Cosas de palacio

Víctor Hugo Ghitta
(0)
5 de abril de 2018  

Se sabe: aunque se camine en puntas de pie, cada breve mal paso en palacio provoca un verdadero estruendo. Alcanza con un ligero tropiezo como el del último domingo, al cabo de la Misa de Pascua, en la catedral de Palma de Mallorca. Doña Sofía, la reina emérita española, se disponía a que alguien le tomase una fotografía junto a sus dos nietas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, cuando la reina Letizia se interpuso entre ellas y el ojo de la cámara. Las imágenes develan en el gesto mínimo del rey Felipe, siempre conciliador, una contenida incomodidad. Hay que cuidar las formas. Pero, murmuran los especialistas, las diferencias entre ambas reinas vienen desde tiempo atrás, aunque hasta ahora lejos de las cámaras. Dicen que doña Sofía visitaba con frecuencia a sus nietas (las viviendas de los reyes eméritos y los reyes de España en La Zarzuela están separadas por un kilómetro), hasta que las cosas se enfriaron. No es la tormenta que desató el caso de Iñaki Urdangarin por cuestiones de corrupción, claro. Pero hay quienes con malicia aventuran que todo va de mal en peor. Raro que Letizia, periodista de fuste en el pasado, no lo haya entrevisto: quiso impedir una foto y obtuvo en cambio un video que -redes mediante- puso a la corona en el ojo de la tormenta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.