0

Presente: Visión poética y mágica sobre la maternidad

Natalia Laube
0
9 de abril de 2018  

Buena / Sobre textos de: Marina Yuszczuk / Intérprete: Laura Paredes / Vestuario: Flora CalIgIuri / Iuminación: Matías Sendón / Asistencia de dirección: Agustina Russo / Dirección: Bárbara Molinari / Funciones: lunes, a las 20.30 / Sala: Espacio Polonia, Fitz Roy 1477 / Duración: 60 minutos.

Laura Paredes, en cuerpo y voz
Laura Paredes, en cuerpo y voz Fuente: LA NACION

Hay cierto gesto conceptual en Presente que puede pasar desapercibido a algunos, pero funciona como clave de lectura insoslayable para quienes puedan captarlo: la autora, la actriz y la directora hicieron su aporte para que esta obra existiera mientras atravesaban un estado de maternidad incipiente. La primera, Marina Yuszczuk, escribió en 2012 y bajo la influencia del puerperio Madre soltera, el libro de poesía que inspiró esta puesta. Yuszczuk obtuvo con él un premio prestigioso, el Indio rico, pero sobre todo ganó la posibilidad de volver a expresarse después de una experiencia que -así lo cuenta en algunas entrevistas-, la había dejado muda. Un par de años más tarde, Bárbara Molinari, mamá de una niña de dos, decidió llevar esos descarnados poemas a escena. Entonces convocó a Laura Paredes, también mamá de un niño, para actuarlos.

Presente es, ante todo, el resultado de las ganas de decir sobre la maternidad algo más que trivialidades del estilo "me cambió la vida" o "hace demasiado tiempo que no duermo". Esa voluntad aparece de manera implícita y explícita en los poemas de Yuszczuk, puede palparse en su versión escénica y es también una suerte de hilo mágico que unió a las tres artistas y en cada función las conecta, a su vez, con otras madres del público, y quizá con muchas otras madres del mundo.

La trasposición de un libro a una puesta teatral casi siempre ilumina zonas que no habían sido del todo reveladas por el texto literario: ese es su gran desafío. En un espacio vacío, solamente ocupado por una pequeña silla colgada de la pared, Paredes recrea los desbordes, las dudas y las epifanías que atraviesa una primeriza que se está conociendo a sí misma como madre mientras atraviesa situaciones nuevas, radicalmente distintas a todas las que vivió hasta entonces.

En su bellísima puesta lumínica, Matías Sendón utiliza el fuera de escena y hace que la luz ingrese por las ventanas laterales de Espacio Polonia como si allí hubiera un radiante sol de mediodía, lo que refuerza la impronta realista que la directora buscó conferirle a Presente. Esa determinación por contar desde el naturalismo y el despojo, casi sin agregados escénicos ni intervenciones dramaturgísticas (los poemas se encadenan, uno atrás del otro, en un orden similar al del libro) puede resultar difícil de entender en un principio. Finalmente, cobra un sentido. Presente resalta un rasgo que ya aparecía en los poemas de Madre soltera pero se vuelve mucho más nítido en cuanto Paredes presta su cuerpo y voz a lo escrito: aunque para el mundo exterior la gran novedad sea el bebé, acá no es el niño sino la madre -y con ella la maternidad, y el acto de maternar- lo que se pone en el centro de la escena.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.