Noche de estreno de Sunset Boulevard en el Maipo

Valeria Lynch y Mariano Chiesa
Valeria Lynch y Mariano Chiesa Crédito: Darío Batallan
Cecilia Martínez
(0)
8 de abril de 2018  • 03:24

El Teatro Maipo acogió anoche el estreno de la comedia musical Sunset Boulevard, una puesta teatral basada en la película de cine negro que Billy Wilder filmó en los 50, llevada a los escenarios en numerosos países y que en su versión porteña tiene como protagonistas a la cantante Valeria Lynch y al actor Mariano Chiesa .

Con dirección de Claudio Tolcachir y un elenco compuesto por más de 20 actores y 15 músicos en escena, esta producción de Lino Patalano y Gustavo Yankelevich contó en su primera función con un público de lujo.

Los primeros en llegar al teatro fueron Norma Aleandro , Marina Bellati y Mercedes Morán , seguidos de Pepe Cibrián , Griselda Siciliani , Laura Fidalgo , Cris Morena y Diego Gentile, entre otras caras conocidas.

Mercedes Morán y Norma Aleandro disfrutaron de la obra
Mercedes Morán y Norma Aleandro disfrutaron de la obra Crédito: Gerardo Viercovich

Griselda Siciliani junto a Fernando Dente
Griselda Siciliani junto a Fernando Dente Crédito: Gerardo Viercovich

En estos días marcados por la polémica mesa con Natacha Jaitt , Mirtha Legrand fue la gran ausente de la noche. En su programa de hace un mes, al que acudió Valeria Lynch, la diva afirmaba: "Voy a ir al estreno, nunca voy a estrenos pero éste es un acontecimiento", decía tras referirse al debut de la cantante en un musical, pero no asistió. Su hija, Marcela Tinayre , tampoco lo hizo, aunque también estaba invitada.

Flavia Palmiero y su novio, Luis Scalella
Flavia Palmiero y su novio, Luis Scalella Crédito: Gerardo Viercovich

Más allá de estas ausencias, el Maipo se llenó de ovaciones y aplausos en diversos momentos a lo largo de las dos horas de la obra. Las primeras muestras de reconocimiento del público tuvieron lugar cuando Lynch irrumpió en su primera escena, caracterizada como Norma Desmond, antigua celebridad del cine mudo que, al ver desplazado su estrellato ante la incorporación de la sonoridad a la gran pantalla, no acepta que sus años de gloria son parte del pasado.

Valeria Lynch y Mariano Chiesa, con Sunset Boulevard, en el Maipo
Valeria Lynch y Mariano Chiesa, con Sunset Boulevard, en el Maipo Crédito: Darío Batallan

Desde las primeras filas del teatro, Norma Aleandro, como espectadora, expresaba a LA NACIÓN en el entretiempo su opinión respecto a la obra: "Me encanta; me parece estupendo lo que están haciendo: la puesta, el trabajo de Valeria y el trabajo de todos. Me gusta cómo está llevada la obra, musical y actoralmente".

Aleandro había visto Sunset Boulevard en su versión cinematográfica original pero nunca en un teatro. El dramaturgo, actor y director Pepe Cibrián -a quien se lo vio sonriente y saludable- tuvo, en cambio, también la oportunidad de ver la obra años atrás en Broadway, con Glenn Close como primera actriz, y en Londres, con Patti Lupone.

Cibrián se mostró "encantado" con el resultado y emocionado ante las actuaciones del elenco en general. "Me encantó; ver a Valeria, a Rodolfo Valss, a Chiesa, a muchos que empezaron conmigo, la orquesta... Me conmovió profundamente", dijo.

Valeria Lynch, feliz después de la función
Valeria Lynch, feliz después de la función Crédito: Gerardo Viercovich

La productora y artista Cris Morena también disfrutó de la obra en Broadaway, con Glenn Close, "hace como 25 años, haciendo de señora grande, y el año pasado en otra puesta haciendo el mismo personaje". De Lynch, recalcó: "Valeria es un sol, es una gran cantante y tiene toda la pasión que tiene que tener este personaje".

Al inicio de la función, Griselda Siciliani también manifestaba sus "ganas de ver actuar a Valeria". Y dijo: "La amo. Y también vengo porque trabaja en el elenco mi mejor amigo del alma, Pablo García".

