0

El clamor por ser escuchado

Patricia Suárez
0
6 de abril de 2018  

Un papá puede que no te oiga porque prefiere el silencio a la palabra. Y puede que el día que tome la palabra el mundo se parta en dos y ya no vuelva a ser el mismo. Tal cosa sucede en ¿Oíste, papá?, la obra del autor armenio Vahé Berberian, que la directora Herminia Jensezian tradujo al castellano, para disfrute del público argentino. Una historia sobre el vínculo padre e hijo, protagonizada por el actor de origen armenio Kalusd Jensezian, cuya magnífica interpretación de un padre acechado por la vejez puede ponerle la piel de gallina al espectador. Comparte elenco con Jorge Ducca, a quien le toca el difícil papel de ser hijo y, a la vez, ser padre de un jovencísimo Gastón Santos, que lucha por sostener y acrecentar una identidad que en el exilio se le escurre: la armenidad. La obra sucede hoy día, en cualquier país que no es Armenia, tierra donde los protagonistas de esta historia dejaron el corazón. La dirección es puntillosa y ágil, a tal punto que cuando se produce la revelación a la manera de la antigua tragedia griega -las verdaderas historias son historias de la sangre-, el público sofoca un grito, entre sorprendido y emocionado. ¿Oíste, papá? es una obra que ningún armenio debería perderse, pero también es para todos nosotros, que nos pasamos la vida clamando por ser escuchados.

¿Oíste, papá?

Tadrón Teatro (Niceto Vega 4802), los sábados, a las 20.30 (hasta el 28/4)

Producción Julia Montesoro

*Dramaturga y escritora

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.