ello- y de las ganancias que obtenían.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?