Represalia: China pondrá 25% de arancel a la soja de EE.UU.

Los precios de la soja caen en la Bolsa de Chicago, tras el anuncio de que China impondrá un arancel del 25
Los precios de la soja caen en la Bolsa de Chicago, tras el anuncio de que China impondrá un arancel del 25 Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
4 de abril de 2018  • 11:41

No por previsible la noticia dejó de tener impacto en el mercado. El gobierno de China, a través del Ministerio de Comercio, anunció que impondrá un arancel del 25% a las importaciones estadounidenses de soja (entre otros 106 productos que incluyen también al maíz, al trigo, al algodón y al sorgo) y las pizarras de la Bolsa de Chicago reaccionaron en forma inmediata con bajas que hasta 16 dólares por tonelada sobre los precios de la oleaginosa en la rueda nocturna, que ahora se moderan a un rango de 8 a 11 dólares.

La medida, que se enmarca en la "guerra comercial" iniciada por el gobierno de los Estados Unidos a partir de la imposición de aranceles a diversos productos procedentes de China, era la carta que las autoridades chinas guardaban para "jugar" cuando las gestiones diplomáticas llegaran a un punto muerto, dada la relevancia del intercambio comercial que implica la oleaginosa para ambos países, con negocios por cerca de 35 millones de toneladas en 2017, por más de 14.000 millones de dólares.

Desde Chicago, y en plena ebullición del inicio de la rueda formal tras las fuertes bajas registradas en el segmento nocturno del mercado estadounidense, Charlie Sernatinger, jefe Global de Futuros de Granos de ED&F Man Capital Markets Inc, dijo a LA NACION que la reacción del mercado resulta "previsiblemente bajista", aunque añadió que la dimensión de los quebrantos en la rueda nocturna lo sorprende dado que estaba dentro de las posibilidades desde hacía ya un buen tiempo.

"China importará este año cerca de 100 millones de toneladas de poroto de soja. Las exportaciones brasileñas totales rondarán los 70 millones de toneladas; la Argentina podrá vender 6 millones este año, en tanto que Paraguay podría negociar unos 5 millones. Es evidente que China deberá comprar soja estadounidense en algún momento", explicó el especialista.

Y agregó que hoy los grandes interrogante son si la medida anunciada desde China entrará efectivamente en vigor y, en ese caso, cuándo.

Sernatinger advirtió que la decisión del gobierno de China no sólo podría tener un impacto negativo sobre los Estados Unidos, por las potenciales menores ventas de soja, sino que también tendría un efecto negativo sobre "las industrias procesadoras chinas, cuyos márgenes de molienda colapsarían" hasta niveles que podrían implicar quebrantos para muchas empresas abastecedoras de harina para la alimentación animal.

-China planea aumentar los subsidios para los productores de soja, pero incrementar la producción llevará muchos años, ¿cómo va a compensar la menor entrada esperada de soja de EE.UU.?

-No puede. La soja que China produce no va a la molienda, son porotos para tofu, comestibles y no modificados genéticamente. Los rendimientos son bajos, de alrededor de 1,7 toneladas por hectárea, y la rentabilidad está muy por debajo del maíz. No hay manera de que puedan reemplazar 20 o 30 millones de toneladas de importaciones de soja de los Estados Unidos.

Para Sernatinger, que a diario comercializa materias primas estadounidenses, "el gran ganador de todo este movimiento del mercado será Brasil", en un contexto de otra cosecha récord en el país sudamericano, con previsiones privadas que ubican el volumen de la campaña 2017/2018 entre 115 y 119 millones de toneladas y que elevan el saldo exportable -entre los más optimistas- hasta un nivel inédito de 75 millones de toneladas.

Brasil, el gran ganador

Desde San Pablo, Ana Luiza Lodi, analista de mercados de la filial brasileña de la estadounidense INTL FCStone, dijo a LA NACION que para el mercado brasileño la noticia implica acelerar "la tendencia hacia un fortalecimiento aún mayor de los premios sobre la soja de Brasil (precios superiores a los vigentes para el producto de otros países), como consecuencia de una mayor demanda por parte de China".

Y añadió que además de los precios más elevados, "China podría tornarse aún más dependiente de la soja brasileña. En 2017, los chinos compraron 53,80 millones de toneladas a Brasil, sobre un total de las exportaciones brasileñas de 68,15 millones". Para INTL FCStone, el saldo exportable 2017/2018 será de 70 millones.

Para la Argentina, en cambio, los beneficios serían muy limitados, dado que producto de la sequía y de la fuerte caída del volumen de la cosecha las ventas externas de soja sin procesar no superarían los 6/7 millones de toneladas, contra niveles que han llegado hasta los 9/10 millones. El resto de la producción será destinada a abastecer la molienda doméstica y será comercializada como harina y aceite.

En medio de todo el revuelo generado por la medida anunciada por el gobierno chino, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) comenzó la jornada hoy con la confirmación de una nueva venta de soja estadounidense a China por 129.000 toneladas. Una comunicación que en un día normal implicaría un dato alcista, pero que hoy no es tenida en cuenta por ninguno de los operadores, en una rueda donde lo principal será hacer un "control de daños" frente a la caída de los precios.

Por: Dante Rofi
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios