Cómo blanquear los dientes: muchos mitos y algunas verdades

Mitos y verdades al blaquear los dientes
Mitos y verdades al blaquear los dientes Crédito: shutterstock.com
Pablo Seoane
(0)
4 de abril de 2018  • 11:56

Las recomendaciones respecto de cómo blanquear los dientes, abundan tanto en la web, como entre los clásicos consejos caseros, aunque los especialistas consultados advierten sobre los peligros que conllevan esas prácticas erosivas y abrasivas para el esmalte dentario. Su efectividad no sólo es un mito popular, si no que además es nociva para la salud bucal .

El diente está formado por 3 capas principales: la externa llamada esmalte; la intermedia, dentina y la interna, denominada pulpa. La dentina es la que le da la coloración. En tanto, el esmalte es la parte más visible del diente, cuyo tejido es el más mineralizado del cuerpo y es el mismo que se tiene durante toda la vida. A diferencia de otros tejidos que están en constante remodelación, este no se regenera. Por lo tanto, con el transcurrir del tiempo, su apariencia cambia y el color del tejido subyacente (la dentina) se torna más oscuro.

Mitos al blanquear los dientes de modo natural

Bicarbonato de sodio, jugo de limón, vinagre de manzana, aceite de coco, son algunos de los tantos elementos recomendados para blanquear los dientes. "Existen en el mercado productos blanqueadores de venta libre, recetas caseras de sustancias abrasivas como el bicarbonato y erosivas como el jugo de limón. Estos productos pueden desgastar el esmalte, un tejido dentario que no se repone. Como así también producir lesiones en tejidos blandos. Uno de los síntomas más comunes es la hipersensibilidad. (dolor al frío y al calor)", precisa la Dra Adriana Pistochini de la Dirección Nacional de Salud Bucal de la Universidad Maimónides.

En tanto, el Dr. Pablo Manuel Diez (MN 36169) explica que "al raspar la pieza dentaria durante su cepillado con esos elementos, genera un micro desgaste que hace que la pieza pierda sustancia en su estructura y pueda visualizarse un 'blanqueamiento', pero no es un blanqueamiento como tal, sino que se puede apreciar un color más claro (en muy pocos casos) pero a costa de la pérdida de estructura dentaria".

Blanquear los dientes con el odontológico

En cuánto al blanqueamiento realizado por profesionales, también hay que tomar ciertos recaudos. "Quienes están capacitados para estos tratamientos son los odontólogos que deben aplicar un producto que puede resultar agresivo sobre el diente, algo que requiere una supervisión directa" explica la Dra Pistochini. Y agrega: "El peróxido de hidrógeno y el peróxido de carbamida son las moléculas más utilizadas por los laboratorios y en ambos casos el oxígeno que desprenden es el que blanquea el diente. Los avances han permitido que el producto se mejore impidiendo que los peróxidos penetren en las capas profundas del diente, para bajar la sensibilidad que el blanqueamiento dental puede producir".

Diez, por su parte, opina: "Siempre es necesaria una correcta comunicación entre el profesional y el paciente. Que el doctor explique hasta que punto el blanqueamiento puede funcionar. Ya que si bien muchas veces se obtienen muy buenos resultados, el problema es la expectativa de aquellos pacientes que llegan con ideas de dientes blancos relucientes (como los que se ven en la TV) y esos son tratamientos distintos al blanqueamiento (prótesis, carillas, coronas)".

Pistochini resalta que antes de hacer el tratamiento es necesario un control odontológico para constatar la ausencia de caries, patología periodontal o cualquier otra afección bucodental ya que, de lo contrario, los efectos pueden ser perjudiciales. Además, es conveniente realizar una limpieza dental.

Por qué se oscurecen los dientes

Prestar mucha atención y preguntar todo antes de intentar blanquear los dientes
Prestar mucha atención y preguntar todo antes de intentar blanquear los dientes Crédito: https://www.shutterstock.com/d

Las piezas dentarias pueden oscurecerse tanto por traumatismos de la pieza dentaria, que conllevan a la morbilidad de su pulpa (nervio) y de esta forma sufre a lo largo del tiempo una decoloración grisácea. Por la edad natural de la pieza que cambia de color a medida que pasa el tiempo. Como también por los medicamentos que producen pigmentaciones a nivel interno del diente, como la tetraciclina, los antibióticos o los colutorios con clorhexidina.

Asimismo, por factores como alimentos con pigmentos naturales propios y/o con colorantes artificiales muy fuertes. Entre ellos: mate, te, vino, jugos instantáneos, caramelos. También por las bacterias cromófobas, que se encuentran dentro de la cavidad oral y que incluyen en su organismo los pigmentos de los alimentos. Y el cigarrillo, además de lo nocivo que es para la salud en general.

El correcto cepillado ayuda

"La blancura dentaria es propia de cada individuo. Así como lo es el color de piel o las huellas digitales. Algunas personas tienen los dientes más blancos, otros más grises o amarillos. El cepillado es fundamental para mantener ese color propio", explica el Dr. Pablo Diez. En el mismo sentido, la Dra. Pistochini recomienda realizar el cepillado después de cada comida y fundamentalmente el de la noche. Antes de dormir, para eliminar el biofilm de placa y restos de alimentos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.