0

Masters de Augusta: El orgullo europeo de Rory McIlroy desafía el liderazgo de Patrick Reed

El Masters es el único de los cuatro torneos de Grand Slam que Rory McIlroy no ganó
El Masters es el único de los cuatro torneos de Grand Slam que Rory McIlroy no ganó Fuente: Reuters - Crédito: Lucy Nicholson
Gastón Saiz
0
8 de abril de 2018  

AUGUSTA.- Apretó el puño y lo impulsó furioso hacia adelante para festejar su último acierto del día. Ese efecto palanca que simuló con su brazo derecho resumió una clara muestra de poder, la señal más certera de que está más vivo que nunca. Rory McIlroy abandonó el green mientras asentía con la cabeza convencido de que esta vez sí, cómo no, le llegó la gran chance de obtener el huidizo Masters . Más maduro, más sabio a los 28 años, más consciente de lo que está en juego, se colocó en posición para agregar el último torneo grande que le falta a su colección.

El público se unió en un alarido y saltó de sus sillas verdes para acompañarlo en este lance de reescribir los libros. Si triunfa hoy, se convertirá en el primer europeo en reunir el cuarteto de certámenes de Grand Slam y el sexto golfista en la historia. Hay una silla reservada para él junto con los norteamericanos Ben Hogan, Gen Sarazen, Jack Nicklaus, Tiger Woods y el sudafricano Gary Player, estos tres últimos presentes en Augusta National, y los dos primeros observando la apuesta del norirlandés desde el cielo de los golfistas.

Pero McIlroy, autor de 65 golpes (-7), tiene un problema. Una bestia descontrolada llamada Patrick Reed , con sus cachetes colorados y esa frialdad para meter putts desde donde sea. Poco carisma, cierto aspecto antipático, aunque con un deseo enorme de dar un salto de nivel. ¿Y qué significa esta búsqueda en el golf? Ganar un Major, ni más ni menos. Lo mismo que persigue Rory, pero desde otra perspectiva. El texano manda con 202 golpes (-14), voló alto con águilas en el 13 y el 15 y le lleva tres al ex novio de la tenista Caroline Wozniacki, aquel que en su infancia en Holywood, Irlanda del Norte, intentaba embocar pelotitas en el agujero del lavarropas de su casa.

Patrick Reed va por su primer grande, nada menos que en Augusta
Patrick Reed va por su primer grande, nada menos que en Augusta Fuente: Reuters

Son tres golpes de diferencia, que en realidad no son nada. De un sacudón, el tablero puede darse vuelta como ocurre frecuentemente en el Masters. La desgracia golfística anida en cualquier hoyo y el propio Rory estuvo cerca del desastre: en el hoyo 13 pegó el tercer tiro rodeado de azaleas y con un lie espantoso. "Era un mar de rosa", recordó sobre aquel par 5, en el que finalmente salvó el par. Las complicaciones pueden acechar en cada rincón de esta tierra verde y allí tendrán la chance Rickie Fowler (-9), que también quiere su primera coronación grande, y el español Jon Rahm (-8), el corpulento que hace cada swing inspirado en la valentía eterna de Severiano Ballesteros. Si hay lugar para uno más, allí estará el sueco Henrik Stenson (-7), campeón del Open Británico 2016.

"Toda la presión será para Reed", juró McIlroy. Minutos después, el ex universitario de Augusta State, le respondió: "Supongo que tengo la presión porque soy el líder, pero al mismo tiempo Rory está intentando conseguir el Grand Slam. Puede verse de las dos maneras".

El factor decisivo

¿Quién carga con la mayor responsabilidad real y cómo la manejarán? Allí radicará uno de los factores de un Masters emocionante, que en la tercera vuelta se enseñó más benévolo por los efectos de la lluvia. Los greens se volvieron más lentos y receptivos; ya no fueron esas mesas de pool de los dos primeros días y de ahí varios scores muy bajos: las tres tarjetas de 65 de McIlroy, Fowler y Rahm, los 66 del inglés Tommy Fleetwood y los 67 de Reed.

En su historial en majors, Reed tuvo su pico al finalizar segundo en el PGA Championship 2017, detrás de Justin Thomas. Con cinco títulos en el PGA Tour, se transforma especialmente en una fiera cuando le toca defender a su país en la Copa Ryder. Habrá que atender cómo afronta el Masters con una ventaja de tres golpes. McIlroy, campeón en cuatro citas grandes, no tiene un buen recuerdo en la misma situación en Augusta National: en 2011 jugó en el último grupo con Ángel Cabrera, pero aquel domingo sucumbió con un score de 80 que lo dejó en el 15º puesto. "Aquel torneo fue un gran punto de quiebre en mi carrera. Fue la vez que me di cuenta de que no estaba preparado para ganar esta clase de campeonatos y supe que debía hacer algunas cosas de manera diferente, pero ahora estoy listo", prometió.

Jack Nicklaus contó que fue capaz de dormir entre 9 y 10 horas en las noches previas a sus seis consagraciones en el Masters. Sabía cómo manejaría el compromiso al día siguiente y nada le alteraba su sueño. Cada uno con su objetivo, McIlroy y Reed quizás hayan tenido algún motivo para desvelarse anoche. La superación personal y la historia los espera.

Rory McIlroy, candidato a ganar en Augusta
Rory McIlroy, candidato a ganar en Augusta Fuente: AP

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.