0

Un equipo especial de la Gendarmería rastrea el delito en la deep web

Trabajan en lo que llaman "ciberprevención del crimen"; analizan las 24 horas sitios sospechosos
Trabajan en lo que llaman "ciberprevención del crimen"; analizan las 24 horas sitios sospechosos Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
0
9 de abril de 2018  

Investigar hacia dónde va el delito. Este es uno de los conceptos básicos que maneja el equipo de cuatro personas del Departamento de Delitos Informáticos (DDI) de la Gendarmería. Fue creado como parte de una iniciativa para mejorar las herramientas de prevención de delitos en la web, lo que ellos llaman "la ciberprevención del crimen". Y aunque las formas de delinquir siguen siendo las mismas, el uso de la tecnología como medio y herramienta se ha masificado. Entre lo que más investiga el DDI en el ámbito digital se encuentran la venta de drogas, la captación de personas para trata laboral o sexual y la pornografía infantil.

Estos detectives buscan formas creativas de "pensar" el delito informático; saben que los delincuentes siempre van a tratar de sobrepasar las medidas de seguimiento. Por eso hacen búsquedas proactivas a diario como parte de la tarea de prevención; además, colaboran en las causas judiciales que surgen de denuncias por delitos informáticos.

Una de las aristas más significativas de su trabajo es una inmersión dentro del mundo de la deep web, que aloja todo aquel contenido de Internet que no está indexado por los motores de búsqueda convencionales como Google o Yahoo!, y que en los últimos años se convirtió en un medio idóneo para las personas que buscan vender y comprar drogas, intercambiar videos y fotos de delitos sexuales contra menores, armas y otras mercaderías ilegales que se ofrecen en estos sitios.

"En nuestra unidad sabemos que el ciberdelito usa la tecnología como fin, medio y eventualidad. Es una distinción importante que hacemos para luego poder investigar cada caso en particular", explicó Fernando García, uno de los integrantes del grupo.

"Sabemos que muchos delincuentes tienen como fin la alteración de documentos electrónicos o el robo de una base de datos para vender, que hay grupos especializados en hacer fraudes con tarjetas de crédito, tomar identidades digitales y explotarlas -lo que en la jerga se conoce como un muerto digital, porque una persona está usurpando la identidad de otra-; todos estos delitos usan la tecnología netamente como un fin, y esto es parte de lo que nos toca investigar en la unidad", informó.

El Departamento de Delitos Informáticos tiene su base central de operaciones en el Edificio Centinela, la sede central de la Gendarmería en el barrio porteño de Retiro, donde los expertos buscan adelantarse al delito las 24 horas, detectando problemáticas online que luego se convierten en casos concretos.

"El trabajo importante pasa por el análisis, que es el valor agregado que le damos acá a la información cruda", explicó a LA NACION Sebastián Cabral, uno de los integrantes del Departamento de Delitos Informáticos. "Los datos están online, pero si no se analizan, no sirven. Por eso, cuando pasan por acá se transforman en información", agregó.

Una gran parte de los delitos que investigan provienen de descubrimientos propios gracias a las herramientas tecnológicas que usan en el trabajo. Otro tanto proviene de denuncias de todo tipo (incluidos los cibercrímenes) radicadas en la línea especial que tiene la Gendarmería (0800-888-8804) o en el correo electrónico 0800denuncias@gendarmeria.gob.ar.

Allí también generan lazos de trabajo con expertos de otros países para poder atacar de manera más eficiente este tipo de delitos que no conocen de límites y que son de naturaleza transnacional. Desde Estados vecinos hasta los Estados Unidos, el trabajo y la información se comparten cuando es necesario. Con Francia, por caso, hay un convenio internacional que permite resolver casos más eficientemente. Por otra parte, los investigadores nacionales pronto podrán acceder a algunos de los servicios del FBI, a partir de un acuerdo de colaboración para una temática que es de las más preocupantes en nuestro país: la protección de menores.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios