0

Para la AFIP, la petrolera de Cristóbal López debe ir a la quiebra

Hugo Alconada Mon
Hugo Alconada Mon LA NACION
Sostuvo que es la mejor opción para conservar el patrimonio de Oil Combustibles; estima que el salvataje es inviable
Sostuvo que es la mejor opción para conservar el patrimonio de Oil Combustibles; estima que el salvataje es inviable Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Manera
0
4 de abril de 2018  • 15:44

La debacle del imperio de Cristóbal López entró en la recta final. Para la Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP ), la mejor opción -o la menos mala- es que quiebre la petrolera Oil Combustibles, el motor del Grupo Indalo, que se acercó así otro paso hacia su implosión.

La AFIP planteó su posición a través de un escrito que presentó ante el juez del concurso, Javier Cosentino, quien evaluará ahora los pasos a seguir en el expediente, tras levantar la audiencia prevista para hoy en la que López debía comunicar si estaba dispuesto a inyectar nuevos fondos, apoyar un salvataje o dejar que cayera.

Esa audiencia ya no será necesaria. A través de uno de sus abogados, Eduardo Favier Dubois, López y su socio Fabián de Sousa apoyaron el planteo de los interventores judiciales que recomendaron intentar un salvataje de último momento (cramdown). Es decir, que uno de los acreedores o cualquier interesado, incluso inversores extranjeros, pueda quedarse con Oil.

Según Favier Dubois, corresponde "la inmediata apertura del salvataje" de la petrolera, cuyos problemas adjudicó a la AFIP, a la Justicia y a la prensa, que le causó un "inmenso" daño reputacional, "derivado de la desmesurada repercusión mediática de los avatares del Grupo Indalo".

Para la AFIP, ya es tarde para intentar ese salvataje dado el complicado cuadro general que trazaron, la semana pasada, los interventores Francisco Cárrega, Liuba Lencova y Carlos Bianchi. Le informaron al juez que la petrolera acumula más deuda cada día, que se suma a los miles de millones de pesos en impuestos impagos que arrastra desde hace años, además de con sus proveedores, sin perspectivas concretas de mejoría.

"En atención al crudo escenario descripto por los interventores, frente a las dos alternativas planteadas (inicio del proceso de salvataje o declaración de quiebra sin más)", indicó la AFIP en su escrito al juez, "esta parte, en su carácter de integrante del comité de acreedores, que debe velar por el interés general de la masa, y ante la disyuntiva expuesta no se advierte otra opción que la quiebra directa".

Según explicó el apoderado de la AFIP, Gustavo Montilla, dictar la quiebra resultaría la forma más eficaz de conservar el patrimonio que queda y evitar que se deteriore aún más ante la falta de fondos, incluso para mantenerlo en condiciones, como también preservar miles de puestos de trabajo directos e indirectos.

Dictar la quiebra, indicó, sería "el modo menos perjudicial y dilatorio para lograr la preservación del patrimonio de la empresa, en tanto el cumplimiento de las distintas etapas del procedimiento [para intentar un salvataje] no garantizarían la interrupción o cese del deterioro patrimonial, descripto por los interventores, ante la inexistencia de fondos que permitan atender los gastos mínimos para su conservación".

Señales de continuidad

La AFIP se abstuvo, sin embargo, de pedir la quiebra de Oil de manera directa porque la normativa interna se lo impide. Para eso, antes debería tramitar 20 ejecuciones distintas contra la petrolera para, solo luego, avanzar por esa senda.

Desde la AFIP creen que con los interventores y con los dueños de la empresa a favor de un salvataje, el juez se inclinará por abrir el procedimiento decramdown y solo si fracasa disponer la quiebra.

Aun así, el escrito que presentó la AFIP resultó, en la práctica, toda una señal, también puertas adentro del organismo. Fue la primera toma de posición pública y oficial tras la salida de Alberto Abad -quien siempre fue muy duro en su posición ante López y De Sousa- y la asunción de Leandro Cuccioli.

La transición incluyó varias turbulencias. Entre otras, porque trascendieron las reuniones secretas que Cuccioli mantuvo con Ignacio Rosner, administrador del Grupo Indalo mientras López y De Sousa se encontraban tras las rejas. A esa primera turbulencia se sumó luego que varios altos funcionarios de la AFIP plantearon su decisión de marcharse con Abad, al igual que Ricardo Gil Lavedra, el abogado designado para impulsar la causa penal contra López y De Sousa.

En ambos frentes, sin embargo, Cuccioli sorteó los problemas. Dijo que se reunió con Rosner "a título informativo", para conocer y evaluar su propuesta. Y les pidió a todos los colaboradores de Abad que continúen en sus puestos para darle "continuidad" a la gestión anterior, y también a Gil Lavedra, que avanzará con una demanda contra López para que pague con sus bienes personales la deuda que Oil arrastra con el Estado.

Un grupo en problemas

  • Patrimonio: La deuda de Oil Combustibles se acumula y suma miles de millones de pesos por la retención indebida de impuestos durante varios años
  • Estrategia: La AFIP avanzará con una demanda contra Cristóbal López para que pague con sus bienes personales la deuda que Oil arrastra con el Estado

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios