Masters de Augusta: el regreso de Tiger Woods y un abanico de candidatos animan el torneo más pirotécnico y esperado de la historia

Después de veinte años, Tiger Woods y Phil Mickelson practicaron juntos y causaron el mayor revuelo de público, gritos y sonrisas de la semana más excitante del golf
Después de veinte años, Tiger Woods y Phil Mickelson practicaron juntos y causaron el mayor revuelo de público, gritos y sonrisas de la semana más excitante del golf Fuente: AFP
Gastón Saiz
(0)
5 de abril de 2018  

AUGUSTA.- Se alinearon los planetas en el golf mundial: la mayoría de las grandes figuras atraviesan un muy buen momento al mismo tiempo, con victorias aquí y allá en el PGA Tour y en distintos puntos del globo. Si a este factor se le agrega el sorprendente regreso de Tiger Woods, el 82º Masters que se juega desde hoy se anticipa mágico, uno de los más esperados de la historia. Con tanto contagio de inspiración, no existe mejor menú que pueda ofrecer esta cita perfumada de magnolias y azaleas.

El leadearboard, hoyo a hoyo

Tanta expectativa hay en el primer Major del año que la práctica que compartieron el martes el californiano y Phil Mickelson provocó una revolución. Sucede que no ensayaban juntos desde hacía 20 años y a partir de entonces protagonizaron una larga historia de áspera rivalidad. Poseedores entre los dos de siete sacos verdes, parece que ahora encontraron un punto de afinidad en la relación. Fortalecido el vínculo como si fuesen viejos compinches, esos nueve hoyos que jugaron frente a una multitud crearon una atmósfera de domingo; una vibración similar a un día final. Y no sería extraño que en esta ocasión haya un desempate debido a lo parejo que se perfila el torneo.

Son tiempos en los que el golf no tiene a un jugador dominante, alguien que saque una diferencia sustancial con pulso de hierro. Lejos de un monarca, hay muchos muy buenos que van superándose entre sí según avanza el calendario del circuito. Una semana brilla uno, en la siguiente otro: todos aprovechan la oportunidad para dar un golpe en el tablero y demostrar su valía. En este contexto, varios de ellos se relanzan en su condición de campeones de majors. Jason Day, contendiente dentro de este grupo de notables, lo describió perfecto, como si buceara en medio de un océano: "Hoy no hay peces enormes; hay peces entre grandes y medianos que intentan comerse unos a otros". No es casual, tampoco, que se hayan jugado 9 playoffs en 23 torneos en lo que va de la temporada, cuando se habían disputado apenas dos hasta esta fecha del calendario el año pasado.

Tiger Woods, el autodenominado "milagro andante", el crack que siente que la vida le dio una segunda oportunidad, habló sobre este empoderado field de jugadores, si vale este término de moda: "No creo que haya un claro candidato para este Masters. Hay varios muchachos que vienen jugando muy bien al mismo tiempo y esta cuestión hará al torneo más excitante. Además, aparecen desde golfistas veinteañeros hasta los que superamos los 40 como Phil (Mickelson) y yo". El veterano Ben Crenshaw, doble campeón en Augusta (1984-1995), opina: "Está todo dado para que sea un certamen fabuloso. Hay muchos que sobresalen y andan con confianza; estoy sorprendido por el nivel de juego".

¿A quién seguir los primeros dos días? Más allá de la opción obvia y atractiva de Tiger, el público que hundirá sus pies en la alfombra de Augusta National se topará frente a un dilema, ya que 10 de los primeros 20 del ranking mundial ganaron torneos en esta temporada y prometen espectáculo. Dentro de esta estadística saltan tres temas esenciales por dilucidarse: 1º) El verdadero alcance que tendrá esta asombrosa recuperación de Woods y si logrará su 15º Major luego de diez años sin festejos grandes, además de su quinta chaqueta verde. De hacerlo, después de sus achaques físicos y un problema de índole policial, significará uno de los regresos más impresionantes en la historia de los deportes. 2º) Hasta dónde llegará Mickelson (47 años), ante la chance de ser el más veterano de la historia en conquistar el Masters. El récord lo ostenta Jack Nicklaus, campeón a los 46 años, en 1986. 3º) La oportunidad de Rory McIlroy, que podría convertirse en el primer europeo en completar el Grand Slam; es decir, triunfar en los cuatro Majors de la temporada. Hasta ahora, ese círculo privilegiado desde la creación del Masters (1934) lo integran cinco supercampeones: Nicklaus, Woods, Ben Hogan, Gary Player y Gene Sarazen.

La oferta a partir del primer día de juego desbordará calidad. Dustin Johnson, el mismo que el año pasado se cayó de la escalera en la casa que alquilaba en Augusta y no pudo jugar por verse afectado en la zona lumbar, comenzó 2018 con una victoria en Kapalua, Hawaii. El bombardero de Columbia, 4º en el Masters de 2016, tendrá un desafío extra: defender el Nº 1 del ranking. Su escolta en el listado mundial, Justin Thomas, triunfó dos veces -en Corea del Sur y en el Honda Classic- además de ser el último ganador de Majors con la coronación en el PGA Championship. Thomas (24 años) es uno de los talentos de la generación del chaqueño Emiliano Grillo y ya pegó un gran zarpazo pese a su juventud: "Por suerte ya no me preguntarán si soy uno de los mejores jugadores sin haber ganado un torneo grande", bromeó el oriundo de Kentucky.

Como buen vasco que es, decidido, el español John Rahm emprendió una carrera furiosa y ya escaló al tercer puesto del ranking. El fanático de Athletic de Bilbao, de 23 años, y nacido en Barrika, de un porte similar al de Roberto De Vicenzo en su esplendor, avisó con un título en La Quinta, California, y llama mucho la atención por su voracidad ganadora: nada menos que trece top 10 en las últimas 31 participaciones en el PGA Tour. En tanto, McIlroy sobresalió en Bay Hill hace tres semanas, con un cierre a toda orquesta de 64 golpes. "Hay que abrazar y saborear la oportunidad que se te pone delante y tomarla, aunque no estoy todo el tiempo pensando en obtener el Grand Slam", jura. Bubba Watson, campeón en Augusta National en 2012 y 2014, y que luchó el año pasado con temas de salud y falta de confianza, tuvo su resurrección con un par de victorias en las últimas semanas. Artista por naturaleza, es capaz de los tiros más inverosímiles entre los pinos.

Mickelson desafió el tiempo en el WGC de Chapultepec: exhibió quizás el golf más consistente de su carrera a tres años de cumplir los 50 y después de su último triunfo en 2013. En la empatía que entabló con los mexicanos hablando español, advirtió que seguirá triunfando. En verdad, todos los pesos pesados se lucen: el inglés Justin Rose celebró en Shanghai, Jason Day en Torrey Pines, Paul Casey en Palm Harbor y Sergio García, defensor del título, continuó su bonanza en enero en Singapur, además de tres top ten en el PGA Tour. Y si bien es uno de los que no ganó últimamente, el juego de Jordan Spieth renació el domingo con el tercer puesto en Houston, para avisar que vuelve a la carga en el Masters, título que ganó en 2015 y se le escapó increíblemente al año siguiente por culpa del arroyo del hoyo 12.

Puede primar la experiencia, como también el arrojo valiente de alguno que no haya pisado los 30 años. El Masters adelanta mucha pirotecnia en el campo y Tiger intentará provocar un estruendo. ¿Podrá?

Las principales salidas

AUGUSTA.- El foco de la primera jornada estará puesto principalmente desde las 11.42 de nuestro país, cuando Tiger Woods pegue desde el hoyo 1 junto con el australiano Marc Leishman y el inglés Tommy Fleetwood. Además, Angel Cabrera saldrá a las 12.59 de la Argentina junto con el inglés Ross Fisher y el norteamericano Jimmy Walker.

Sergio García, el campeón vigente, sale a las 11.53 Otras salidas importantes: a las 11.53, Sergio García (España), Justin Thomas (EE.UU.) y Doc Redman (amateur, EE.UU.); a las 12.04, Bubba Watson (EE.UU.), Henrik Stenson (Suecia) y Jason Day (Australia) y a las 14.27, Phil Mickelson (EE.UU.), Rickie Fowler (EE.UU.) y Matt Kuchar (EE.UU.). Hoy y mañana, ESPN3 y ESPN play transmitirán en vivo desde las 11, mientras que a partir de las 15.30 lo harán ESPN y ESPN play.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.