Retrato de una obsesión: Félix, la serie española que protagoniza Leonardo Sbaraglia

Leonardo Sbaraglia llega a Cannes con la ficción Félix de Cesc Gay
Leonardo Sbaraglia llega a Cannes con la ficción Félix de Cesc Gay
Natalia Marcos
(0)
9 de abril de 2018  • 00:57

Félix lleva una vida tranquila y sin sobresaltos en Andorra, adonde se ha trasladado para estar cerca de su hijo. Pero la apacible vida de este profesor y escritor se revoluciona tras conocer a una mujer de origen asiático. Una noche de pasión es suficiente para enamorarse. La desaparición de Julia se convertirá en una obsesión para él, que luchará contra viento y marea para encontrarla y convencer a la policía y sus allegados de que algo raro ha pasado.

Félix es el título de la primera serie creada, escrita y dirigida por Cesc Gay. Y Félix es Leonardo Sbaraglia, el protagonista de esta historia cuyos seis capítulos fueron producidos por Movistar + y que competirá en el primer encuentro televisivo realizado en Cannes, llamado Canneseries. "Vi en YouTube un video de un programa de investigación con un chino hablando con un comercial de una oficina bancaria andorrana diciendo que iba a subir 10 millones a la semana. Eso me fascinó", cuenta Gay sobre el origen de la serie. "Quería hacer algo en la montaña, con humor, contar la historia de un tipo corriente que se mete en un lío. Vi Búsqueda frenética, de Roman Polanski con Harrison Ford, aunque la diferencia es que él está buscando a su mujer, que tiene todo el sentido del mundo. Lo absurdo es que aquí Félix busca a una mujer que casi no conoce". "Es lo primero que pensé", tercia Sbaraglia, "que no tiene la suficiente motivación. Es parte de lo absurdo del personaje, esa tenacidad un poco absurda".

Trailer de Félix

1:28
Video

Tras ganar cinco premios Goya (mejor actor protagonista, actor de reparto, guion, director y película) con Truman en 2016, el realizador y guionista barcelonés se atrevió con un cambio de formato para pasar a contar una historia por capítulos. "Yo no podría haber hecho una serie de las de tener que esperar al jueves siguiente para ver otro episodio. Movistar ha respetado unos tiempos de trabajo y de creación que se parecen más al cine. He tenido cuatro meses para montar, trabajar con los músicos...", relata el director. "Originalmente eran ocho capítulos que al final se quedaron en seis, pero en la tele normal, esto podría haber durado 20 episodios", agrega Sbaraglia.

Sbaraglia es protagonista absoluto de esta historia en la que se combinan diferentes géneros (el thriller, la comedia negra, el romance, el suspenso) y por la que desfilan también otros personajes, como el interpretado por Pere Arquillué, una especie de Sancho Panza del Quijote que es Sbaraglia, o el detective interpretado por Ginés García Millán, escéptico ante las teorías de Félix.

"Empecé a preparar mi personaje como un gran monólogo", dice Sbaraglia, que durante la entrevista con el medio español El País no se despega del mate, que lo acompaña a todas partes. "Ahí sentí que lo entendía, que lo había visto. Pero creo que hasta los 10 días de rodaje no empecé a meterlo en el cuerpo", continúa el actor. "Pero al mismo tiempo me veo muy presente en él. Casi me veo más presente en Félix que en mí mismo", dice al hablar de un personaje cuya forma de moverse relaciona con Peter Sellers, Buster Keaton o Chaplin. "El juego era salir de la seguridad, pasar a lugares desconocidos expresivamente, donde todo el tiempo estuviera resbalando actoralmente", dice.

"Yo sabía que no quería un actor cómico, para que no fuera demasiado blando, ni quería un Clint Eastwood", interviene Gay. "Era difícil encontrar alguien que pudiera estar en los dos lados a la vez. Luego le pusimos un jabalí el tercer día de rodaje que se lo quiso follar y le meó en la cara y ya Félix estuvo ahí con nosotros todo el tiempo. Fue un día memorable". "Para ganarse al equipo hay que hacer cosas increíbles a veces", remata entre risas Sbaraglia.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.