0

Para Paulo Dybala se acabó una Champions League en la que Cristiano Ronaldo brilla cada vez más

Paulo Dybala se fue expulsado en Turin
Paulo Dybala se fue expulsado en Turin Fuente: Reuters
Claudio Mauri
0
3 de abril de 2018  • 23:59

Se acabó la Champions League para Paulo Dybala . ¿Habrá Mundial para el cordobés? El partido que por trascendencia y significado podía servirle de puente en tránsito hacia Rusia lo dejó en la cuneta por haber equivocado el camino. En lugar de ser decisivo en el juego o con goles, quedó marcado por una expulsión, la primera en su carrera, en una instancia en la que se esperaba justamente lo contrario de alguien de su talento y capacidad.

Lo fue consumiendo la ansiedad y la impotencia a Dybala. Juventus ya ganaba 2-0 con un Cristiano Ronaldo imperial, esplendoroso, autor de un gol de chilena para enmarcar. A Juventus se le iba la eliminatoria por los cuartos de final y encima se quedó sin Dybala, que, aturdido por la autoridad que mostraba el campeón Real Madrid, pecó más de imprudente que de violento.

Le había salido casi todo mal al exInstituto y terminó peor. Estaba amonestado desde el primer tiempo por simular una falta dentro del área. El partido le había hecho sentir el rigor; recibió cuatro foules, tantos como Gonzalo Higuaín, los dos futbolistas del encuentro que sufrieron más infracciones. Dybala fue a disputar una pelota aérea con la pierna en alto, muy probablemente sin percibir que también iba Carvajal, al que terminó golpeando. Segunda amarilla y una tarjeta roja que recibió con más resignación que bronca. Más que ensayar una protesta, abrió los brazos y volteó la cabeza en una muestra de pesar.

En 36 partidos de esta temporada, Dybala ni siquiera tenía una amonestación. Y su única expulsión en primera había sido con el seleccionado argentino, por las eliminatorias ante Uruguay, cuando debutó Edgardo Bauza. Esa vez también se le fue la pierna sin mala intención.

Para el cordobés fue un encuentro frustrante en medio de imprecisiones y roces. Provocó una amarilla de Sergio Ramos cuando encaraba hacia el área, pero en esa misma acción le dio un manotazo en la cara al zaguero al estirar el brazo.

Inició varias jugadas y se mostró activo, pero no tuvo justeza ni tranquilidad en los últimos 25 metros. De sus cuatro remates al arco (ninguno entre los tres palos), dos fueron de tiro libre, una especialidad en la que convirtió ocho goles desde que está en Juventus, tres esta temporada. Las dos ejecuciones de ayer dieron en la barrera; una salió apenas desviada junto a un poste. No le salió nada. Dybala, que alguna vez declaró su admiración por la manera en que Juan Román Riquelme remataba los tiros libres, suele quedarse después de los entrenamientos a ejercitarlos junto con el bosnio Pjanic, suspendido y a quien Juventus extrañó mucho por su condición de mejor asistente de la temporada.

Mientras el técnico Massimiliano Allegri lo defendió ("Dybala hizo un buen partido, armó jugadas, remató; la expulsión fue una desgracia involuntaria"), en algunos foros de hinchas lo cuestionaron por no haber estado a la altura en uno de esos partidos que marcan el año, un déficit que ya le apuntaron en la final de la Champions que Real Madrid ganó por 4 a 1.

Un tanto relegado en los últimos meses en la consideración de Jorge Sampaoli, Dybala no tuvo el partido que lo meta automáticamente dentro de la lista. Se agranda el interrogante sobre su convocatoria a 73 días del comienzo del Mundial. No fue más positivo el rendimiento de Gonzalo Higuaín, con la diferencia de que su presencia en Rusia está menos en duda para el entrenador de Casilda.

Pipita también se desgastó sin sacar rédito. Estuvo muy cerca del gol al conectar un centro de tiro libre de Dybala que Navas el despejó en gran reacción. Luchó a destajo contra Varane y Sergio Ramos, pero le costó encontrar espacios para sacar el remate.

Juventus acusó la ineficacia de los dos delanteros argentinos. Entre Dybala (22) e Higuaín (22) convirtieron casi el 50 por ciento de los goles (44 de 89) en la temporada.

Tras la expulsión de Dybala, Real Madrid convirtió el tercero a través de Marcelo y cerca estuvo de ampliar la goleada. Es muy particular el historial entre ambos clubes en la competencia europea más importante: Real Madrid se impuso las dos veces que se enfrentaron por el título, pero Juventus lo eliminó en las últimas cuatro ocasiones que se encontraron en play-off. Ahora el bicampeón se tomó un desquite en toda regla; el cotejo de vuelta del miércoles próximo en el Santiago Bernabéu no debería pasar de algo anecdótico. O de provecho para que Cristiano Ronaldo extienda su colosal carrera de goleador.

Así como Lionel Messi, con dos tantos en el Camp Nou, había llevado a que Barcelona fuera el único equipo que había vencido a Juventus en esta Champions, la segunda derrota de la Vecchia Signora estuvo estrictamente ligada a la otra gran figura del fútbol mundial, este Cristiano Ronaldo que lleva una década codo a codo con el rosarino.

El portugués puso rápidamente en ventaja a Real Madrid. Antes de se que cumplieran tres minutos conectó de primera una asistencia de Isco, que seguramente a partir de su gran actuación en el 6-1 sobre la Argentina se ganó una titularidad que Zidane le venía retaceando. Acertó Zizou porque el media-punta repartió juego y mostró tanta clase como contra el equipo de Sampaoli.

Suma 119 goles Cristiano por la Champions. Nadie convirtió más que él, y difícilmente -habría que revisar en el rico catálogo de Messi- se encuentre uno más espectacular que el que hizo con una chilena tan acrobática como artística.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.