Los mercados, expectantes por los resultados corporativos y con alta volatilidad

El dólar se mantiene estable por la intervención del BCRA
El dólar se mantiene estable por la intervención del BCRA Fuente: Archivo
Sabrina Corujo
(0)
10 de abril de 2018  • 00:00

La primera semana de abril bastó para reflejar que la alta sensibilidad con la que opera el mercado no se fue con el cierre del primer trimestre. La volatilidad volvió a saltar arriba de 20 y se aleja de forma cada vez más sostenida del promedio de 11 del año pasado, si se toma como referencia el VIX del S&P500. Es un rasgo que para los amantes de la adrenalina es "oro en polvo", pero que sigue reflejando que no es un mercado apto para cualquier tipo de inversor, sobre todo si el horizonte es de corto plazo.

Los drivers que siguen agitando al mercado externo no son nuevos (lo cual puede ser bueno). Cuentan desde el temor a una guerra comercial que se profundice y termine afectando el crecimiento (ante las idas y vueltas entre Estados Unidos y China que parecieron redoblarse a medida que avanzaba la semana), pasando por la continuidad de noticias sobre el escándalo de Facebook y la acusación de Trump a Amazon (una de las empresas más rentables para los inversores en 2017), hasta la incertidumbre sobre la política monetaria de la FED que, si bien se desvanece por momentos por datos que llevan cierta tranquilidad, es un tema que se mantendrá vigente ante cada indicador clave o cada comentario de algún funcionario.

A estos viejos temas conocidos deberemos sumar uno en las próximas semanas, que quizás sirva para desviar al mercado de lo diario y focalizarse en los precios y sus fundamentos. A fines de esta semana entrante comenzará la temporada de resultados del primer trimestre. Se esperan los reportes de Citi, JP Morgan y Wells Fargo para el próximo viernes. Y luego se irán acelerando las presentaciones.

Dos datos para ir teniendo en cuenta, que servirán como referencia. El primero es que los analistas esperan un crecimiento interanual de las ganancias de las empresas del S&P500 del 18,4%, una tasa que se ubica por arriba del promedio de poco más del 12,7% de los trimestres del año pasado, y que estaría por debajo de las expectativas actuales para los próximos trimestre. Esa lectura, sin dudas, se debe en gran parte al resultado de la reforma fiscal de Trump. Los sectores con mayor incremento en sus ganancias serían el energético (70,5%), el de materiales (27,1%), el financiero (24,4%) y el tecnológico (23,4%), según Reuters. En cuanto a las ventas, se espera que subn un 7,3% interanual, un poco por arriba respecto de año pasado. El segundo dato es que estas expectativas realmente favorables han ido revisándose al alza en el último tiempo. FactSet indicó que desde fines del año pasado y hasta marzo, el consenso de los analistas aumentó las estimaciones del BPA para las compañías del S&P500, en promedio, un 5,4 por ciento.

En este punto y más allá del optimismo de fondo, se sigue manteniendo cierta cautela de corto. Hace semanas que se espera un driver nuevo más concreto y real. Y los temas políticos que apuntan a negociaciones complejas no se resolverán de un día para el otro. Ese driver, entonces, podría claramente ser la temporada de balances. Sorpresas positivas permitirían poner mayor claridad a las valuaciones, e intentar mostrar un piso más claro. El S&P500 sigue "jugando" entorno a la media móvil de 200 ruedas y testeando la zona de mínimos de febrero en 2530 puntos, un nivel que, de perforarse, sería una señal negativa. En cambio, y teniendo en cuenta las expectativas altas del mercado, las decepciones podrían llegar a costar más "caro" de lo lógico. Al final y al cabo, la sobrereacción de las cotizaciones están a la orden del día.

En este escenario deberá leerse el comportamiento del mercado local. En especial, de las acciones. Un buen dato es que las últimas bajas no están siendo acompañadas por volumen, lo cual deja cierto guiño positivo. En lo que a los datos locales se refiere, el mercado deberá incorporar el número de inflación de marzo (que se espera alto, pero no será una sorpresa) y, poco antes, habrá una nueva reunión del Comité de Política Monetaria. Tampoco en este punto se esperan sorpresas. Si el Banco Central no se quiere enredar en su propio discurso y hasta en su acción, debería mantener la tasa de referencia en el 27,25% anual. Estos niveles, sumado a un tipo de cambio contenido por las intervenciones de la entidad que se esperan que se prolonguen hasta al menos tener una mayor oferta, mantienen el atractivo de las colocaciones en pesos. Por otra parte, la agenda financiera marca una colocación de Letes por parte del Tesoro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.