Alimentación: cómo planificar tu menú para los días de frío

La comida de invierno tiene que ser más caliente para elevar la temperatura corporal y aportar más saciedad Crédito: Pixabay

Se vienen las bajas temperaturas y nuestras necesidades en materia de comidas se modifican. Te ayudamos a planear los menúes de otoño con los criterios nutricionales de una experta

15 de abril de 2018  • 00:16

Los cambios de estación también vienen con cambios en la alimentación. Si tu objetivo es seguir una dieta equilibrada o si estás buscando de peso, te pasamos algunos aspectos clave para que puedas sumar energía y aumentar tu bienestar en los días fríos.

¿Es cierto que en invierno hay que comer más?

No necesariamente. Si el clima cambia lo afrontamos con abrigo o ropa liviana; y con el uso de refrigeración o calefacción. Por eso no se puede asumir que el organismo gaste significativamente más calorías en invierno que en verano para mantener la temperatura corporal.

Las calorías que el organismo humano utiliza para mantener la temperatura corporal se determinan dentro del cálculo del “metabolismo basal” que es el consumo de energía de una persona despierta en reposo y a 20ºC.

Esa energía se mide en calorías y es la necesaria para mantener las funciones vitales en dichas condiciones, y cada persona tiene un requerimiento energético diario diferente de acuerdo a las actividades o condiciones en las que se encuentre ( por ejemplo qué actividad física realiza, cómo digiere lo que come, si tiene fiebre o si sufre de algún desequilibrio hormonal”.

El confort y la exposición breve a muy bajas temperaturas hacen que sea mínimo el consumo calórico extra; y en un clima caluroso, los mecanismos de absorción/transporte de agua y de sudoración, también son activos en cuanto a gasto de energía, y esenciales a la hora de regular la temperatura corporal. De este modo en invierno y verano el organismo trabaja activamente para regular la temperatura corporal, siempre consumiendo energía.

Más caliente... sí, más calórico...no

¿Y por qué el mito de que en invierno se come más que en verano? Sucede en general porque se asocia erróneamente lo calórico con caliente y lo bajo en calorías con lo fresco. También está relacionado a aspectos sensoriales: se desea una comida reconfortante, así como buscamos eso en la temperatura ambiente que nos rodea. A muchas personas, en invierno comer frutas o ensaladas les da frío y creen que por eso “necesitan” comidas calientes como pastas, guisos, purés, arroz y demás preparaciones cocidas, que se sirven calientes y son hipercalóricas.

Esa suposición o “excusa” que nos permite comer más kilocalorías en invierno puede llevar a un sobrepeso no deseado, que al cambiar la estación nos sorprende con el deseo repentino de volver a bajarlo y encarar dietas muy restrictivas, como almorzar ensalada, merendar yogur y cenar fruta, que no son sostenibles ni saludables.

Cuáles son los platos ideales para los días de frío

Si luego de un día frío deseamos una cena caliente, podemos elegir una sopa natural de verduras y legumbres o arroz integral combinados con vegetales, ensaladas tibias. Son platos de moderada a baja densidad calórica. Cazuelas, guisos y purés se pueden consumir si elegimos bien los ingredientes y formas de preparación.

Para evitar las fluctuaciones estacionales de peso, no se debería permitir cambios tan marcados en la ingesta de calorías, y siempre es importante asesorarse con un profesional idóneo sobre cuál es el requerimiento energético individual, y de acuerdo a eso, elegir los alimentos y formas de preparación más adecuados para las distintas estaciones, también teniendo en cuenta los gustos personales.

Fuente: Karen Cámara, licenciada en Nutrición, www.nutrivisual.com.ar . Y vos... ¿cómo planificás tus menúes para la época de bajas temperaturas? ¿Tenés algún plato infaltable para pasarnos la receta? También mirá: Consejos para ordenar tu heladera y Por qué te conviene agregar cúrcuma a tus comidas