srcset

Industrial y luminoso: el espacio de trabajo de la ceramista Karina Contini

Ana Markarian
(0)
6 de abril de 2018  

Karina Contini convirtió un luminoso espacio de 100m 2 en Paso Yrigoyen –una antigua fábrica de Vicente López devenida en cancherísimo complejo de lofts– en su flamante taller, donde produce las piezas cerámicas de ThiaraK.

"Con el mobiliario seguí el estilo industrial que propone la construcción. La calidez la dan los objetos, que seleccioné concienzudamente: una mezcla de piezas vintage, regalos y diseños de emprendedores", cuenta.

Azafata de profesión, Karina se reinventó como ceramista después de que a su hijo le diagnosticaran autismo. Hoy realiza desde este taller cada una de las piezas de ThiaraK, que se venden en más de 15 tiendas.
Azafata de profesión, Karina se reinventó como ceramista después de que a su hijo le diagnosticaran autismo. Hoy realiza desde este taller cada una de las piezas de ThiaraK, que se venden en más de 15 tiendas. Crédito: Pompi Gutnisky

La imponente mesa de madera de guayubira con patas de hierro, que mide 3x1,8m, es un trabajo conjunto de Karina con Vienede y herrería Bruto.
La imponente mesa de madera de guayubira con patas de hierro, que mide 3x1,8m, es un trabajo conjunto de Karina con Vienede y herrería Bruto. Crédito: Pompi Gutnisky

La mesa fue la primera decisión: quería que fuera enorme, central y alta. Es que en algún momento quiero armar talleres con cena y cata de vino; es una idea que tengo revoloteando
Karina

Las banquetas que acompañan al gran mueble tienen cadenas de bicicleta y otros elementos reciclados, todos diseños únicos (Bruto).

La iluminación se resolvió con lámparas galponeras (Mercado Libre), guirnaldas con focos estilo vintage (I Wish) y una lámpara junto al espejo (Bruto). En el recibidor, cactus en maceta de cemento (Vivero Marisel), bolso de algodón colgado en la puerta (Merci Deco) y alfombra de lana tejida y teñida a mano de 1,3x2m (Awanay).

En el detalle, una pieza cerámica de ThiaraK sobre una torneta (Ceramikeria).
En el detalle, una pieza cerámica de ThiaraK sobre una torneta (Ceramikeria). Crédito: Pompi Gutnisky

Con una mano de pintura de pizarrón, una ventana en desuso cobró nueva vida. La impecable tipografía lleva la firma de Ambardeco.
Con una mano de pintura de pizarrón, una ventana en desuso cobró nueva vida. La impecable tipografía lleva la firma de Ambardeco. Crédito: Pompi Gutnisky

En la estantería de madera de laurel y hierro de 2x3m (Vienede + Bruto), piezas propias y objetos varios, como un terrario (Alalma), un canasto de alambre (Euge Cozzani) y cajones antiguos para acomodar petates. Sobre la mesa de amasado con tapa inferior de pino Brasil recuperado (Vienede+Bruto), balanza antigua (Mercado Libre).

Las paredes de ladrillo pintadas de blanco y el piso de cemento alisado ya estaban. Y funcionaron de maravilla como base: neutra, pero con onda.

Sobre la mesa de amasado con tapa inferior de pino Brasil recuperado (Vienede+Bruto), balanza antigua (Mercado Libre).
Sobre la mesa de amasado con tapa inferior de pino Brasil recuperado (Vienede+Bruto), balanza antigua (Mercado Libre). Crédito: Pompi Gutnisky

En el descanso de la escalera que va a la terraza, suculentas en macetas de barro sobre cajón de hierro (todo de Alalma). Debajo, horno cerámico modular (Simcic), carro de súper (Garplast), y banco de madera con cajón plástico para guardar materiales. Sobre una mesa de madera, la laminadora, regalo del marido de Karina, caja pintada (Vero Palazzo) y pino de suculentas (María Pizzi). A un lado, escalera perchero (Bruto) y arriba, reloj Bifora, cajón tipográfico y memo de madera recuperada (Vero Palazzi).

