0

Volvió la Tigermanía, pero el ídolo tuvo un arranque discreto

Tras los 18 hoyos iniciales, Woods ya mira la cima a siete golpes de distancia y desde el 29º puesto
Tras los 18 hoyos iniciales, Woods ya mira la cima a siete golpes de distancia y desde el 29º puesto Fuente: Reuters
Gastón Saiz
0
6 de abril de 2018  • 00:20

AUGUSTA.- Mucho tuvo que ver el regreso de Tiger Woods para calificar a este Masters como el más esperado de la historia. Si se mira en perspectiva con relación a la tromba que demostró ser Jordan Spieth en la primera vuelta, el score de 73 golpes (+1) del californiano es discreto. Después de los 18 hoyos iniciales, ya mira la cima a siete golpes de distancia y desde el 29º puesto. Sin embargo, este certamen de apenas 87 jugadores tiende a apiñar a varios en la definición del domingo y la oferta se mantiene abierta para muchos.

La reaparición de Tiger en el Augusta National después de dos años de ausencia provocó todo el ruido lógico que se puede esperar alrededor de uno de los deportistas más importantes de la historia. Salió desde el tee del 1 a las 10.42 y su primer golpe se fue desviado a los árboles de la izquierda, pero pudo recuperarse y salvó el par. Era notorio el deseo del público para que se entreverara en el leaderboard con muchas otras figuras que llegaron aquí en un gran pico de rendimiento. Pero luego, en esa oleada de Tigermanía que se generó a los dos costados de su caminata por el fairway, todo resultó una lucha para el ex Nº 1: se fue barranca abajo y no encontró el ritmo de juego, con bogeys en el 4, 5, 11 y 12, aunque los birdies en el 14 y el 16 decoraron su tarjeta.

Las principales posiciones
Las principales posiciones

"Me sentí fantástico por estar de nuevo en la cancha. Pude haber dejado que la ronda se me fuera de las manos, pero la traje de vuelta", mencionó el crack, conforme con sus 73 golpes y al mismo tiempo desencantado por la forma en que jugó los cuatro pares cinco, en los que anotó par. Si Tiger le prestara atención a sus estadísticas, podría aferrarse a un número: en el Masters de 2005, el cuarto y último que logró, anotó 74 (+2) en la primera vuelta.

Ángel Cabrera fue otro de los que peleó, pero el registro final le dejó un sabor amargo: 76 (+4), con un doloroso bogey en el hoyo final que le opacó los birdies en el 13 y el 16. "Tengo que tratar de hacer una vuelta bajo el par para estar el fin de semana. La verdad es que no venía bien en el juego corto, pero me funcionó en el momento que tuve que hacerlo. El problema es que fallo cuatro greenes y hago cuatro bogeys", describió el Pato, que agregó: "Cuando logré el birdie en el 10 pensé que podía hacer una vuelta bajo el par y acomodarme, aunque no pudo ser. Mi realidad es lo que es". El cordobés aparece en el 62º lugar, por ahora a un golpe de la línea del corte clasificatorio.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.