Un nuevo nombre entre los campeones: Patrick Reed se hizo grande en el Masters de Augusta

El saco verde y el trofeo: Patrick Reed sonríe tras coronar su obra mayor
El saco verde y el trofeo: Patrick Reed sonríe tras coronar su obra mayor Fuente: AP
(0)
8 de abril de 2018  • 20:59

AUGUSTA, Estados Unidos (AFP) - La emoción llegó hasta el putt del último hoyo. Patrick Reed tuvo que mirarlo bien para evitar un desempate. Pero una vez que lo midió y vio cómo la pelota se hundía en el hoyo, alcanzó uno de los objetivos máximos para un golfista: el Masters de Augusta. Con una tarjeta total de 273 golpes (-15), atrapó la victoria por delante de sus compatriotas Rickie Fowler (274) y Jordan Spieth (275), segundo y tercero respectivamente.

"Es casi imposible decir algo", explicó Reed visiblemente emocionado, con la icónica chaqueta verde y un premio de 1,98 millones de dólares. Este es el primer "major" en la carrera de Reed, 24º del ranking mundial, al que se le vio nervioso en el comienzo de la jornada, pero que consiguió enderezar el rumbo en los últimos hoyos del Augusta National Golf Club.

El norteamericano comenzó su participación el jueves con una tarjeta de 69 golpes y, el viernes, tomó el liderato con 66, que ya no soltó. El sábado confirmó sus buenas sensaciones con 67 pero el domingo, al lado del norirlandés Rory McIlroy, se le notó la tensión.

No en vano, insufló de oxígeno a sus rivales con un "bogey" en el primer hoyo, otro en el sexto y otro en el undécimo. Poco a poco, el local veía cómo McIlroy se quedaba atrás, incapaz de meter sus "putts", pero notaba por los aplausos del público cómo Spieth y Fowler se le iban acercando.

Y es que el espectáculo corrió a cargo de Spieth, quien arrancó el día con -5 y acabó con -13 con una tarjeta de 64 golpes. Spieth incluso acarició el récord de Augusta de 63 en una ronda, pero en el hoyo 18 hizo el único "bogey" de su brillante jornada. Antes, había hecho las delicias de los miles de aficionados que abarrotaron las gradas con nueve "birdies".

"Empecé el día nueve por detrás. Quería hacer una ronda baja y ver qué pasaba, en caso de que ocurriera alguna locura", apuntó Spieth que, en caso de victoria, hubiera firmado la mayor remontada de la historia del torneo.

Fowler, por su parte, metió presión a Reed hasta el último hoyo, con un "birdie" que lo situó a apenas un golpe. "Dimos lo máximo ahí afuera e hicimos que 'P-Reed' se lo mereciera", dijo Fowler.

El español Jon Rahm finalizó en cuarta posición, con 277, después de presentar batalla hasta el decimoquinto hoyo, cuando lanzó la bola al agua, sellando un "bogey" que lo dejó sin opciones.

Mientras, el estadounidense Tiger Woods, en su regreso al Masters tres años después, dejó este domingo destellos de su talento con 69 golpes, tres por debajo del par, para un total de 289. El "Tigre", de 42 años, salió con +4 y finalizó con +1 luego de un recorrido lleno de altibajos, con un 'eagle' en el hoyo 15, cinco 'birdies' y cuatro 'bogeys'.

"Echaba de menos jugar 'majors', hacía tres años que no lo hacía. Es genial estar de vuelta. Es muy divertido volver a competir y jugar un Masters", aseguró Woods, quien se hizo con su última chaqueta verde en 2005 y no gana un torneo del Grand Slam desde el US Open de 2008. "Ahora me voy a tomar un descanso, seguro. Volveré al gimnasio y a trabajar en algunas cosas, intentaré ponerme en mejor forma", añadió el ganador de 14 "majors".

El tablero final de Augusta, aquí

Fuente: AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.