0

Ex Antuan: Con sabor a recuerdo, un acercamiento al universo de León

Gabriel Isod
0
9 de abril de 2018  

Muy buena / Dramaturgia: Federico León / Intérpretes: Paula Flaks, Rocío Fiorit, Coral Gabaglio, Mariano Rótolo, Emanuel Torres / Vestuario: Paola Delgado / Iluminación: Javier Rincón / Dirección: María Pía Molina Brescia / Teatro: Payró, San Martín 766 / Funciones: Viernes, a las 22.30 / Duración: 50 minutos.

Federico León es uno de los principales referentes del teatro nacional. Hace 20 años, becado por el Fondo Nacional de las Artes, escribió Ex Antuan, pieza que ganó el Premio Rozenmacher. Allí ya existen temas sobre los que León vuelve una y otra vez: el paso del tiempo, la reconstrucción del pasado, la representación, la infancia. Su forma de discurso roto, armado por retazos que se resisten a una univocidad, deja en evidencia los años de la obra pero permite que, más que su textualidad no tradicional, nos interpele la cuota de rara ternura que la dirección de María Pía Molina Brescia consigue poner en primer plano.

Muy buenos actores, en trabajos complejos
Muy buenos actores, en trabajos complejos Fuente: LA NACION

La trama gira alrededor de Antonio, un muchacho que ha vivido un amorío en su adolescencia con Estela, una chica con síndrome de Down. El espacio de la acción es el recuerdo de Antonio, quien busca volver a sentir lo que entonces fue. Allí aparecen, además de Estela, su madre y un ladrón que lo acosaba. La memoria empieza a actuar, las escenas se repiten con ligeras variaciones, pliegues de un recuerdo que intenta reorganizarse en cuotas.

El espacio funciona como caja negra, un contraluz da a público al inicio y permite ver las siluetas de los intérpretes. Se puede ver pero no fijar la vista, la excesiva luminosidad obliga a retirar la mirada directa. Esto hace sentido con la obra, el trabajo lumínico semantiza y ubica en ese lugar del recuerdo siempre inasible. La visión reduccionista diría que, en buena medida, Ex Antuan son cinco actores que hablan a público y un tramoyista en la oscuridad, bella metáfora también de lógica onírica en la que los objetos pueden aparecer según la necesidad de la fantasía, saltándose nexos causales. Sin embargo, es bastante más que eso. Su forma de narrar hace que la palabra se convierta en acción y reformule el pasado.

La tensión de los actores para mantener una postura hace que acumulen una fuerza que se despliega en gestos mínimos. El alivio que produce verlos moverse permite que entre la risa. Ex Antuan trata la discapacidad en forma naturalizada, aquí la condición de Estela no es un límite sino un elemento más que arma el relato. Ni el texto ni la puesta son crueles con sus personajes, no se ríen de ellos, tienen un humor que incluye y no aparta. El final, con la aparición sorprendente y tierna de Rocío Fiorit, cumple la fantasía de que el pasado vuelva a vivir y que lo real y la ficción se fusionen. Ella es una actriz que tiene en su cuerpo un grado de verdad absoluta y que arma juego con los que la rodean, que consigue armar continuidad con la notable composición de Coral Gabaglio.

Breve y efectiva, Ex Antuan permite un acercamiento al universo de Federico León, uno de nuestros creadores más personales. Hay algo del grado de intimidad que la obra tiene que puede diluirse en la sala grande, pero eso no disminuye que sea un trabajo arriesgado y potente.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.