"Mis compañeros bromeaban sobre quién me iba a quitar la virginidad"

(0)
6 de abril de 2018  • 20:14

No todas lo denuncian y hablar de ello a veces lleva años (incluso a las que lo denuncian). Es claro que la experiencia del acoso sexual marca la vida de un gran porcentaje de las mujeres que integran la fuerza laboral, según revelan estadísticas.

De acuerdo con una investigación presentada por la empresa Opinium Research en 2017, una de cada cinco mujeres en Reino Unido ha sido víctima de acoso sexual en el trabajo.

Además sólo la mitad de ellas se atreve a denunciarlo y en el 30% de esos casos reportados no se toma ninguna acción en contra del acosador.

Por esa razón la Comisión por los Derechos Humanos y la Equidad de Reino Unido ha hecho un llamado a tomar una "acción urgente" para proteger a las víctimas de abuso en el ambiente laboral.

Y con la idea de generar conciencia sobre la problemática publicó el testimonio de seis mujeres jóvenes que vivieron terribles experiencias mientras trabajaban.

En BBC Mundo presentamos las frases más impactantes de esas reveladoras confesiones, junto a las ilustraciones de Emma Russell.

"El incidente más serio -un cliente que se desnudó ante mí- me dejó muy traumatizada. Desde entonces soy más consciente sobre que te tomen fotos debajo de la falda, que te miren el escote cuando te agachas y todas esas formas de acoso".

"Tenía 17 años. Me tuve que encerrar en el baño porque las bromas sobre violarme se volvieron amenazas. Los otros meseros bromeaban sobre quién me iba a quitar la virginidad, simplemente porque yo era una chica que iba a la iglesia".

"Estaba trabajando en un concierto tomando fotos y un tipo me agarró del culo. Ahora no me visto con faldas. Deberíamos dejar claro que todo acoso conduce inmediatamente al despido".

"Trabajaba en un bar y uno de los clientes me puso contra la pared y trató de meter su mano debajo de mi ropa interior, en un lugar lleno de gente frente a la vista de todos".

"La peor experiencia que tuve me dejó sin nadie a quien acudir, con ataques de página durante toda una semana, llorando mientras dormía, estresada por pequeñas cosas y de nuevo con la necesidad de comer sin control".

"Me fui a quejar del acoso sexual que sufría en la empresa, pero todos los jefes eran hombres y pensaron que estaba haciendo lío por nada. En menos de un año, cinco mujeres dejaron la empresa por el acoso de un solo tipo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.