La taberna del Bajo San Isidro que parece salida de Viena

Crédito: Facundo Basavilbaso
Austria, Hungría y Alemania, en un club con lindo ambiente y precios amables
Alicia Delgado
(0)
8 de abril de 2018  

Como en la afueras de Viena, con sus tabernas vinícolas -las heuriger, que cuando están abiertas lo señalan con ramas de pino en las puertas- el patio en este caso cervecero del Club Austria, recibe no solo a los socios con su más tradicional y casera cocina centroeuropea. El club data de 1910, con los deportes clásicos solo para los socios, incluido el tradicional juego de bochas.

El barrio es tranquilo y verde, próximo al parque Ribera Norte. El club se erige en una casa grande con entrada estilo chalet y puerta de rejas, por donde se entra directamente al amplio salón comedor, sencillo e impecable con las mesas alineadas, bien iluminado, con pescados colgando y poco más como decoración, más el escudo del club, blanco y rojo. Simples mesas con manteles de hule estampado.

En este buen tiempo otoñal, vale la pena visitar el patio del fondo cubierto de parrales y tilos, los chicos son felices y los grandes disfrutan tranquilos la comida, que tiene influencias austríaca, alemana y húngara (también platos contemporáneos más nuestros). Los precios son amables

Diego García Tedesco es uno de los socios, que comenzó por el libro de Doña Petrona, admite, y trabajó en Santiago de Compostela y luego en Las Leñas. El otro, Johnnie Giebert, de la Escuela Superior de Gastronomía y otras experiencias. Juntos crearon y siguen al frente del catering Rent-a-Chef, instalado frente al Club Austria.

Especialidad notable la salchichería, no se conoce otro lugar con tal calidad y variedad, unas ocho clases o más, de preparación de la casa o artesanal. La Degustación de salchichas da carácter al club, suaves o no tanto hasta intensas: húngara ahumada, de pollo y cerdo al curry verde, de cerdo picante con pimientos, rosca polaca de vaca, cerdo, tocino, ajo y alcaravea, chorizo alemán ahumado y wiener würstchen o clásicas vienesas ahumadas o no. La ensalada alemana de papas -kartoffelsalat- y la sauerkraut salat de chucrut son típicas, y las papas fritas imperdibles, con salsas y relishes como dips. El plato principal más vienés, aunque suene a húngaro, es el gulasch (sic), con los típicos ñoquis pequeñitos ($195), no puede obviarse. Tampoco el kassler, cerdo ahumado guisado con chucrut casero y puré de manzanas (215). Entre las entradas, la tabla de embutidos nórdicos (154 para dos) y el strudel de queso, cebollas y puerros (110) son lo más tradicional. Pan de la casa, blanco y gris.

Puntaje: 7,5

Austria social club

Dónde: Roque Saenz Peña 1138, Bajo San Isidro, Buenos Aires, teléfono 4742-9393

Otros: tarjetas de débito. Jueves, de 17 al cierre; viernes y sábado, de 9 a 24, y domingo, de 9 a 20. No cobran servicio de mesa. Take out

Crédito: Facundo Basavilbaso

El plato: degustación de salchichas. Precios: seis salchichas, tres guarniciones y tres salsas, más dos porrones de cerveza Imperial, $590. Dos salchichas con dos guarniciones y salsa, 195. Un jueves por mes: ¡Basta Humo!, cortes de búfalo de Entre Ríos ahumado al fuego de espinillo, $420

Para los chicos: no solo las amadas milanesas o wiener schnitzels ($155), las papas fritas imperdibles, también empanadas (dos, 68)

Feria: los chefs Tedesco y Gieber con el Ott College de Gastronomía son los creadores de la exitosa feria gastronómica Bocas Abiertas, en el Bajo San Isidro

Para mejorar: faltan famosos postres vieneses: la sachertorte, el salzburger nockerln, los palatschinken...

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.