0

Del aplauso a las incógnitas que abre La Legión

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
0
4 de abril de 2018  

Hay que aplaudir cuando varios de los mejores tenistas argentinos de la historia se unen para encarar un proyecto en común. Aplaudir porque el tenis es un deporte históricamente dividido y divisor, aplaudir porque La Legión no había mostrado hasta ahora interés por la parte menos glamorosa del tenis y aplaudir porque el paso al frente de Agustín Calleri y compañía permite que la AAT tenga verdaderas alternativas. O gobierna José Luis Clerc como continuidad de la gestión actual y con apoyo a distancia de Guillermo Vilas o lo hace La Legión.

La lista de Calleri combina adrenalina, buenas ideas y ex jugadores que sorprenden por la transformación que experimentaron desde que dejaron el circuito. Ahí está Guillermo Coria, delgadísimo y repleto de ideas, que habla del tenis social y juvenil con una pasión y un conocimiento poco habituales en un ex jugador. Ahí está José Acasuso, tímido y parco en su época de tenista y articuladísimo hoy al analizar por qué pasa lo que pasa y cómo solucionarlo. Están también Mariano Zabaleta -encendido, por momentos un torbellino-, la serenidad de Florencia Labat y la experiencia política de Calleri, al que nadie podría llamar hoy "Gordo", el apodo de sus épocas de jugador.

Calleri, en el centro, rodeado por su grupo de colaboradores
Calleri, en el centro, rodeado por su grupo de colaboradores Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Gómez

No son los únicos, pero sí las cabezas visibles. ¿Está la ex Legión capacitada para gestionar? La pregunta es razonable, y poco debería importarles si lo están o no los integrantes de la lista de Clerc. ¿Quiere Calleri ser el presidente que transforme una Asociación Argentina de Tenis (AAT) históricamente anémica en recursos e imaginación a la hora de explotar el potencial del que es uno de los deportes más populares del país?

Sí, quiere, claro que quiere. No le vendría mal, entonces, ir precisando detalles de su potencial acción de gobierno. Ni siquiera el oficialismo se atreve a negar que la AAT tiene un problema económico serio, y la pregunta que surge enseguida es la de quién manejará los recursos, quién será el tesorero. "No tenemos a alguien definido", dicen Calleri y cía, que tienen una gran propuesta central: instalar una figura que convierta al tenis en un deporte más placentero y con menos angustias para niños y adolescentes en el nivel de clubes. Enorme y necesaria misión. ¿Quién sería esa persona? "No la tenemos aún", es la respuesta.

Ahí está el desafío: a un mes de las elecciones. La lista de Calleri necesita demostrar que no sólo se nutre de notables extenistas, sino también de un plan desarrollado en detalle.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.