srcset

Buenos Aires

Mariposas a cielo abierto: La iniciativa del Botánico para volver a verlas en la ciudad

Fabiola Czubaj
(0)
8 de abril de 2018  

Por los caminos internos del Botánico, un pequeño cartel interrumpe el recorrido: "Jardín de Mariposas", dice. A cielo abierto, en el predio de Palermo, revolotean libremente ejemplares de unas 90 especies que parecen poco interesados en la presencia humana. Una puerta baja de rejas y un sendero de piedras abren paso a ese universo diseñado en forma circular en el que, con suerte, hasta se puede disfrutar de la presencia de algún colibrí. El sol cae sobre esos 500 metros cuadrados donde las plantas de los canteros no crecieron ahí por azar. Son, justamente, el secreto para que las mariposas no abandonen este espacio abierto: plantas nectaríferas y hospederas que ellas usan para alimentarse y reproducirse.

Crédito: Silvana Colombo

"Las especies registradas son las que vinieron solas al jardín. No hay especies introducidas ni criadas en el sitio con huevos o crisálidas. Eso es algo que le aporta mucha información de los lepidópteros a este proyecto de reintroducción en la ciudad de Buenos Aires", cuenta Soledad Mesía Blanco, encargada de este mariposario abierto que visitan vecinos, investigadores y escuelas.

Crédito: Silvana Colombo

Hace ocho años, cuando aún no se había implementado esta iniciativa, en el relevamiento de la población de mariposas del Botánico se identificaron solo ocho especies. Ahora, hay registradas unas 90, incluidas algunas polillas. Por eso, con los buenos resultados obtenidos en los cinco años que lleva el proyecto, la idea es promover algo así como un "corredor de voluntarios" en los barrios y las escuelas para que cultiven las plantas adecuadas (pasionarias, aristolochias, margaritas, lantanas, chilcas, verbenas, sen del campo, vara de oro o asclepias, entre otras) para volver a sembrar de mariposas la ciudad.

Crédito: Silvana Colombo

"Podemos agregar más plantas para aumentar la población en el Jardín Botánico, pero si la reintroducción solo se reduce a este espacio no funcionará tanto como si contamos con más puntos en varios lugares de la ciudad", dice Gabriela Benito, curadora de este pulmón verde que diseñó el paisajista Carlos Thays hace 120 años. Hasta ahora, hay por lo menos dos escuelas (ver aparte) y varios vecinos que aprendieron cómo colaborar.

"Las mariposas son importantes en los ecosistemas porque, como otros insectos, son agentes polinizadores que permiten la subsistencia de ciertas plantas en el tiempo. Están en la base de la cadena alimentaria y muchas veces no se les reconoce el valor que tienen para la subsistencia de otros animales", explica Mesía Blanco. "Hay que generar nuevos espacios como este, mejores y más grandes, para que las mariposas puedan vivir. También espacios verdes en red para que puedan volar libremente en la ciudad y cumplir su ciclo".

Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

La disminución de la presencia de mariposas en la ciudad es evidente: influye el desconocimiento, el crecimiento urbano por sobre los espacios verdes -que reduce su hábitat-, y la contaminación del ambiente.

"Cuando se ven orugas en las plantas, la gente las mata o usan productos químicos para eliminarlas porque destruyen los parques o los jardines. Y al contrario, mientras más diversidad hay en un espacio verde, mayor es su riqueza", indica.

La metamorfosis de la oruga en mariposa consta de cuatro etapas: huevo, oruga, crisálida y mariposa
La metamorfosis de la oruga en mariposa consta de cuatro etapas: huevo, oruga, crisálida y mariposa Crédito: Silvana Colombo

Esa reducción de la población de mariposas impulsó al equipo técnico del Botánico a instalar el mariposario. "Hay plantas en las que solo se acercan a poner los huevos", señala Mariela Pérez, del área educativa del jardín durante una recorrida.

Pérez cuenta que las mariposas pueden vivir donde el aire está más limpio. "Su presencia o su ausencia nos habla de la calidad del aire que estamos estudiando -amplía Mesía Blanco-. Cuando se hacen relevamientos en reservas naturales, es uno de los primeros animales que se ve y eso indica una buena calidad ambiental".

De ahí el valor científico de este proyecto a cielo abierto presentado en enero, en el VI Encuentro de Lepidoptera Neotropicales, en Chile. "Aporta información a la ciudad sobre el potencial que tiene este tipo de jardines para atraer fauna, y abre un camino de investigación sobre las áreas artificiales aptas para crear biodiversidad, como lo hacen las reservas naturales urbanas -afirma Mesía Blanco-. El Botánico es el primer espacio público del país con un espacio al aire libre diseñado para atraer mariposas".

Cómo observar mariposas

  • Movimientos lentos: moverse lentamente y, de ser posible, acercarse por detrás de los ejemplares.
  • Evitar la sombra: evitar que la sombra del cuerpo cruce por encima de una mariposa para que no haya un cambio brusco de iluminación.
  • A dos metros: mantener una distancia de por lo menos dos metros. Usar binoculares para obtener más detalles.
  • Agacharse: se recomienda agacharse para evitar que el cuerpo se recorte contra el cielo.
  • Voz baja: hablar en voz baja.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.