0

São Bernardo do Campo, el epicentro de un día de tensión

Miles de manifestantes cubrieron las calles de la ciudad donde se refugió Lula y cortaron rutas en distintos puntos del país
Miles de manifestantes cubrieron las calles de la ciudad donde se refugió Lula y cortaron rutas en distintos puntos del país Fuente: Reuters
0
6 de abril de 2018  • 21:00

SAN PABLO.- La expectativa por la situación judicial de Luiz Inacio Lula da Silva tuvo ayer en vilo a todo Brasil, con epicentro en São Bernardo do Campo, donde el expresidente se había atrincherado desde anteanoche con la ayuda de miles de simpatizantes, que acordonaron la sede gremial donde se refugiaba, y decididos a que ningún escuadrón de la policía rompiera el cerco para llevarse a su líder por la fuerza.

La palabra de Marco Maia, diputado del PT, sobre la posible detención de Lula

11:19
Video

La policía brasileña registró por lo menos 17 cortes de ruta en todo el país por parte de los movimientos sociales y campesinos en defensa de Lula. El corte más importante fue en el acceso a la ciudad de Curitiba, donde se encuentra la sede del tribunal que puso a Lula contra las cuerdas -y el lugar en el que debería entregarse, según dispuso el juez Sergio Moro-.

En São Bernardo do Campo, las banderas del Partido de los Trabajadores (PT) y los estandartes de las organizaciones incondicionales a Lula y su agrupación flameaban en torno al edificio del Sindicato de Metalúrgicos, la cuna política del exmandatario y el lugar que eligió para negociar con la Policía Federal luego de que se venciera el plazo para su entrega.

Los discursos acalorados de los dirigentes políticos y gremiales que se sucedían sin cesar desde lo alto del palco, los cantos de tono futbolero de los activistas de base desplegados en las calles, los carteles con consignas de respaldo a Lula y el repudio a Moro dieron el tono de una vigilia movilizada.

Las calles de la ciudad colapsaron desde temprano por la profusión de manifestantes que fluían de todas partes, entre ellos miles de miembros de los movimientos campesinos y los sin techo, que acamparon en las cercanías o buscaron amparo en el gimnasio del sindicato.

Hubo cortes de ruta en varios estados, motorizados en gran medida por activistas de movimientos sociales
Hubo cortes de ruta en varios estados, motorizados en gran medida por activistas de movimientos sociales Fuente: AFP

"Estaremos aquí el tiempo que haga falta, hay gente decidida a todo", dijo Luciano Oliveira, un simpatizante del PT de 24 años. "[Lula] no debe entregarse porque uno se entrega cuando hizo algo equivocado y él no es culpable", agregó Oliveira.

"Estamos aquí para resistir hasta el fin. Lula no será encarcelado y volverá a ser presidente para ayudar al pueblo", dijo otra seguidora, Renata Swiecik, una cajera desempleada de 31 años y cuatro hijos. Nadie entre la multitud congregada frente al sindicato daba crédito a las acusaciones de corrupción lanzadas contra el expresidente. Más bien apostaban a su supervivencia judicial para ganar las elecciones presidenciales.

Se aferraban como nunca a que a pesar de los reveses judiciales, y teóricamente inhibido de ser candidato, Lula lidera las encuestas para las elecciones de octubre próximo.

"Si querían a Lula en Curitiba, espérenlo sentados, porque Lula no se entregará", arengaba en ese mismo momento el dirigente del PT Paulo Pimenta, desde el palco de oradores, y mientras flotaban en el ambiente versiones contradictorias sobre el posible desenlace de la jornada.

La contracara de esa heterogénea multitud de activistas y simpatizantes que se derramaban sobre São Bernardo do Campo estaba en Curitiba, donde aguardaba el fin de la historia el juez Moro, convertido en el enemigo público número uno de los seguidores de Lula y el artífice de la debacle judicial del exmandatario.

Mientras los partidarios de Lula se plantaban en uno de los accesos a la ciudad, un grupo de manifestantes opositores al expresidente se congregó con cantos y consignas de signo exactamente inverso al que inundaba las carreteras frente a la Superintendencia de la Policía Federal de la ciudad, donde se acondicionó la celda de 15 m2 en el cuarto piso para recibirlo.

En el otro extremo del país, activistas del Movimiento de los Sin Tierra (MST) cerraron una de las principales rutas del estado de Bahía al prender fuego neumáticos y ramas de árboles para cortar el paso de autos, camiones y micros.

También cortaron rutas en Pernambuco, Mato Grosso, Pará, Tocantins, Rio Grande do Norte, Rio Grande do Sul, Paraíba, Sergipe, San Pablo, Espíritu Santo, Mato Grosso do Sul y Minas Gerais.ß

Agencias DPA, ANSA y AFP

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.