0
srcset

Gym Ballet: la nueva apuesta de las que se aburren del gimnasio

Víctor Pombinho Soares
0
6 de abril de 2018  • 17:45

Las chicas se toman de la barra y pasan del plié al tendu y de allí al passé y degagé. Se estiran con gracia y hacen una combinación de port de brass. Sin embargo, suena música pop a todo volumen. Se trata de una clase de gym-ballet, una novedad para aquellas mujeres que se aburren en los gimnasios tradicionales y buscan otra forma de ejercitarse.

Mientras espera para entrar a su clase, Roxana Fernández (bancaria, 45 años, dos hijos) comenta: "Esta es mi terapia, vengo tres horas, tres veces por semana. Me pareció copado, me gustó la onda y comencé el año pasado. Nunca había hecho ballet, hacía pilates, cosas más tranquilas. Estoy contenta con las profesoras, la música, las clases y en resultados físicos, me gusta. Veo que mi cola no era una de mis partes favoritas y este verano me di cuenta que en la playa me veía mejor".

Gym ballet

0:53
Video

"Es una clase pensada para mujeres que nunca bailaron, toda basada en el ballet. Se usan movimientos muy básicos del ballet, pensados para el cuerpo de ellas. Ni siquiera usamos las nomenclaturas clásicas. Una bailarina tiene una rotación inmensa, que las chicas no van a poder tener. El ballet te da gracia, te estiliza muchísimo, te adelgaza, te tonifica, pero sin lastimarte y las clases están pensadas para que ellas lo puedan hacer", explica la modelo brasileña Mauara Mariussi, socia junto a la abogada argentina Natali Aun Santiago de We Ballet Fitness, el gimnasio pionero en esta técnica en Buenos Aires, que tiene dos locales en Recoleta y está cerca de abrir otro en Belgrano.

El entrenamiento es muy exigente
El entrenamiento es muy exigente Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

"Las dos hicimos ballet. Yo tomaba clases en Nueva York, donde es muy conocido el método. En Brasil también hay, pero en Argentina nadie lo hacía. Unimos nuestra pasión con un emprendimiento", cuenta Mauara.

Las profesoras son bailarinas clásicas, pero también tienen formación en educación física, pilates o yoga para que se adapten y tengan contacto con las alumnas. La gran mayoría de las chicas que entrenen no hizo ballet y el método de We no está pensado para bailarinas. Muchas llegan porque se aburren con las opciones tradicionales y no duran en otro lado. Algunas quieren adelgazar, otras quieren tonificar, otras simplemente relajarse.

Las chicas practican con pasos de ballet
Las chicas practican con pasos de ballet Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Las clases de ballet fitness son de una hora y las chicas van con ropa cómoda de gimnasia. No hace falta ir de tutú, aunque algunas se animan a las polainas. Casi todas son mujeres jóvenes, aunque hay algunos hombres que se animan. "El nombre asusta, pero es una actividad para todos y las clases son bastante duras, es un desafío para los hombres, que entrenan con las mujeres, pero sin hacer pasos juntos", explica Mauara. Entre las dos sedes, We Ballet cuenta con 500 socios.

El detalle de la barra y el guante con peso
El detalle de la barra y el guante con peso Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

La barra es el elemento principal del método. Según dicen, ayuda con la postura y da equilibrio. Las chicas también entrenan guantes con peso para poder hacer port de brass y no tener que estar sosteniendo pesas. También usan tobilleras, pelotas y bandas. Antes de comenzar la clase se hace una entrada en calor fuerte, con burpies y planchas. Después se pasa a la barra, donde se hacen sentadillas y estocadas, para terminar con abdominales, flexiones y glúteos. Para quienes realmente aman el ballet, hay una clase de clásico, con técnica y demás, llamada "pure ballet".

El entrenamiento es fuerte
El entrenamiento es fuerte Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

"Tiene que ver con sentirse bien, con sacar lo mejor de cada una. No somos todas iguales, gracias a Dios. Amamos la diversidad. No todas las alumnas que vienen acá llegan flacas, tenemos alumnas que perdieron 10, 15 kilos y les cambió la vida. Acá no hay presiones, la competencia es con vos misma, con sentirse bien, que sea un estilo de vida. Ofrecemos servicio de nutricionista, pero odiamos las dietas estrictas", resalta la joven brasileña.

La abogada Carolina (35) cuenta que estaba buscando una actividad, porque arrancó el gimnasio "mil veces" y era "totalmente inconstante". "No me terminaban de cerrar las actividades, no me interesaba zumba, y descubrí este lugar y me encantó. Hace más de dos años que vengo y noto el cambio: tonifiqué totalmente el cuerpo, sin sacar tanto músculo como en el crossfit. Tengo amigas que hacen y las veo muy musculosas. Yo mantuve el peso pero me veo y me siento mejor. Además, estoy mejor de ánimo, necesito descargar, son divertidas las clases", cuenta.

Casi ninguna chica tiene experiencia anterior en ballet
Casi ninguna chica tiene experiencia anterior en ballet Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

"Vengo cuatro veces por semana y me compré zapatillas media punta. Nunca había hecho ballet y al comienzo me costó porque no estaba haciendo actividad física. Me encantan las poses, pero de chica no había hecho nada", recuerda la abogada, mientras se prepara para la clase.

La productora de radio Gabriela tampoco sabía nada de ballet, pero asegura que eso "no es un impedimento". "Empecé y me gustó porque todas las clases son diferentes, son novedosas, está bueno y ves resultados rápidos, te estiliza mucho, te da más resistencia, me siento más ágil. Vengo hace seis meses, no menos de tres veces por semana. Había hecho otras cosas, pero nada me enganchó: aeróbico, localizada, aparatos, natación, nada", comenta la joven.

Algunas practican con zapatillas de media punta y otras descalzas
Algunas practican con zapatillas de media punta y otras descalzas Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Para despejar cualquier duda, Mauara aclara: "el ballet es difícil, hay que practicar desde muy chiquita. De acá te sacamos lo mejor de cada una, pero es como un tenista que aprende de grande, va a ser feliz pero no va a ser Federer. No todo tienen que tener el propósito de ser profesional".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.