0

Masters de Augusta: la intimidad de la Cena de Campeones y los hoyos en uno en el Torneo de Par 3

La celebración del nieto de Jack Nicklaus después de su hoyo en uno en el 9
La celebración del nieto de Jack Nicklaus después de su hoyo en uno en el 9 Crédito: masters.com
Gastón Saiz
0
4 de abril de 2018  • 23:59

AUGUSTA.- La Cena de Campeones y el Torneo de Par 3 son dos momentos infaltables antes de la gran cita del Masters, que este año se anticipa especialmente apasionante. El martes cerca de las 20, Angel Cabrera y el resto de los ganadores del saco verde en las últimas décadas ya estaban dispuestos a disfrutar de la comida brindada por el último campeón, tal como marca la tradición.

Sergio García quiso que todos apreciaran una cocina multicultural: primero, una ensalada internacional, con ingredientes representativos de los países de los ganadores del Masters de Augusta. Como segundo plato, la estrella: un arroz caldoso de bogavante. Y de postre, una tarta de tres leches preparada por Ángela García, su mujer. Para acompañar, vinos Albariño y Tempranillo.

Es un momento ideal para el reencuentro entre jugadores de diferentes generaciones y para el relato de historias, algunas agigantadas con el tiempo, relacionadas con tiros inolvidables y anécdotas fuera de la cancha. Jack Nicklaus, Gary Player, Tiger Woods, Vijay Singh, Trevor Immelman, Craig Stadler, Zach Johnson, Jordan Spieth, Mike Weir... todos compartieron con el castellonense, que ahora posee un locker en el vestuario del Masters. Además, por supuesto, estuvo Fred Ridley, el titular de Augusta National que vive su primer Masters como presidente de la entidad.

Muchos se vieron sorprendidos por el excelente momento personal que vive Tiger, a tono con el juego que viene demostrando. Un abismo de diferencia respecto de lo que experimentó en la Cena de Campeones del año pasado, el anticipo de un torneo que no iba a jugar debido a que estaba atravesado de dolor en una pierna y en la espalda. Anoche, Phil Mickelson, fiel a su costumbre y como también ocurría con el ex presidente Billy Payne, llenó de preguntas a Ridley respecto de los cambios realizados en el campo y la actualidad del club. Mientras tanto, Angel Cabrera contemplaba la escena sentado al lado de su mejor amigo de ese grupo, José María Olazábal.

Todo es alegría para García en este Masters, al que llegó no solo con la chaqueta verde de campeón, sino además con su hija Azalea (llamada así en honor a uno de los hoyos del campo) en sus brazos. El jugador se fotografió en Augusta con su mujer, la texana Angela Akins, y su nena nacida en marzo. A partir de este jueves le tocará defender el título de campeón.

Las emociones del Torneo de Par 3

Ya decía Arnold Palmer en 1967 que el certamen de Par 3 de los miércoles en Augusta era estrictamente el preludio y una parte importante del Masters. Esta minicompetencia de nueve hoyos mantiene una estadística a través del tiempo: ninguno de sus ganadores fue campeón ese mismo año en el torneo principal. Esta vez no habrá por qué preocuparse: el Torneo de Par 3 quedó en manos de Tom Watson (-6 total), campeón en 1977 y 1981 y que ya se retiró de este torneo. Además, Angel Cabrera jugó con el venezolano Jhonathan Vegas y el chileno Joaquín Niemann y terminó con +1.

Los momentos más importantes se dieron con el hoyo en 1 del sudafricano Dylan Fritelli en el hoyo 8 y, sobre todo con el acierto en el 9 de Gary Nicklaus, el nieto de Jack, la leyenda que es el máximo ganador de Majors (18). Pero además, se vio el blopper de Tony Finau, que después de anotar su hoyo en uno salió disparado a festejar y se dobló el tobillo en la celebración.

El festejo de Fritelli

El gran momento de Gary Nicklaus

El blooper de Finau

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.