La bailarina Laura Fidalgo también tuvo palabras de reconocimiento para Lynch. "Es una gran artista y una gran persona, y el género de la comedia musical es de lo más completo: te permite cantar, bailar y actuar; me encantaría protagonizar algún día un musical", dijo.

Valeria Lynch, con Sunset Boulevard, en el Maipo
Valeria Lynch, con Sunset Boulevard, en el Maipo Crédito: Darío Batallan

Compañeros y colegas alabaron, por otro lado, el trabajo de Claudio Tolcachir, que con Sunset Boulevard se inicia en la dirección de musicales. "Él es maravilloso, lo admiro mucho", dijo Cibrián.

Lino Patalano expresó "su felicidad" por el estreno, lo mismo que Gustavo Yankelevich, quien contó a LA NACIÓN cómo fue la coproducción. "Lino me invitó a coproducir con él y me dijo: ' 'Estoy muy orgulloso de mí mismo y no tiene que ver con el ego sino con una felicidad interior'. Y yo le dije: ¿Me permitís que me sume o es solo el orgullo para vos? Y me dijo: 'Sumate'".

Yankelevich considera un mérito agrandar la cartelera porteña con un musical de estas características. "Hoy por hoy es muy difícil montar algo así en la Argentina, de esta naturaleza, con 18 músicos, con la cantidad de gente que hay arriba y abajo del escenario, con un vestuario, con una iluminación y con una dirección musical y, fundamentalmente, con una dirección general, con el resultado que se logró. Y Valeria está divina; en el último ensayo le dije: 'Vi a Norma Desmond, no te vi a vos'. Y ella se abrazó con Tolcachir y dijeron: 'Era lo más lindo que podíamos escuchar'".

La fama y el ocaso en la vida de un artista

Sobre el paso del tiempo, la decadencia y el aferrarse al pasado personificados en la figura de Norma Desmond hablaron algunas de las personalidades presentes.

Norma Aleandro dijo que no son cuestiones que le preocupen demasiado. "No he tenido miedos, al contrario, he tenido más ganas de descansar que otra cosa. Pienso que lo que le ocurre a Norma Desmond es que le faltan razones para vivir; es una persona muy enferma y su personaje se puede dar en cualquiera otra persona, hay gente que no sabe vivir sin que sea de determinada manera", opinó la actriz.

Pepe Cibrián añadió que tampoco sintió vértigo respecto a los cambios que acarrean los años. "Tengo 70 y sigo estando en un lugar, bien, y si no lo estuviera, sería feliz igual. Además, por ejemplo, la gente joven ya no sabe quién fue Alfredo Alcón, aunque en vida se lo reconocía. Yo, mientras me sigan saludando, ya está, lo otro es un subir y bajar sin importancia. Hoy en día, me pone contento salir del cáncer como estoy saliendo, la gente, estar en mi país y estar vivo", dijo.

Siciliani dijo que, de momento, nunca experimentó el miedo a los vaivenes del éxito. "Todavía soy algo joven y no me pasó, pero es muy interesante esta historia por el cambio de lenguaje, del cine mudo al sonoro, y porque hay muchas cosas lindas para ver", apuntó.

Laura Fidalgo, en cambio, sí reconoció a veces sentir cierto temor ante la posibilidad de no poder seguir desarrollando su vocación. "Es muy ingrata esta carrera, porque quizás cuando ya te ves madura y pensás que ya tenés una experiencia -aunque siempre se sigue aprendiendo- aparece ese fantasma". En su caso, añadió, desde que se lesionó la rodilla no pudo volver a bailar, aunque sigue con sus clases de canto y de stand up. "Eso me genera cierta angustia pero trato de mirar para adelante. Para un artista, que siempre está tan expuesto, es muy difícil cuando deja ese rol. Hay otras cosas, pero bueno, yo amo el escenario", subrayó la bailarina.

Cris Morena coincidió en parte en que "uno puede tener miedo al paso del tiempo, pero el tema de Norma Desmond es que estaba convencida de que seguía siendo la misma diva de cuarenta años antes, pero no es así, uno tiene que reconstruirse permanentemente".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.