0

En Obras, Babasónicos volvió a la electricidad

Anoche hubo dos reencuentros: el de la banda con su cara más eléctrica, rockera y desfachatada; y el de la banda con el Estadio Obras
Anoche hubo dos reencuentros: el de la banda con su cara más eléctrica, rockera y desfachatada; y el de la banda con el Estadio Obras Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Spivacow / AFV
Sebastián Espósito
0
7 de abril de 2018  • 02:45

Fueron dos temporadas en las que Babasónicos le entregó su vida a un costado más acústico, introspectivo y de revisión total de su repertorio. Con Impuesto de fe -y su reverso, Repuesto de fe- la banda que tras cada etapa da vuelta los bolsillos para que en ellos no quede ninguna moneda, ninguna señal de su pasado inmediato, se dio el placer de explorar largo y tendido en otras sonoridades. Por eso esta noche de viernes, de cielo plomizo y amenazante, tuvo el sabor y el valor de un reencuentro. O dos. El de Babasónicos con su cara más eléctrica, rockera y desfachatada; y el de la banda con el Estadio Obras, ese viejo templo del rock que volvió a respirar, a latir y a mostrar su mejor cara.

El show arranca su recta final. Atrás quedó un comienzo dubitativo y un extenso y muy logrado pasaje en el que Adrián Dárgelos (voz), Diego Rodríguez (voz, guitarras, percusión), Mariano Domínguez (guitarras), Tuta Torres (bajo), Diego Tuñón (teclados), Diego Panza Castellano (batería) y Carca (percusión) se lucen como cowboys espaciales, viajan a un Lejano Oeste ficticio y despliegan un arsenal de clásicos -y un nuevo clásico-. "Fizz", "Desfachatados", "El maestro", "Pendejo" y "El ídolo" esconden un mismo propósito. Como en una fiesta de disfraces, la banda se enmascara detrás de estas gemas y juega el juego que mejor conoce: el de la fantasía.

Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Spivacow / AFV

Decíamos que el último tramo estaba por empezar y es el momento que elige Adrián Dárgelos -si algo le faltaba a este frontman de las mil caras era lucir una barba a años luz del hipster pero a la vuelta de la esquina de Cristo- para hablar con el público. "Ustedes saben que quiero más de ustedes, que no me conformo con nada, ni siquiera con todo". Dicho esto, los siete magníficos arremeten con precisión quirúrgica con "La lanza" e "Ideas".

Los shows de Babasónicos son ricos en anécdotas, en particularidades y hasta en jeroglíficos que sólo lograrán descifrar los fanáticos de posgrado. Pero hoy Dárgelos se encarga de hacerla fácil. Antes de soltar la primera estrofa de "Fan de Scorpions" aclara que hace muchísimos años que no la tocan y que cree que Obras fue el último escenario que escuchó la canción. Inmediatamente y como si nos invitara a probar del fruto prohibido, nos lanza aquello de "Atrévete a viajar conmigo". Mientras nos disponemos a hacerlo, nos impacta de frente: "la música no tiene mensaje, la música no tiene moral. La música no tiene mensaje, y sin embargo te lo da".

Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Spivacow / AFV

Una pantalla panorámica envuelve a los siete integrantes de la banda y aporta el complemento que requieren las superficies de placer esparcidas en el Estadio Obras. Ya en el inicio Babasónicos nos transporta a 1950, al Crown Hall de Chicago, la obra maestra del arquitecto alemán Mies van der Rohe. Rectángulo puro, es considerado uno de los emblemas del Movimiento Moderno. Y hoy sirve como punta de partida de una puesta que incluye imágenes del mayo francés -durante "Fiesta popular"-, una antigua filmación de un auto de carrera en el circuito francés de Paul Ricard y un rojo furioso, endemoniado, que devuelve la imagen más incandescente de Babasónicos.

#babasónicos el fin

Una publicación compartida de Sebastián Espósito (@sebasespo) el

A la hora de los bises, Dárgelos y los suyos se desmarcan de los lugares comunes. Claro que a nadie sorprenden, si llevan una vida haciéndolo. Toman una canción del vivo Luces, una de su segundo disco, Trance Zomba y otra de Anoche. En ese triángulo que componen "Confundismo", "Patinador sagrado" y "Así se habla" se establece la intrincada geometría de Babasónicos: lo que se ve no es lo que se muestra y lo inasible es ley.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.