srcset

Fotos del día

Tras 50 años de su muerte, los norteamericanos creen que los reclamos de Martin Luther King no fueron cumplidos

Rubén Guillemí
(0)
4 de abril de 2018  • 07:37

Había un país tan diferente antes de la lucha de Martin Luther King por los derechos civiles de los negros, que 50 años después de su asesinato resulta tan inimaginable aquella realidad como constatar que medio siglo más tarde el color de la piel continúa signando destinos en Estados Unidos.

El líder junto a su esposa, Coretta, y tres de sus cuatro hijos
El líder junto a su esposa, Coretta, y tres de sus cuatro hijos Fuente: Archivo

  • Hasta 1956, un negro no podía sentarse junto a un blanco en el ómnibus, ni ir a las mismas escuelas, los mismos restaurantes o lugares públicos.
  • En la práctica, los negros no votaron hasta 1964. Hasta entonces eran intimidados, perseguidos y hasta asesinados cuando intentaban empadronarse.
  • Hasta 1965, un inmigrante blanco europeo tenía más posibilidades que un africano de obtener la nacionalidad, según el sistema de cuotas vigente que priorizaba a los blancos y europeos.
  • Legalmente, los blancos pudieron negarse a vender su vivienda a un negro en razón de su color de piel hasta 1968.

El 28 de agosto de Martin Luther King, pronuncia su discurso
El 28 de agosto de Martin Luther King, pronuncia su discurso Fuente: Archivo

El final de todo ese sistema fue gracias a la lucha no violenta encabezada por King, y que le valió en 1964 el Premio Nobel de la Paz.Pero más de 50 años después de su muerte, encuestas recientes muestran que el histórico discurso de 1963 en Washington -en el que pronunció la icónica frase "Yo tengo un sueño"- tiene aún varios asuntos pendientes.

Martin Luther King lee un diario mientras se prepara para su discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz
Martin Luther King lee un diario mientras se prepara para su discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz Fuente: Archivo

"Yo tengo un sueño: que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter", dijo King en la escalinata del monumento a Lincoln, en Washington, ante 300.000 personas, aquel 28 de agosto. Pero mientras el 12% de la población de Estados Unidos es hoy afroamericana, el número de negros en prisión alcanza, por ejemplo, el 35% de la población carcelaria.

Durante el histórico discurso
Durante el histórico discurso Fuente: Archivo

Y si bien hoy no existe hoy discriminación racial para poder votar, Estados Unidos es uno de los pocos países que niega a las personas con condenas penales el derecho a votar después de su liberación. Hoy se estima en general que hay más de 6 millones de personas privadas de sus derechos debido a una condena por delito grave, según un estudio de The Sentencing Project. Pero ese mismo estudio indica que uno de cada 13 afroamericanos en edad de votar está privado de sus derechos, una tasa más de cuatro veces mayor que la de los no afroamericanos.

Martin Luther King es recibido con un beso por su esposa Coretta después de dejar la corte en Montgomery
Martin Luther King es recibido con un beso por su esposa Coretta después de dejar la corte en Montgomery Fuente: Archivo

Así, según una encuesta de la agencia AP y el Center for Public Affairs Research (NORC), 7 de cada 10 negros piensan que hubo "poco o ningún progreso" desde la muerte de King, cuando James Earl Ray, un segregacionista blanco, lo asesinó el 4 de abril de 1968 a las seis de la tarde en un balcón del Lorraine Motel en Memphis, Tennessee.

Más de 250.000 personas se acercaron al Capitolio para escuchar su histórico discruso
Más de 250.000 personas se acercaron al Capitolio para escuchar su histórico discruso Fuente: Archivo

El éxito de la no violencia

La lucha de este pastor bautista nacido en Atlanta en 1929 y graduado en Sociología comenzó a tomar notoriedad a partir de 1955, cuando en su ciudad, Montgomery, fue arrestada Rosa Parks, una mujer negra de 42 años, tras negarse a ceder su asiento de ómnibus a un hombre blanco. King decidió iniciar entonces una protesta no violenta en contra de la segregación racial.

Martin Luther King cruza el puente Edmund Pettus, junto a sus seguidores durante una protesta; tras cruzar fueron detenidos violentamente por la policía que les impidió el paso con garrotes y gases lacrimógenos
Martin Luther King cruza el puente Edmund Pettus, junto a sus seguidores durante una protesta; tras cruzar fueron detenidos violentamente por la policía que les impidió el paso con garrotes y gases lacrimógenos Fuente: Archivo

Aprovechando su autoridad como pastor, invitó a la población negra de la ciudad a no usar el transporte público hasta que se pusiera fin a ese tipo de discriminación. Un año después del comienzo del boicot, se declaró ilegal la segregación racial en los transportes públicos de la ciudad. En sus campañas por los derechos civiles King sufrió encarcelamientos, intentos de asesinatos y hubo también numerosas víctimas entre sus seguidores.

Fuente: Archivo

Pero su lucha comenzó a darle una proyección nacional que alcanzó su punto máximo en la multitudinaria marcha por Washington de 1963.

El Congreso y el presidente Lyndon Johnson se vieron forzados a ceder a los reclamos que llevaron a la aprobación de la Ley de Derechos Civiles en 1964 que garantizó a toda los norteamericanos la posibilidad de votar, luego la Ley de Servicios de Inmigración y Nacionalidad, de 1965, y la Ley de Vivienda Justa, de 1968.

El 22 de abril de 1965, Martin Luther King, recibe aplausos después de terminar un discurso en la sesión conjunta de la Legislatura de Massachusetts en Boston
El 22 de abril de 1965, Martin Luther King, recibe aplausos después de terminar un discurso en la sesión conjunta de la Legislatura de Massachusetts en Boston Fuente: Archivo

Para entonces, Martin Luther King había ampliado su lucha más allá de la cuestión racial, y se había convertido en uno de los líderes contra la Guerra de Vietnam.

Pero todas sus campañas estuvieron siempre marcadas por la consigna de la no violencia inspirada en Mahatma Gandhi.

Martin Luther King junto a otros líderes, se asoma al balcón del hotel Lorraine, un día antes de ser asesinado en el mismo lugar el 4 de abril de 1968
Martin Luther King junto a otros líderes, se asoma al balcón del hotel Lorraine, un día antes de ser asesinado en el mismo lugar el 4 de abril de 1968 Fuente: Archivo

Frente del motel Lorraine, imagen tomada el 24 de febrero de 2018 en Memphis, Estados Unidos. Caía la tarde cuando Martin Luther King se asomó al balcón del motel, uno de los pocos que acogía a negros. Eran las 18:01 de 4 de abril de 1968, una sola bala y una hora después estaba muerto
Frente del motel Lorraine, imagen tomada el 24 de febrero de 2018 en Memphis, Estados Unidos. Caía la tarde cuando Martin Luther King se asomó al balcón del motel, uno de los pocos que acogía a negros. Eran las 18:01 de 4 de abril de 1968, una sola bala y una hora después estaba muerto Crédito: Dpa

Fue así que en sus últimas palabras, tras haber sido herido de muerte en Memphis, no hubo odio ni resentimiento. Mientras agonizaba le dijo al músico Ben Branch, que iba a actuar esa noche durante una asamblea religiosa: "Ben, prepárate para tocar Precious Lord, Take My Hand ( Precioso Señor, toma mi mano) en la reunión de esta noche. Tócala de la manera más hermosa".

Su familia marcha durante el funeral en abril de 1968
Su familia marcha durante el funeral en abril de 1968 Fuente: Archivo

Fotos: Archivo

Edición fotográfica: Fernanda Corbani

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.