0

Pérez Reverte presentó a "Negro", su Alatriste perruno

El autor dijo en la presentación que busca liberarse de "lo políticamente correcto"
El autor dijo en la presentación que busca liberarse de "lo políticamente correcto" Fuente: Archivo
Silvia Pisani
0
8 de abril de 2018  • 00:52

El autor dijo en la presentación que busca liberarse de "lo políticamente correcto"
El autor dijo en la presentación que busca liberarse de "lo políticamente correcto" Fuente: Archivo

MADRID.- Es más que un escritor y un nuevo libro. La presentación de la nueva obra de Arturo Pérez Reverte pasa por lo multitudinario. La apuesta segura para escuchar -y leer- algo interesante; algo mordaz.

Hace falta un auditorio amplio, como el de la Casa de América, en esta ciudad, para la ocasión. Podría ser un cine. Pero no: es la cita con este murciano de 66 años que presenta Los perros duros no hablan, su nueva novela, con la que se libera de lo "políticamente correcto" a partir de la mirada de Negro, el perro callejero que la protagoniza.

De 166 páginas y con la promesa de una nueva entrega pronto con el mismo personaje perruno, se trata de una obra que -dice- empezó a escribir casi como una broma. Divirtiéndose. Y terminó siendo la vía para poder hablar de todo "sin que se molesten los colectivos", que es como le dicen en España a las minorías que reivindican sus derechos.

Punzante, como siempre, Pérez Reverte llegará a Buenos Aires dentro de dos semanas, para participar en la Feria del Libro. No lo hará con el trotamundos perruno de Negro, sino con Eva, una nueva entrega de la serie del detective Lorenzo Falcó.

Aunque todos terminan teniendo algo en común. Al Negro, como a Alatriste y a Falcó, los aqueja esa melancolía y esa sensación de ir contra corriente, aunque del lado bueno, en un mundo que no tiene lugar para ellos. "Hoy, casi no se puede hablar de nada sin ofender a alguien", dice Pérez Reverte, al dar su propia visión de esa falta de espacio.

Considera que se ha ganado estar por arriba de eso. Pero advierte que la dictadura de lo "políticamente correcto" puede ser tan dañina como la peor de las autocensuras. Habla, por ejemplo, del miedo a no decir las cosas por estar atento a una eventual reacción adversa en las redes sociales.

"Todo lo que se escribe se dice es susceptible de generar un conflicto", describe. Nada de eso, por supuesto, perturba las siestas que se sabe ganar el "Negro", un mestizo con algo de sabueso que se gana un lugar como perro guardián pero que se impone como tarea buscar a sus compañeros desaparecidos. "A un perro no le importa lo que salga en Twitter", dice el académico, entre carcajadas.

No es un cachorrito inocente. "Tiene heridas en el lomo de todas las peleas que ha dado; tiene sangre en las pezuñas. Carga, como los seres humanos, esa mochila en la espalda que lleva quien ha vivido", dice.

En Pérez Reverte, hasta los perros son diferentes. Le gustan, en todo caso, los protagonistas que tienen historia. Los que han vivido. Aquellos a quienes les han ocurrido cosas. El, en todo caso, las cuenta con el escudo de este cuatro patas que se las ingenia para sobrevivir.

Habla de su libro y no quiere meterse en otros meandros. Ni Cataluña, ni lo que le pasa al partido del gobierno en España ni, tampoco, el video que protagonizó la reina Letizia, con e desplante a su real suegra, que se ha convertido en el culebrón del país.

Se queda con su perro, esta especie de humano libre, que disfruta de una vida sin reglas pero que, sin embargo, respeta los mejores valores. La lealtad -dice él, con mayúsculas- por encima de todo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.