Copa Davis. Nicolás Kicker: de la chance de jugar para Austria a debutar contra su compañero de departamento

Cuando recibió la convocatoria de Orsanic, el jugador de Merlo ya no dudó; le ganó a Pella la carrera por ser el segundo singlista
Cuando recibió la convocatoria de Orsanic, el jugador de Merlo ya no dudó; le ganó a Pella la carrera por ser el segundo singlista Crédito: Prensa AAT/Sergio Llamera
Sebastián Torok
(0)
5 de abril de 2018  • 23:59

SAN JUAN.- Nicolás Kicker representa el triunfo del costado más austero del tenis. De la camada 1992, la misma de Diego Schwartzman, compitió durante mucho tiempo -quizás, más que el que deseaba- en futures y challengers. Algo desprotegido en esa suerte de lado B del circuito, sufrió amenazas, generalmente por redes sociales, de apostadores.

Durante su formación, prácticamente no contó con apoyo económico. Padre a los 19 años (del pequeño Bastian, su debilidad), a Kicker se le "volaban los pájaros" muy seguido, según él mismo confesó. Con la ayuda de una licenciada en psicología (Mariela García) y la experiencia que le brindaron los años en el tour, el jugador nacido en Merlo fue, de a poco, madurando tenísticamente. Entró en el top 100 en febrero de 2017; cuatro meses después alcanzó el que todavía es su mejor puesto del ranking (78º) y protagonizó su primer cuadro principal en un torneo de Grand Slam (Roland Garros).

Creía no saber jugar sobre cemento. No obtenía triunfos en esa superficie hasta que este año llegó a la tercera rueda en el Abierto de Australia y en Indian Wells. Tuvo posibilidades concretas de representar a Austria por la Copa Davis, ya que posee pasaporte de ese país. Sin embargo, cuando Daniel Orsanic lo convocó, no dudó. Este viernes debutará en la competencia con un exigente desafío: abriendo la serie ante Chile, como singlista 2, frente a Nicolás Jarry, el joven de casi dos metros que mejoró unos 50 lugares en la temporada (del 113 a 64).

"Había posibilidades de jugar para Austria, pero me puse a pensar y cuando me citaron para esta serie no dudé demasiado. Soy argentino, claramente, y si bien de chico no me fue bien y no tuve el apoyo de la Asociación -pedí apoyo y no pasó nada-, esas cosas me hicieron más fuerte y me hicieron valorar más todo. Muchas noches me puse a pensar si me convenía jugar para Austria. Me ofrecían un poco de di-nero, pero no quise preocuparme. Soy argentino y quiero ver a mi país lo más arriba posible. Ojalá lleguemos al Grupo Mundial y yo aporte mi granito de arena", explicó Kicker, que, de cierta manera, le ganó la pulseada a Guido Pella como segundo singlista por su buen nivel en el año.

Kicker y Jarry tienen una muy buena relación. Se enfrentaron dos veces: la primera, en 2013, en un future en Chile, y la segunda, en 2015, en el challenger de San Pablo. En ambas triunfó el chileno. "Espero que la tercera sea la vencida", se ilusionó el hincha de Vélez Sarsfield. En enero pasado, antes de hacerlo en Melbourne, coincidieron en el challenger de Canberra y compartieron el departamento con sus respectivos entrenadores, Juan Pablo Gándara (Kicker) y el argentino Martín Rodríguez (Jarry). "Era un departamento muy chiquito. Coincidíamos a la noche para comer y nos tocaba cocinar un día a cada uno. Nos reíamos porque se llenaba la cocina de humo. Hasta una vez saltó la alarma de incendio", sonrió Kicker.

Al 87º del ranking se lo advierte expectante, optimista. Algo inquieto también. "Cuando Orsa me confirmó que jugaría me puse un poco nervioso, obviamente. Pero trabajo para esto y estoy orgulloso por la oportunidad. La primera persona a la que se lo conté fue mi psicóloga, que me baja las revoluciones. Y después, a mi familia, que es mi otro soporte. Me entrené muy bien toda la semana, siento que estoy jugando bien y espero estar a la altura", confesó Kicker, que pretende continuar saltando obstáculos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.