Los 31 días que Lula pasó tras las rejas

Fue detenido por conducir una huelga de trabajadores metalúrgicos
Fue detenido por conducir una huelga de trabajadores metalúrgicos Crédito: Twitter
(0)
5 de abril de 2018  • 23:11

Hace 38 años, Brasil estaba dominado por la dictadura militar que estuvo en el poder entre los años 1964 y 1985. En ese entonces, el expresidente Lula da Silva estuvo preso 31 días acusado de "atentar contra el orden nacional" y contra la prosperidad nacional dado que ejercía como líder sindical y había conducido una huelga de trabajadores metalúrgicos.

El 19 de abril de 1980 lo detuvieron a las 6:30 de la mañana en su casa, que estaba ubicada en el municipio de Sao Bernardo dos Campos, en las afueras de Sao Paulo, y conducido a la sede paulistana de la Dirección de Orden Política y Social (Dops), donde fueron torturadas centenas de personas durante la peor fase de la dictadura.

Además, en 1981, fue condenado en un tribunal militar a tres años y medio de cárcel por violar la entonces vigente Ley de Seguridad Pública con los llamados a huelga, pero fue absuelto poco después.

En 2014, en su testimonio ante la Comisión Nacional de la Verdad, Lula habló sobre su paso por la cárcel y afirmó que fue "tratado con dignidad". Le fueron permitidas un par de salidas para visitar a su familia y para ir al funeral de su madre; podía leer periódicos e incluso una vez le permitieron ingresar un televisor para ver un partido de fútbol de su equipo favorito, el Corinthians de Sao Paulo.

Durante la primera semana de reclusión, mantuvo una huelga de hambre en apoyo a sus seguidores aún de brazos cruzados en las fábricas. Si bien la huelga se diluyó durante su estadía en prisión, para Lula fue una victoria política.

Con este espíritu triunfante, años después dijo: "Si los militares hubiesen sabido lo que iba a ocurrir después de mi detención, ciertamente más les hubiera valido no prenderme". Tras ser liberado en mayo, Lula fue electo presidente del recién fundado Partido de los Trabajadores (PT), con el que alcanzaría la Presidencia de la República en 2003.

Lula frente a su segunda prisión 38 años después

1:22
Video

Pese a contar ya con esta experiencia, esta segunda vez tras las rejas tendría otro tenor dado que, por tratarse de un expresidente, contaría con una celda especial en Curitiba y algunos privilegios. El juez federal Sergio Moro afirmó que "fue previamente preparada una sala reservada, especie de sala de Estado Mayor, en la propia Superintendencia de la Policía Federal, para el inicio del cumplimiento de la pena, y en la que el expresidente quedará separado de los demás presos".

Según fuentes policiales, el expresidente tendrá un horario reservado para salir de la celda especial -con cerca de dos horas diarias-. Además, al menos en los primeros meses Lula no recibirá visitas de familiares en conjunto con los otros detenidos que lo hacen todos los miércoles.

Tal como determinó hoy Moro, que ya ordenó su detención, el exmandatario -que es uno de los favoritos para las elecciones de octubre- tiene tiempo hasta mañana a las 17 (hora local) para entregarse a la Policía Federal. Esta vez, Lula se enfrentará a una pena de 12 años y un mes de prisión en el caso del tríplex de Guarujá .

Esta decisión del juez se dio luego de que la Corte haya autorizado su detención luego de una reñida votación que terminó con 6 votos -de un total de 11- en contra del recurso de habeas corpus interpuesto por el máximo líder del Partido de los Trabajadores (PT) para evitar ir a prisión y apelar en libertad su condena en segunda instancia por corrupción.

Lula fue arrestado el 19 de abril a las 06H30 de la mañana en su domicilio de Sao Bernardo dos Campos, en las afueras de Sao Paulo, y conducido a la sede paulistana de la Dirección de Orden Política y Social (Dops), donde fueron torturadas centenas de personas durante la peor fase de la dictadura.

Con información de agencia AFP

Encontranos en el canal 715/1715 HD de DirecTV, 19 de Cablevisión Digital/618 HD y Flow, 25.3 TDA y 705 Telecentro Digital.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.