Un lunes del Masters de Augusta: el día en que los espectadores festejan cómo hace patito la pelota en el hoyo 16

Dustin Johnson, GaryWoodland y TyrrellHatton se prueban en el hoyo 16
Dustin Johnson, GaryWoodland y TyrrellHatton se prueban en el hoyo 16 Crédito: @TheMasters
Gastón Saiz
(0)
2 de abril de 2018  • 18:29

AUGUSTA.- La euforia del público norteamericano por el Masters de Augusta no comienza con la primera vuelta del jueves, sino el mismo lunes, cuando los fans recorren toda la cancha y tienen la posibilidad de sacarse fotos en cualquier rincón del célebre trazado de magnolias y azaleas. Fuera del uso de los celulares -prohibidos en el ingreso- los espectadores invaden los tees de salida en el primer día de práctica y deliran con algunas circunstancias especiales. Por ejemplo, con el regreso de Tiger Woods, que volverá a la acción en el primer Major del año después de estar ausente en las dos últimas realizaciones.

Hoy, bastó que el ex Nº 1 se dirigiera del vestuario a la salida del primer hoyo para que los "patrons", como se los llama a quienes tienen su entrada, empezaran a gritar y a aplaudir por su sola presencia, que le agrega una vibración especial a este torneo que logró cuatro veces, récord que lo convierte en el máximo ganador en actividad. Además, fue elocuente el entusiasmo desbordante de Sergio García, defensor del título, felicitado por mucha gente a su paso a un año de su primera conquista grande. El castellonense vive un cara y ceca respecto de su consideración a este torneo, porque llegó a odiarlo en 2009, al creerlo demasiado injusto, pero después de llevarse el saco verde en 2017 entabló un idilio con el Masters para siempre. Y hoy, liberado de cualquier presión o viejo trauma, no duda en intercambiar chanzas con amigos y conocidos del PGA Tour.

En tanto, Angel Cabrera transcurrió la jornada en el driving range y este martes, fiel a su costumbre, hará 9 o 18 hoyos por la mañana, según lo que le marquen sus sensaciones en el swing. Una vez más, como todos los años, se instaló en su casa alquilada en la localidad de Martinez, cerca de Augusta, y está acompañado por su hijo Federico, su amigo cordobés Carlos Seculini -el hijo de Armando, que cumplió 90 años y sigue trabajando en el viejo almacén de VIlla Allende- y Charlie Epps, el texano que es una mezcla de consejero e instructor, y que lo guió a la gloria en el US Open 2007 y el Masters 2009. Su representante Manuel Tagle refleja lo que el mismo Pato comenta cada vez que llega a este campo: "Es como su casa, como jugar en VIlla Allende. Al margen de que no está consiguiendo resultados, anda con buen ánimo".

Las mayores emociones de hoy se vivieron en el hoyo 16, como suele ocurrir en los días de práctica. A la gente le gusta observar a los jugadores con talante distendido y qué mejor que ese par 3, en donde prueban hacer patito con la pelota a lo largo de la laguna para subirse al green e intentar un hoyo en uno. De hecho, el veterano español José María Olazábal dejó la pelota a menos de un metro, un buen motivo para la ovación y el aplauso, reacción común hasta en el arranque de la semana.

El intento de José María Olazábal, muy cerca

Si Woo Kim

El trío integrado por Dustin Johnson, Gary Woodland y Tyrrel Hutton

Jordan Spieth

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.