Un millón de voltios que encienden la polémica

Ernesto Martelli
Ernesto Martelli LA NACION
(0)
8 de abril de 2018  

"La electricidad es algo que todavía la gente no entiende". La frase no remite a la discusión por las tarifas ni a la incomprensión de los motivos de los recurrentes cortes de luz. Tampoco a la reivindicación de Tesla -descubridor de la corriente alterna- por parte de la cultura de Silicon Valley ni a los youtubers aficionados que se exhiben dándose azotes de electrodos con pistolas Taser. Es la explicación del ingeniero inglés que trabaja para la artista Marina Abramovic en un proyecto para la Royal Academy of Arts británica, que promete ser un shock si no estético al menos eléctrico: la performer serbia recibirá una descarga de 1 millón de voltios en su cuerpo.

En tiempos de inteligencia artificial, ética digital y robots sofisticados, la obra -según detalló The London Times está semana- busca explorar los límites del cuerpo humano. Con la energía almacenada tras la descarga apagará una vela, pero el sacrificio le aportará otro rasgo original, potente y valioso para la artista: será la primera mujer en tener una muestra individual tras dos siglos y medio de existencia de esa galería.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.