0

Emoción en China: perdieron a su hija cuando tenía tres años y la reencontraron 24 años después

Kang Ying, de 27 años, se reunió con su madre el martes
Kang Ying, de 27 años, se reunió con su madre el martes Crédito: THECOVER.CN
0
3 de abril de 2018  • 12:15

PEKÍN.- Nunca se rindieron. Ni por un solo segundo un matrimonio de la ciudad china de Chengdu dejó de buscar, durante 24 años, a su hija Qifeng, desaparecida cuando tenía tres años y de quien jamás tuvieron noticias.

Wang Mingqing y su mujer Liu confiaban en que la marea del destino, así como se la había llevado, la traería de vuelta. Y lo hizo, en un golpe de suerte que reunió a la familia de una vez y para siempre y conmovió al país.

Según relató la BBC, la odisea familiar se remontaba a 1994. Fue el punto de partida de una búsqueda que incluyó el recurso ortodoxo de las investigaciones policiales, con otros medios mucho menos habituales. Como la insólita decisión del padre de hacerse taxista para dar con ella, quizás, en algún recorrido al azar por las calles de la ciudad.

Durante años, Wang Mingqing repartió folletos en los que solicitaba información sobre su hija desaparecida.
Durante años, Wang Mingqing repartió folletos en los que solicitaba información sobre su hija desaparecida. Crédito: CFP

"Un día, mi hija podría ser justo la persona sentada en mi auto", decía Wang. Sus chances eran casi tantas como ganar la lotería. Pero contaba con que los pasajeros pudieran ayudarlo con datos, pistas, información. Alguien podía darle una punta que le permitiera desandar el camino hasta su hija.

En el asiento de atrás llevaba un cartel contando su historia, y a falta de fotos de Qifeng adulta, ponía una foto de su hermana menor, lo más parecido que tenía a mano.

La policía hizo lo suyo. A lo largo de los años creyó dar más de una vez con la chica perdida, o con alguien con chances de serlo. Pero los exámenes de ADN, infalibles a la hora de confirmar los vínculos, diluían sistemáticamente la ilusión que despertaba el hallazgo de las chicas.

Kang Ying voló a Chengdu con su esposo e hijos para conocer a sus padres
Kang Ying voló a Chengdu con su esposo e hijos para conocer a sus padres Crédito: THECOVER.CN

Las estrategias de Wang y su familia, que además del taxi posteaban su historia en las redes sociales y dejaban volantes en las columnas de la calle y los mostradores de los negocios, completaban el abanico de recursos.

Wang y su mujer eran vendedores de fruta en la ciudad de Chengdu. Un día fue a pedir cambio para un cliente a un puesto vecino y cuando volvió minutos después su hija ya no estaba.

Citando a los medios chinos, la BBC señaló que la historia dio un vuelco el año pasado y las dos partes separadas de la familia comenzaron el camino del reencuentro.

Un dibujante de la policía, de los que hacen identikits, trabajó con Wang para hacer una ilustración lo más precisa posible de cómo se vería su hija en la actualidad. Y lo hizo tan bien que cuando comenzó a circular en las redes fue Qifeng quien un buen día se vio de pronto a sí misma. En ese entonces vivía en la otra punta del país y se llamaba Kang Ying. Así la habían llamado toda su vida, o casi.

Los seguidores le dieron ramilletes de flores
Los seguidores le dieron ramilletes de flores Crédito: THECOVER.CN

Fue Qifeng quien esta vez tomó la iniciativa y entró en contacto con sus padres. Tenía marido y dos hijos. El ADN confirmó más tarde lo que a esa altura todos sabían. ¿Acaso no tenía la misma marca que su hermana en la frente, y la misma tendencia a sentir náuseas cada vez que lloraba?

"De ahora en adelante, tu papá va a estar acá -le dijo Wang en el reencuentro-. No vas a tener que preocuparte por nada. Papá te va a ayudar".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.