El rol de las asociaciones civiles: de la búsqueda de justicia a la concientización

Formadas por familiares de víctimas, impulsan cambios en la legislación y luchan para evitar la impunidad
Formadas por familiares de víctimas, impulsan cambios en la legislación y luchan para evitar la impunidad Fuente: Archivo
(0)
9 de abril de 2018  

Madres del Dolor y Activvas, entre otras asociaciones civiles fundadas y formadas mayormente por mujeres, están unidas por la tragedia que vivieron en carne propia: la pérdida de un hijo en hechos de violencia. Sin embargo, ellas lograron transformar ese inmenso dolor en acciones que buscan evitar que otras familias pasen por lo mismo.

Marcar agenda

En el caso de los accidentes viales, llevar a la Justicia la idea de que un conductor irresponsable merece la misma condena que cualquier homicida, fue una revolución cultural que ellas vienen gestando desde sus primeros encuentros en marchas, cafés o casas particulares.

Así nació Madres del Dolor. Viviam Perrone es una activa participante en la reforma del Código Penal.

En 2002, su hijo Kevin Sedano, que tenía 14 años, fue atropellado y abandonado mientras agonizaba en la calle. Murió una semana después. El conductor, con exceso de alcohol en sangre, venía a alta velocidad, no se dejó hacer el control de alcoholemia y quiso evadir todos los cargos.

El juicio duró cinco años y la condena llegó, pero fue de tres años, de los cuales solo cumplió dos meses efectivos y seis meses de prisión domiciliaria. "Cuando dejé de apelar fue porque decidí que iba a usar mi energía para ayudar a otros", reflexiona Perrone.

Recordar a su hijo le da fuerza para seguir adelante y que no haya más crímenes viales que queden impunes. "Hoy, Eduardo Sukiassian, el hombre que mató a mi hijo, tiene una carrera universitaria y una familia. Kevin no está", afirma.

A Ema Cibotti, fundadora de Activvas, también la movilizó la sed de justicia. El 14 de mayo de 2006, su hijo de 18 años, Manuel Lischinsky, volvía de bailar con dos amigos y estaban en el Monumento de los Españoles, en las avenidas Sarmiento y Libertador, cuando un auto lo atropelló y lo mató.

Su conductor, Nicolás Piano, tenía 20 años, iba alcoholizado, y a los cinco años del hecho fue condenado a tres años de prisión en suspenso y diez años de inhabilitación para conducir.

"Al argentino -reflexiona Cibotti- le cuesta tanto el respeto por la educación vial porque lo atraviesa la cultura del éxito, y la velocidad es símbolo de éxito. El tema es transversal a la sociedad, no afecta a nadie en especial".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?