"Tengo una clara faceta cachivachera: veo una pieza descartada y le imagino un uso insólito. Para llevar mis inventos a la práctica, puse en contacto a los genios de Emiliano del Pino, herrero de Bruto, con Facundo Rotondo, carpintero de Vienede".

"Ubiqué las estaciones de trabajo en el perímetro del taller, siguiendo un recorrido. No bien entrás, ves las piezas terminadas. Después, las bizcochadas, las crudas y, recién al final, el torno, que en realidad es el inicio".

Un balde de albañilería (Feria Antiguedades Cosas Raras) tiene un cactus espiralado (Cecicactus). Al lado, una banqueta (Bruto) y palmeras rafis (Alalma).
Un balde de albañilería (Feria Antiguedades Cosas Raras) tiene un cactus espiralado (Cecicactus). Al lado, una banqueta (Bruto) y palmeras rafis (Alalma). Crédito: Pompi Gutnisky

"Mi fascinación con esta heladera Sigma de mi abuela era tal que me la terminó regalando. Al día de hoy, con 97 años, me llama para preguntarme si sigue andando".

El banco es otra de las ocurrencias de Karina. Emiliano del Pino, de Bruto, se lo hizo a pedido tomando la cabecera de una cama antigua.
El banco es otra de las ocurrencias de Karina. Emiliano del Pino, de Bruto, se lo hizo a pedido tomando la cabecera de una cama antigua. Crédito: Pompi Gutnisky

La estantería de metal (Mercado Libre) guarda piezas en progreso, custodiadas por un cartel (Ambardeco). Debajo, cajones originales de Conarco (Mercado Libre) y de madera de laurel (Vienede).
La estantería de metal (Mercado Libre) guarda piezas en progreso, custodiadas por un cartel (Ambardeco). Debajo, cajones originales de Conarco (Mercado Libre) y de madera de laurel (Vienede). Crédito: Pompi Gutnisky

"En la cocina, sumé una puerta intervenida, y al baño blanco quise darle un estilo industrial bien marcado. Tenía la idea fija de las chapas acanaladas. Mi marido salió a dar vueltas hasta que dio con este lote, ¡en un basurero!".

Al ambiente le sumó pallets (Diseño & Pallets), espejo (Antes Pue), cortina de lino (Sucre Deco), toalla de lienzo (Ramos Generales) y difusor de varillas (Bohemia Velas) sobre la bacha con grifería cromada (Ramón Soler).

Amigas, colegas e incluso desconocidas le regalan puntillas antiguas, algunas están exhibidas en este cajón tipográfico, también regalo de una amiga. Con estas tramas hace platos amasados que, junto a las piezas con escamas hechas a mano, forman el sello distintivo de la casa.
Amigas, colegas e incluso desconocidas le regalan puntillas antiguas, algunas están exhibidas en este cajón tipográfico, también regalo de una amiga. Con estas tramas hace platos amasados que, junto a las piezas con escamas hechas a mano, forman el sello distintivo de la casa. Crédito: Pompi Gutnisky

Sobre el fichero de chapa, encontrado en la calle, hojas verdes en frascos de boticario (Ambardeco). Éste, y la ducha del baño, son los únicos espacios de guardado cerrados. Todo lo demás está a la vista o en cajones.
Sobre el fichero de chapa, encontrado en la calle, hojas verdes en frascos de boticario (Ambardeco). Éste, y la ducha del baño, son los únicos espacios de guardado cerrados. Todo lo demás está a la vista o en cajones. Crédito: Pompi Guntsky

"Me apasiona conectar a las personas para que potencien sus proyectos. Me encantaría que mi taller se convirtiera en un punto de encuentro, un semillero donde gente talentosa dé clases, workshops o intercambie experiencias".

Texto: Bárbara Orlando.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios